“Me apa­sio­na la mú­si­ca y es­tu­dié pa­ra pia­nis­ta, pe­ro pre­fe­rí ser rea­lis­ta”

Ja­vier Lozano

Milenio Edo de México - - Lado B - CA­RO­LI­NA RI­VE­RA

A sus 56 años, el po­blano “se da el lu­jo” de es­co­ger qué leer, qué es­cu­char, qué vino to­mar y con qué ami­gos se quie­re sen­tar; le gus­ta el de­por­te y se man­tie­ne en for­ma pa­ra vi­vir in­ten­sa­men­te y se­guir en la po­lí­ti­ca

Abo­ga­do de pro­fe­sión pe­ro pia­nis­ta por con­vic­ción, Ja­vier Lozano (Puebla, 1962) go­za de la li­ber­tad que le da no per­te­ne­cer a nin­gún par­ti­do y de 30 años de ex­pe­rien­cia en la po­lí­ti­ca pa­ra opi­nar “con co­no­ci­mien­to de cau­sa”.

Con­si­de­ra que se en­cuen­tra en el me­jor mo­men­to de su vi­da jun­to a sus cua­tro hi­jos y su pe­que­ña nie­ta, a quie­nes trans­mi­te su pa­sión por la mú­si­ca clá­si­ca y la ópe­ra y has­ta les ha com­pues­to pie­zas sen­ci­llas.

Egre­sa­do de la Es­cue­la Li­bre de De­re­cho y pro­fe­sor en esa ins­ti­tu­ción por ca­si 20 años, es­tá por ter­mi­nar una maes­tría en la Geor­ge Was­hing­ton Uni­ver­sity y quie­re man­te­ner­se en la po­lí­ti­ca, por­que no “po­de­mos de­jar­la en ma­nos de gen­te tan ig­no­ran­te, re­sen­ti­da y so­ber­bia”.

¿Quién es Ja­vier Lozano?

Es una pre­gun­ta muy in­tere­san­te, por­que de­trás del ac­tor po­lí­ti­co hay una per­so­na de carne y hue­so, pa­dre de fa­mi­lia y abue­lo de una nie­ta que ado­ro; que vi­ve la vi­da in­ten­sa­men­te aun­que con mu­chos equi­li­brios, o los ne­ce­sa­rios, pa­ra po­der in­yec­tar a la par­te po­lí­ti­ca el hu­ma­nis­mo que se re­quie­re.

¿Por qué de­jó la mú­si­ca? Es­tu­dié la ca­rre­ra de pia­nis­ta en el Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal de Mú­si­ca, pe­ro no ter­mi­né, son mu­chos años, y mi maes­tra de piano en Es­ta­dos Uni­dos me hi­zo ver que una co­sa era que me gus­ta­ra mu­cho la mú­si­ca y otra que yo fue­ra bueno, o lo su­fi­cien­te­men­te bueno, pa­ra com­pe­tir en el es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal. Más va­le ser rea­lis­ta, así que me­jor lo ha­go co­mo un hobby, co­mo al­go mío.

¿Pe­ro no aban­do­nó esa pa­sión? No, y me va acom­pa­ñar has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to de mi vi­da, por­que es al­go que ver­da­de­ra­men­te dis­fru­to mu­cho; no so­lo es­cu­char­la, en­ten­der­la, me gus­ta la historia mu­si­cal, la teo­ría mu­si­cal, el con­tex­to de por qué se dan y dón­de se dan las obras. Soy es­tu­dio­so de la mú­si­ca y sí, me apa­sio­na, aun­que tam­bién el de­por­te y la lec­tu­ra son de mis gran­des aficiones.

¿Al­gún equi­po fa­vo­ri­to?

Soy un afi­cio­na­do, me gus­ta el fut­bol soc­cer, el ame­ri­cano, el beis­bol, el bás­quet, me gus­ta to­do y me gus­ta prac­ti­car de­por­te, co­mo el ci­clis­mo. Tra­to de man­te­ner­me en for­ma, creo en esa fra­se que di­ce: ‘men­te sa­na en cuer­po sano’; lle­gué a la edad en que más va­le que te cui­des y que vi­vas in­ten­sa­men­te la vi­da.

