Di­nas­tías Me­xi­ca­nas, re­tra­to de una so­cie­dad con­tras­tan­te

Milenio Edo de México - - M2 - CRIS­TÓ­BAL SAN­DO­VAL

La can tan teRi han na de­cla­ró que es su pro­gra­ma de te­le­vi­sión fa­vo­ri­to. Se tra­ta de Di­nas­tía s Me­xi­ca­nas, un nue­vo reality pro­du­ci­do por Bra­vo y TLC, que se es­tre­nó ha­ce un mes en Es­ta­dos Uni­dos, Aus­tra­lia, Reino Uni­do y Ca­na­dá, y es­te mar­tes lle­gó a las pan­ta­llas de Mé­xi­co pro­vo­can­do opi­nio­nes en­con­tra­das.

En és­te tres fa­mi­lias abren las puer­tas de su in­ti­mi­dad pa­ra mos­trar al mun­do có­mo vi­ven en Mé­xi­co los ri­cos y fa­mo­sos: la so­cia­li­té Ra­quel Bes­su­do, el em­pre­sa­rio Óscar Ma­dra­zo y el ac­tor Fer­nan­do Allende de­jan al des­cu­bier­to sus ex­cen­tri­ci­da­des, re­la­cio­nes la­bo­ra­les, con­flic­tos fa­mi­lia­res y, so­bre to­do, su afi­ción por la buena vi­da en es­te pro­gra­ma que pa­re­cie­ra una in­ter­mi­na­ble fies­ta don­de to­dos son fe­li­ces.

Eso ha des­per­ta­do crí­ti­cas. Al­gu­nos con­si­de­ran que el es­ti­lo de vi­da que lle­van es­tá ale­ja­do de la reali­dad y es to­tal­men­te opues­to a lo que vi­ve la gran ma­yo­ría en Mé­xi­co, pe­ro es te­le­vi­sión pa­ra en­tre­te­ner y con­si­guen su co­me­ti­do.

Las ocu­rren­cias de Ma­dra­zo, Allende y Bes­su­do, jun­to a sus res­pec­ti­vas fa­mi­lias, lo­gran que el es­pec­ta­dor se ol­vi­de por un mo­men­to de otros te­mas que qui­zá son más im­por­tan­tes, pe­ro me­nos di­ver­ti­dos y que, di­cho sea de pa­so, tie­nen es­pa­cios más ade­cua­dos pa­ra ser tra­ta­dos.

Di­nas­tías Me­xi­ca­nas es di­ver­ti­men­to pu­ro, frí­vo­lo, y po­dría de­fi­nir­se co­mo una emi­sión as­pi­ra­cio­nal, don­de el lu­jo, las al­fom­bras rojas y las ce­le­bra­cio­nes en fa­mi­lia, con bohe­mia in­clui­da, pa­re­cen ser el re­me­dio an­te cual­quier mal.

Tam­bién mues­tra as­pec­tos po­co co­no­ci­dos de es­tos per­so­na­jes, co­mo la di­ná­mi­ca de fa­mi­lia de Ra­quel y si hi­ja Do­ris, tras la muer­te de quien fue­ra su es­po­so por 55 años, el em­pre­sa­rio León Bes­su­do; o los ce­los fra­ter­nos que exis­ten en­tre Elán y Adán, los dos hi­jos de Fer­nan­do Allende, que pa­re­cen com­pe­tir per­ma­nen­te­men­te por la aten­ción de sus pa­dres.

Lo úni­co re­pro­cha­ble qui­zá se­ría que la se­rie fue gra­ba­da en in­glés cuan­do, se­gún di­je­ron sus pro­duc­to­res, se tra­ta de enal­te­cer la cul­tu­ra me­xi­ca­na. Aun así, es me­jor ver la ver­sión ori­gi­nal, pues el do­bla­je qui­tó el en­can­to de es­tos aris­to­crá­ti­cos que, du­ran­te 10 ca­pí­tu­los, se­gu­ro cau­ti­va­rán a más de uno con su úni­co es­ti­lo de vi­vir.

ES­PE­CIAL

Pau­li­na y Óscar Ma­dra­zo son par­te del elen­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.