La se­gun­da tem­po­ra­da de

Milenio Edo de México - - M2 -

Netflix nos en­se­ñó a ver se­ries com­pul­si­va­men­te, a no pa­rar has­ta aca­bar­las, a con­su­mir con­te­ni­dos con an­sie­dad, con de­ses­pe­ra­ción. Pe­ro, va­mos a de­cir­nos la ver­dad, ha­ce mu­cho que no en­con­trá­ba­mos un tí­tu­lo que nos qui­ta­ra el sue­ño co­mo cuan­do sa­lie­ron al mer­ca­do Hou­seOf Cards y Sen­se8.

Se­rá por­que de un tiem­po a la fe­cha nos lle­na­mos de se­ries y de pla­ta­for­mas, por­que una vez más vol­vie­ron a cam­biar nues­tros há­bi­tos y cos­tum­bres o por­que sim­ple y sen­ci­lla­men­te las co­sas cam­bia­ron a ni­vel in­terno en Netflix.

El ca­so es que yo ya ex­tra­ña­ba ver al­go que no pu­die­ra sol­tar, que me en­vi­cia­ra, que me cau­ti­va­ra de prin­ci­pio a fin has­ta que tu­ve el pri­vi­le­gio de ver la tem­po­ra­da dos de Dark. Co­mo us­ted sa­be, Dark es una obra maes­tra de la te­le­vi­sión eu­ro­pea, la pri­me­ra pro­duc­ción ori­gi­nal de Netflix en Ale­ma­nia, un con­cep­to que se es­tre­nó en 2017 y que en­lo­que­ció de fe­li­ci­dad a las au­dien­cias de los cin­co con­ti­nen­tes. ¿Por qué? Por­que ha­bla de una de las ob­se­sio­nes más gran­des y me­nos ex­plo­ta­das por el mun­do del es­pec­tácu­lo, de to­da la hu­ma­ni­dad: el tiem­po.

No le voy a dar de­ta­lles pa­ra no arrui­nar­le la ex­pe­rien­cia, pe­ro lo que Dark nos dio cuan­do la co­no­ci­mos no nos lo ha­bía da­do na­die. Era en­tre­te­ni­mien­to pu­ro, adre­na­li­na. Pe­ro tam­bién era in­te­li­gen­cia, fi­lo­so­fía, poesía, te­rror. A mu­chí­si­mas per­so­nas nos fas­ci­nó por la pro­fun­di­dad de sus tex­tos. A otras por­que las ha­cía par­ti­ci­par, tra­tar de adi­vi­nar lo que es­ta­ba pa­san­do. Era fa­bu­lo­sa, inol­vi­da­ble. Tan­to, que no fal­tó quién la eti­que­ta­ra co­mo un Stran­ge­rThings pa­ra adul­tos.

Yo creo que Dark era una emi­sión den­tro de aque­lla fa­mo­sí­si­ma ten­den­cia que vi­mos con TheLet

fo­vers,Glitch,Re­su­rrec­tion,The Re­tur­ned,Le­sRe­ven­tants Bet­ween. ¿Se acuer­da?

De lo que se tra­ta­ba era, pri­me­ro, de des­cu­brir qué ha­bía pa­sa­do con la mis­te­rio­sa des­apa­ri­ción de cier­tos per­so­na­jes y, se­gun­do, acom­pa­ñar a los que se que­da­ron, en­ten­der su su­fri­mien­to, ima­gi­nar un fi­nal. La di­fe­ren­cia es que Dark es­ta­ba he­cha des­de la pers­pec­ti­va ale­ma­na y ese tono tan du­ro, con esas si­tua­cio­nes tan des­ga­rra­do­ras,

yy con aque­llas re­fle­xio­nes tan ma­ra­vi­llo­sas, hi­cie­ron que esa se­rie se vol­vie­ra de cul­to.

¿Cuál es la no­ta? Que ma­ña­na vier­nes 21 de ju­nio se va a es­tre­nar, a ni­vel mun­dial, la se­gun­da tem­po­ra­da de es­ta jo­ya y que no ver­la se­ría un error. ¿Me cree­ría si le di­je­ra que la tem­po­ra­da dos de Dark no so­lo es tan buena co­mo la uno sino que la su­pera?

Sí, los res­pon­sa­bles de es­ta pro­pues­ta me­jo­ra­ron lo in­me­jo­ra­ble y cuan­do us­ted, co­mo yo, pue­da mi­rar esos ca­pí­tu­los no los va a po­der sol­tar has­ta aca­bar. Se lo ga­ran­ti­zo. Es de no creer­se la sa­bi­du­ría de los es­cri­to­res, di­rec­to­res y pro­duc­to­res de Dark pa­ra dar­le con­ti­nui­dad a al­go tan com­pli­ca­do de sos­te­ner. Y las ac­tua­cio­nes son es­plén­di­das. Uno en ver­dad dis­fru­ta de es­te es­pec­tácu­lo que, ade­más, nos pe­ga en el al­ma por mil y un ra­zo­nes.

Se lo es­toy avi­san­do con un día de an­ti­ci­pa­ción pa­ra que lo apun­te en su agen­da. Lu­che por ver a par­tir de ma­ña­na la se­gun­da tem­po­ra­da de Dark por Netflix. Le va a en­can­tar. Y si ya se le ol­vi­dó o no ha vis­to la uno. ¿Qué es­tá es­pe­ran­do? Re­pa­se ese ma­te­rial cuan­to an­tes. Le ju­ro que no se arre­pen­ti­rá. ¡Se lo ju­ro!

ES­PE­CIAL

Hoy se es­tre­na la con­ti­nua­ción de la se­rie ale­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.