¿Cui­das lo que co­mes?

Milenio Edo de México - - Al Frente - CAR­LOS J. GUÍ­ZAR @car­losj­gui­zar

La obe­si­dad ma­ta a 23 me­xi­ca­nos ca­da ho­ra. En 2017 fa­lle­cie­ron más de 201 mil per­so­nas en el te­rri­to­rio na­cio­nal por pa­de­ci­mien­tos vin­cu­la­dos a es­ta con­di­ción (Excélsior, 21/04/18).

Sie­te de ca­da 10 adul­tos en nues­tro país tie­nen so­bre­pe­so u obe­si­dad. La ta­sa más al­ta en la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE).

Afec­ta a uno de ca­da tres ni­ños y ado­les­cen­tes me­xi­ca­nos de 6 a 19 años. Lo que nos co­lo­ca en los pri­me­ros lu­ga­res de obe­si­dad in­fan­til en el mun­do (UNI­CEF).

Pri­me­ro, nos sa­le muy ca­ra

La obe­si­dad nos cues­ta el do­ble que el ro­bo de com­bus­ti­ble. Los cos­tos mé­di­cos es­ti­ma­dos su­pe­ran los 151 mil mi­llo­nes de pe­sos al año en nues­tro país (INSP, 2019).

El so­bre­pe­so pue­de re­du­cir nues­tra ex­pec­ta­ti­va de vi­da has­ta en ocho años (ABC,

18/12/14).

Seis de ca­da 10 ca­sos de dia­be­tes me­lli­tus en Mé­xi­co se re­la­cio­nan di­rec­ta­men­te a es­ta cau­sa. Lo mis­mo que en 21 por cien­to de las car­dio­pa­tías y en 24 por cien­to de cier­tos ti­pos de cán­cer (OMS-Efe,

9/03/19).

Se­gun­do, re­du­ce el desem­pe­ño la­bo­ral

Los em­plea­dos con obe­si­dad ba­jan su ren­di­mien­to en 50 por cien­to. Se cal­cu­la que tie­nen dos ve­ces más po­si­bi­li­da­des de fal­tar al tra­ba­jo por cues­tio­nes de sa­lud (OITFor­bes, 16/03/15).

El so­bre­pe­so ge­ne­ra pér­di­das en la pro­duc­ti­vi­dad na­cio­nal por más de 71 mil mi­llo­nes de pe­sos ca­da año.

Ter­ce­ro, có­mo nos ali­men­ta­mos

So­mos el país que más re­fres­cos o be­bi­das azu­ca­ra­das con­su­me. Ca­da me­xi­cano to­ma 164 li­tros en pro­me­dio al año. Los in­gie­ren en seis de ca­da 10 ho­ga­res (Profeco-Sa­lud180).

Ca­da por­ción de 227 mi­li­li­tros al día, au­men­ta has­ta en 60 por cien­to las pro­ba­bi­li­da­des pa­ra que un ni­ño sea obe­so. Si los con­su­men los adul­tos dia­ria­men­te, tie­nen 27 por cien­to más po­si­bi­li­da­des de pre­sen­tar so­bre­pe­so.

Mé­xi­co es el cuar­to país que más be­bi­das y ali­men­tos ul­tra­pro­ce­sa­dos con­su­me por per­so­na al año, des­pués de Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y Ale­ma­nia. Ca­da me­xi­cano in­gie­re el equi­va­len­te a 214 ki­lo­gra­mos de ul­tra­pro­ce­sa­dos anual­men­te (OMS).

Re­pre­sen­tan un ries­go por su ma­la ca­li­dad nu­tri­cio­nal y ca­lo­rías. Tam­bién son so­cial y am­bien­tal­men­te des­truc­ti­vos.

Al es­tar he­chos de de­ri­va­dos o sin­te­ti­za­dos, los ul­tra­pro­ce­sa­dos pue­den en­ga­ñar al ce­re­bro pa­ra afec­tar la ca­pa­ci­dad pa­ra con­tro­lar los há­bi­tos ali­men­ta­rios o re­sul­tan ca­si adic­ti­vos (OMS).

Sue­len con­te­ner al­tas can­ti­da­des de azu­ca­res, gra­sas e in­gre­dien­tes que sur­gen de pro­ce­sos in­dus­tria­les. Ha­cen que sa­que­mos los ali­men­tos más sa­nos de la die­ta por­que ge­ne­ran sen­sa­cio­nes de ener­gía, sa­bor y sa­cie­dad (BBC, 30/05/19).

To­me­mos con­cien­cia que más allá de la apa­rien­cia, la ali­men­ta­ción de­be op­ti­mi­zar nues­tra sa­lud en vez de afec­tar­la. Bus­que­mos lo más na­tu­ral, re­vi­se­mos la for­ma en la que con­su­mi­mos y qué co­me­mos, pa­ra te­ner una me­jor ca­li­dad de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.