Por qué sí hay que con­tes­tar­le a Mau­ri­cio Clark

Milenio Edo de México - - M2 - SU­SA­NA MOS­CA­TEL @su­sa­na­mos­ca­tel

No le ha­gan ca­so, lo úni­co que quie­re es aten­ción y fa­ma”, es una de las res­pues­tas más co­mu­nes an­te cual­quier reac­ción a los men­sa­jes que el ex con­duc­tor se ha de­di­ca­do, co­mo rá­fa­ga, a pu­bli­car en re­des so­cia­les ata­can­do bá­si­ca­men­te el mes del orgullo gay y a la co­mu­ni­dad en sí.

Qué más qui­sie­ra, pe­ro hay va­rias co­sas que tan­tos años en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, y siem­pre ha­ber es­ta­do ro­dea­da de en­tra­ña­bles ami­gos y fa­mi­lia­res de la co­mu­ni­dad gay, que no me per­mi­ten sim­ple­men­te de­cir: “Án­da­le, pues”. Por­que Mau­ri­cio no es el pro­ble­ma, él so­lo es­tá sien­do el por­ta­voz, ya sa­brá él si por de­ci­sión o por­que es­tá sien­do uti­li­za­do por un gru­po enor­me de per­so­nas que tra­fi­can con el odio y la ig­no­ran­cia. Y son de­ma­sia­dos, han he­cho de­ma­sia­do da­ño, co­mo pa­ra no le­van­tar la voz cuan­do to­do el men­sa­je es­tá lle­gan­do em­pa­que­ta­do sim­ple­men­te co­mo una “di­ver­ti­da po­lé­mi­ca de fa­rán­du­la”. No lo es, no se equi­vo­quen.

Es un asun­to li­te­ral de vi­da y muer­te y el si­len­cio so­lo nos ha­ce cóm­pli­ces. Me la avien­to no por­que ten­ga al­gún pro­ble­ma con Mau­ri­cio, a quien co­noz­co po­co, pe­ro siem­pre ha si­do ama­ble con­mi­go, sino por­que es­pe­ro real­men­te que en po­cos años ese ni­vel de ho­mo­fo­bia sea con­si­de­ra­do tan ver­güen­za his­tó­ri­ca co­mo la es­cla­vi­tud o los nu­los de­re­chos de la mu­jer pa­ra vo­tar, por ejem­plo. Asun­tos, por cier­to, no del to­do re­suel­tos.

No, es­to no es te­ma de ser po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos ni de re­li­gión. Crea uno en lo que crea el in­ter­pre­tar a las es­cri­tu­ras sa­gra­das, el gran li­bro de las me­tá­fo­ras, co­mo una li­cen­cia pa­ra odiar es con­tra­rio a to­das las en­se­ñan­zas de lo me­jor de la hu­ma­ni­dad. Es te­rreno di­fí­cil, pe­ro es­ta es una ba­ta­lla que se es­tá li­bran­do en re­des so­cia­les y re­vis­tas de chis­mes, no po­de­mos de­jar na­da por sen­ta­do si a ese ni­vel es­tá el dis­cur­so.

Aho­ra, si bien es cier­to que en la co­mu­ni­dad gay hay per­so­nas que abu­san de mu­chas co­sas en tér­mi­nos de se­xo y dro­gas, co­mo aco­ta Mau­ri­cio, le ten­go muy ma­las no­ti­cias: co­noz­co mu­chí­si­mos he­te­ro­se­xua­les más que ha­cen su ver­sión de lo mis­mo. Hay que de­cir­lo por­que to­dos los que sa­be­mos, his­tó­ri­ca­men­te, que las men­ti­ras re­pe­ti­das tien­den a ser tra­ta­das co­mo ver­dad, es la fór­mu­la más se­gu­ra pa­ra nues­tras peo­res tra­ge­dias en la historia.

Es ca­si im­po­si­ble con­ven­cer a al­guien de al­go hoy en día. Si Mau­ri­cio o cual­quier otra per­so­na en­con­tró una sa­li­da a sus pro­ble­mas a tra­vés de la re­li­gión, qué gus­to por él. Y sí, una gran can­ti­dad de re­li­gio­nes tie­nen co­mo pre­mi­sa la evan­ge­li­za­ción. Pe­ro de pron­to po­ner­te a ha­blar en nom­bre de Dios en con­tra de un gru­po de per­so­nas no te da la ver­dad. No pue­des amar al pró­ji­mo y per­pe­tuar una cul­tu­ra de odio y re­pre­sión a la vez.

Así que con to­do res­pe­to, co­mo te res­pon­dí en re­des so­cia­les Mau­ri­cio, no me im­por­ta si tie­nes más fa­ma o aten­ción por es­to. Ni si­quie­ra creo que tus in­ten­cio­nes sean esas. Creo que lo que es­tás ha­cien­do por lo que crees que son los mo­ti­vos co­rrec­tos. Pe­ro te equi­vo­cas. Tu historia fue la tu­ya, no la de to­dos. Mu­chas de las per­so­nas que más amo son gay, y mi ex­pe­rien­cia con ellos es una de fa­mi­lia. Hay de to­do en to­dos la­dos, em­pe­zan­do por vio­len­cia. Te­ne­mos que de­jar de fo­men­tar­la. Si en el 2019 in­ci­ta­mos el odio por lo que es di­fe­ren­te al nom­bre de Dios, no sé qué nos es­pe­ra en el fu­tu­ro. Así que no, no me que­da­ré ca­lla­da, no in­sul­ta­ré y lu­cha­ré, co­mo mu­chos, pa­ra que las men­ti­ras y ge­ne­ra­li­za­cio­nes no en­ve­ne­nen el agua de la que to­dos be­be­mos.

Es un asun­to li­te­ral de vi­da y muer­te y el si­len­cio so­lo nos ha­ce cóm­pli­ces

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.