Con Trump es a 12 rounds

Milenio Edo de México - - Al Frente - RO­MÁN RE­VUEL­TAS RE­TES re­vuel­[email protected]

Trump no nos va a de­jar en paz. A ver si nos en­te­ra­mos. Al ma­tón del ba­rrio no lo aman­sas a pun­ta de ama­bi­li­da­des y con­ce­sio­nes. Al con­tra­rio, se en­va­len­to­na ca­da vez más. Pa­ra la pró­xi­ma, pa­ga­re­mos el do­ble. Ter­mi­na­rá por en­do­sar­nos sus jo­di­dos aran­ce­les de to­das ma­ne­ras. No­so­tros, mien­tras tan­to, ya ha­bre­mos cu­bier­to la fac­tu­ra de dar te­cho y co­mi­da a

cien­tos de mi­les de in­mi­gran­tes ile­ga­les. Un gas­to no pre­vis­to en los pre­su­pues­tos de la 4T. La pla­ta era ori­gi­nal­men­te pa­ra los ni­nis, ¿no? Pues, la van a te­ner que com­par­tir, oi­gan.

Eso nos pa­sa por creer­nos pai­si­to de li­gas me­no­res en lu­gar de ver­nos co­mo lo que so­mos. ¿Qué so­mos? Una po­ten­cia in­dus­trial, se­ño­ras y se­ño­res. El pri­mer so­cio co­mer­cial de la eco­no­mía más gran­de del pla­ne­ta, pa­ra ma­yo­res se­ñas. Lo he re­pe­ti­do de­ce­nas de ve­ces en es­tas pá­gi­nas. Se im­po­ne, sin em­bar­go, la vi­sión po­bris­ta de la reali­dad na­cio­nal. Co­mo si una co­sa ex­clu­ye­ra a la otra. O, más bien, co­mo si el he­cho de que mi­llo­nes de me­xi­ca­nos vi­ven en la mi­se­ria nos obli­ga­ra a des­co­no­cer la exis­ten­cia de por­ten­to­sas plan­tas en­sam­bla­do­ras o de esos cam­pos de cul­ti­vo tan pro­duc­ti­vos co­mo los de cual­quier gran ex­por­ta­dor.

Ah, pe­ro es­cu­chen el dis­cur­so na­cio­na­lis­ta de pa­trio­te­ras con­so­nan­cias. Ahí so­mos, de en­tra­da, los per­de­do­res de siem­pre y ne­ce­si­ta­mos por ello pro­du­cir to­do lo que nos ven­den los de fue­ra. Bueno, no to­do. Lo más bá­si­co, más bien. O sea, la tor­ti­lli­ta, los fri­jo­li­tos, el pan nues­tro de ca­da día y al­gu­nas co­sas más por ahí. Los BMW y los iPho­ne y las pan­ta­llas pla­nas no fi­gu­ran en la uto­pía pro­gra­ma­da, me pa­re­ce, aun­que en es­tos pa­gos ar­ma­mos co­ches y ex­por­ta­mos to­ne­la­das de elec­tro­do­més­ti­cos. Ha­blan­do jus­ta­men­te de es­to, no lo­gro re­sol­ver la ecua­ción de as­pi­rar a no con­su­mir las mer­ca­de­rías del ex­te­rior y es­pe­rar, al mis­mo tiem­po, que nos com­pren lo que fa­bri­ca­mos aquí. O, ¿se tra­ta aca­so de que ya na­die le com­pre na­da al de en­fren­te? ¿La idea es que ca­da na­ción del mun­do pro­duz­ca to­do lo que con­su­me en una suer­te de sis­te­ma mul­ti­na­cio­nal de au­tar­quías? Pue­de ser, oi­gan. En to­do ca­so, The Do­nald vol­ve­rá a las an­da­das. Ya lo ve­rán. Él tam­bién quie­re lo mis­mo, si te fi­jas: se que­ja de que le ven­de­mos mu­chas co­sas. Bueno, en eso sí que es­ta­mos en ple­na sin­to­nía. Al­go es al­go…

TheDo­nald vol­ve­rá a las an­da­das, ya lo ve­rán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.