Una co­pa con aro­ma

Milenio Edo de México - - M2 - Ja­vier Mo­ro Di­rec­tor co­mer­cial de Bo­de­gas Ce­pa 21 RE­GI­NA RE­YES HE­RO­LES CIU­DAD DE MÉ­XI­CO

Ce­pa 21 “se lla­ma así por el si­glo XXI”, cuen­ta Ja­vier Mo­ro, ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia Mo­ro y uno de los cua­tro in­te­gran­tes que se ani­ma­ron a bus­car un “nue­vo pro­yec­to, in­no­va­dor, mo­derno, di­fe­ren­te a lo que ha­bía en la Ri­be­ra del Due­ro”, aña­de.

Es­ta bo­de­ga te­nía que dis­tin­guir­se de lo do­mi­na­do en Emi­lio Mo­ro, ese fue el ob­je­ti­vo prin­ci­pal. Geo­grá­fi­ca­men­te, cru­za­ron el río Due­ro, y fren­te a la ori­gi­nal bo­de­ga fa­mi­liar que tie­ne ya XX años, don­de se en­cuen­tra la lla­ma­da mi­lla de oro de la Ri­be­ra del Due­ro es­tán las 50 hec­tá­reas que se des­ti­na­ron a pen­sar en el fu­tu­ro del vino.

“Tie­ne una orien­ta­ción nor­te, lo que era idó­neo pa­ra un pro­yec­to mo­derno, pues si bien hay me­nos ho­ras de sol y una ma­du­ra­ción más tar­día, los vi­nos son más fru­ta­les, en­ton­ces tie­nen un cor­te más mo­derno”, di­ce Ja­vier.

No obs­tan­te, la ca­li­dad de­bía per­ma­ne­cer, sus pro­duc­tos tie­nen una va­rie­dad úni­ca de uva, un clon de tin­to fino de Emi­lio Mo­ro pa­ra ha­cer un tem­pra­ni­llo que apor­ta, di­ce Ja­vier, una sin­gu­la­ri­dad ex­tra­or­di­na­ria. Sus eti­que­tas, Ce­pa 21, Hi­to, Hi

to Ro­sa­do, Hor­ca­jo y Ma­la­bri­go son re­sul­ta­do de con­jun­tar la fi­lo­so­fía Mo­ro del res­pec­to a la tra­di­ción, cuen­ta Ja­vier, con la in­no­va­ción y apli­ca­ción de tec­no­lo­gía pa­ra op­ti­mi­zar ca­da pro­ce­so en la pro­duc­ción.

Las pri­me­ras co­se­chas fue­ron en 2002, pe­ro no fue has­ta 2006 que se es­tre­nó la bo­de­ga Ce­pa 21, las aña­das an­te­rio­res se hi­cie­ron en Emi­lio Mo­ro. El pro­yec­to de la nue­va bo­de­ga fue sur­gien­do po­co a po­co, con cui­da­do y pen­san­do siem­pre en apor­tar al­go no­ve­do­so no so­lo pa­ra di­fe­ren­ciar­se de lo que se te­nía del otro la­do del río, tam­bién de la ofer­ta en la re­gión. Otro ele­men­to que los ha­ce so­bre­sa­lir: un res­tau­ran­te, un es­pa­cio pa­ra ex­pe­ri­men­tar y ma­ri­dar los vi­nos, que lle­va el chef Alberto Soto.

“Si bien nues­tros vi­nos son muy ama­bles y fru­ta­les, al com­bi­nar­los con cual­quier pla­to de la zo­na, co­mo un co­chi­ni­llo, o uno de los pla­tos tan crea­ti­vos de es­te res­tau­ran­te, se con­si­gue al­go es­tu­pen­do, úni­co”, di­ce Ja­vier.

Ce­pa 21 se con­ci­bió tam­bién co­mo par­te de la ofer­ta de enotu­ris­mo que ya ca­rac­te­ri­za a la Ri­be­ra del Due­ro. “Dis­fru­tar del vino y del am­bien­te era lo que que­ría­mos crear”, ex­pli­ca Ja­vier. No so­lo es­tá el res­tau­ran­te, hay tours y vi­si­tas de las ins­ta­la­cio­nes, así co­mo ca­tas.

La bo­de­ga pien­sa en los con­su­mi­do­res más jó­ve­nes que no “tie­nen que sa­ber de vino”, di­ce Ja­vier, pe­ro pue­den me­ter una na­riz en una co­pa y de­cir: “¡Qué bien hue­le es­to! Por­que 80 por cien­to de lo que te in­vi­ta a be­ber es la na­riz”.

Hoy, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, de­man­dan en el vino sen­si­bi­li­dad, ele­gan­cia y ama­bi­li­dad y esas son las tres pa­la­bras cla­ve pa­ra de­fi­nir lo que Ja­vier y su fa­mi­lia po­nen so­bre la me­sa con Ce­pa 21. “No son vi­nos so­ber­bios, sino que in­vi­tan a be­ber, eso es lo que que­re­mos re­sal­tar”, di­ce.

ES­PE­CIAL

Dis­fru­tar del vino y el am­bien­te es su mi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.