Una emer­gen­cia na­cio­nal/ II

Milenio Edo de México - - Al Frente - ENRIQUE ACE­VE­DO @En­ri­que_A­ce­ve­do

La si­tua­ción es peor de lo que an­ti­ci­pa­ba la se­ma­na pa­sa­da en es­te es­pa­cio. Des­de en­ton­ces, el ti­tu­lar del INM re­nun­ció al car­go en me­dio de la peor cri­sis mi­gra­to­ria que ha en­fren­ta­do Mé­xi­co en su historia mo­der­na. Su re­em­pla­zo pro­me­te mano du­ra muy en el tono del dis­cur­so con el que Do­nald Trump se re­fie­re a los mi­gran­tes me­xi­ca­nos. Ha­bla de po­ner or­den cuan­do las ins­ta­la­cio­nes del ins­ti­tu­to que aho­ra di­ri­ge se han con­ver­ti­do en el epi­cen­tro de es­te gran des­or­den.

Mien­tras la fron­te­ra nor­te re­gis­tra la lle­ga­da de mi­gran­tes re­tor­na­dos ba­jo Re­mai­ni­nMe­xi­co, en el sur do­mi­na la con­fu­sión. Los fun­cio­na­rios de la co­mi­sión en­car­ga­da de im­ple­men­tar el acuer­do fir­ma­do con Was­hing­ton quie­ren apre­tar, pe­ro no sa­ben có­mo. Tam­po­co tie­nen con qué. Ni la Co­mar ni la Guar­dia Na­cio­nal ni el INM cuen­tan con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios. El pri­mer re­sul­ta­do de es­ta con­fu­sión es un au­men­to en el nú­me­ro de cen­troa­me­ri­ca­nos que per­ma­ne­cen en Mé­xi­co, mien­tras los es­pa­cios pa­ra aten­der­los ade­cua­da­men­te es­tán rebasados.

En Ta­pa­chu­la, Chia­pas, vi­si­té un al­ber­gue con ca­pa­ci­dad pa­ra 250 per­so­nas en el que atienden a 700 mi­gran­tes. La ma­yo­ría mu­je­res y ni­ños. La en­car­ga­da del lu­gar, la ma­dre Ol­ga Sán­chez, di­ce que en más de 20 años de tra­ba­jo en la fron­te­ra nun­ca ha­bía vis­to al­go así.

En las ofi­ci­nas de la Co­mi­sión Me­xi­ca­na de Ayu­da a Re­fu­gia­dos la si­tua­ción tam­bién es crí­ti­ca. Do­ce­nas de fa­mi­lias es­pe­ran, en la ca­lle ba­jo el im­pla­ca­ble sol y la llu­via pa­ra rea­li­za un trá­mi­te mi­gra­to­rio que pue­de to­mar­les me­ses. Hay be­bés dur­mien­do en las ban­que­tas y me­no­res no acom­pa­ña­dos, sin ayu­da y sin pro­tec­ción.

Ma­ri­nos y po­li­cías fe­de­ra­les ame­na­zan con de­te­ner el flu­jo de las bal­sas en el Su­chia­te, una fuen­te im­por­tan­te de in­gre­so pa­ra la eco­no­mía de Ciu­dad Hidalgo en el la­do me­xi­cano del río mien­tras los tra­fi­can­tes apro­ve­chan pa­ra ex­plo­tar las ru­tas ba­jo su con­trol.

Las ac­cio­nes de se­gu­ri­dad fron­te­ri­za anun­cia­das por el go­bierno de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor no van a se­llar la fron­te­ra con Gua­te­ma­la, la van a as­fi­xiar. Tam­po­co van a de­te­ner el trá­fi­co de per­so­nas, so­lo lo van a en­ca­re­cer y a vol­ver más pe­li­gro­so. El com­ba­te a la in­mi­gra­ción in­do­cu­men­ta­da no pue­de ser un jue­go de “gua­ca­mo­le” en el que Mé­xi­co reac­cio­na al pri­mer pro­ble­ma que se aso­me. En cam­bio, se ne­ce­si­ta de una es­tra­te­gia in­te­gral que in­vi­te a los mi­gran­tes a la for­ma­li­dad en vez de em­pu­jar­los a la clan­des­ti­ni­dad.

Las ac­cio­nes de AMLO van a as­fi­xiar la fron­te­ra con Gua­te­ma­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.