¿En­ton­ces es un abue­lo jo­ven? Sí, en reali­dad me ca­sé jo­ven y mi hi­ja tu­vo a su hi­ja pe­que­ña muy jo­ven, y que ha­ya una bre­cha ge­ne­ra­cio­nal tan cor­ta, tan­to con mis hi­jos y con mi nie­ta, me per­mi­te te­ner mu­cho más em­pa­tía con ellos, in­clu­so con la au­to­ri­dad que tie­ne que ha­ber de un pa­dre ha­cia los hi­jos, pe­ro nos lle­va­mos muy bien.

Hay una muy bo­ni­ta re­la­ción, de mu­cho ca­ri­ño, nos reí­mos mu­cho, via­ja­mos mu­cho, so­mos co­mo cuates. Ha­ce­mos ejer­ci­cio jun­tos, va­mos a co­mer, nos gus­tan las mis­mas co­sas. Yo sí dis­fru­to mu­cho a mi fa­mi­lia, con mu­cho pla­cer, al igual que a mis ami­gos.

“No po­de­mos de­jar la po­lí­ti­ca en ma­nos de gen­te tan ig­no­ran­te, tan re­sen­ti­da, tan so­ber­bia...”

¿Es­tá en un buen mo­men­to? Ya lle­gué a una edad en la que de­ci­do qué li­bro quie­ro leer, qué mú­si­ca quie­ro es­cu­char, qué vino me quie­ro to­mar y con qué ami­gos me quie­ro sen­tar. Es un pri­vi­le­gio que no to­dos tie­nen, pe­ro yo sí me pue­do dar el lu­jo de es­co­ger; es­toy en po­si­ción de dar­me esos lu­jos y, de ve­ras, de par­ti­ci­par en la po­lí­ti­ca con mu­cha más li­ber­tad.

Mi pa­so por la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y el Par­la­men­to fue de 30 años con­se­cu­ti­vos, una frie­ga, así que aho­ri­ta ya pue­do opi­nar con mu­cho más co­no­ci­mien­to de cau­sa, con mu­cha más li­ber­tad, aho­ri­ta no ten­go par­ti­do po­lí­ti­co, así que pue­do ha­cer las co­sas de tal ma­ne­ra que me sien­to muy có­mo­do. ¿Lo­gró trans­mi­tir su pa­sión por la mú­si­ca a sus hi­jos? Uno de ellos es un gran mú­si­co, can­ta y to­ca la gui­ta­rra, de ve­ras es muy bueno y es­pe­ro que si­ga ade­lan­te. Aho­ra que na­ció mi nie­ta, igual que cuan­do lo hi­cie­ron mis hi­jos, le hi­ce una pe­que­ña com­po­si­ción en piano, co­sas muy sen­ci­llas, muy sim­ples. ¿Ve al­gún pa­re­ci­do en­tre la ópe­ra y la po­lí­ti­ca? To­do pa­sa en la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na. Mu­chos ac­to­res, mu­cha si­mu­la­ción pa­ra los bue­nos y los ma­los, tie­nes muer­tes, amo­res y desamo­res, así es la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na, so­bre to­do en es­ta 4T, que tie­ne un enor­me des­pre­cio por la cul­tu­ra. ¿Cul­tu­ra es lo que ne­ce­si­ta nues­tro país? Sí, y nos fal­ta mu­cho. Si fué­ra­mos un pue­blo mu­cho más cul­to y más edu­ca­do, ten­dría­mos otros va­lo­res, otra for­ma­ción y otra ma­ne­ra de tra­ba­jar y de ha­cer nues­tra par­te pa­ra que a Mé­xi­co le va­ya me­jor.

¿Qué le fal­te ha­cer?

Me fal­ta vi­vir lo que me que­da con to­da in­ten­si­dad y tra­tar de ale­jar­me de la gen­te y las re­la­cio­nes tó­xi­cas. Quie­ro se­guir en la po­lí­ti­ca, por­que no po­de­mos de­jar­la en las peo­res ma­nos, no po­de­mos de­jar­la en ma­nos de gen­te tan ig­no­ran­te, tan re­sen­ti­da, tan so­ber­bia...

ES­PE­CIAL

El ex le­gis­la­dor con­si­de­ra que la 4T tie­nen un enor­me des­pre­cio por la cul­tu­ra.

¿Qué es­tá le­yen­do? El­rui­do­del tiem­po, de Ju­lian Bar­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.