La mano que me­ce la cu­na

Ha­cía mu­cho que Gil­ga no da­ba una ma­chin­cue­pa de las gran­des en el mu­lli­do si­llón; lo que em­pe­zó co­mo una llo­viz­na se con­vier­te en una tor­men­ta per­fec­ta, co­mo qui­zá nun­ca an­tes he­mos vis­to en la vi­da po­lí­ti­ca na­cio­nal

Milenio Edo de México - - Al Cierre - Gils’en­va GIL GAMÉS gil.ga­[email protected]­le­nio.com

Re­pan­ti­ga­do en el mu­lli­do si­llón del am­plí­si­mo es­tu­dio, Gil se en­te­ró le­yen­do su pe­rió­di­co El Uni­ver­sal que la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca in­ves­ti­ga a los miem­bros del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción de Pe­mex que apro­ba­ron la com­pra de la com­pa­ñía Fer­ti­nal. La no­ta de Pe­dro Ca­ña, Noé Cruz Se­rrano, Mi­sael Za­va­la y Alberto Mo­ra­les in­for­ma que la de­nun­cia pre­sen­ta­da por Pe­mex an­te la Fis­ca­lía in­vo­lu­cra a Emi­lio Lo­zo­ya, al ex ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de Ener­gía Pe­dro Joa­quín Cold­well, a ex sub­se­cre­ta­rios de Eco­no­mía, Se­mar­nat y a ex con­se­je­ros.

Ha­cía mu­cho tiem­po que Gil­ga no da­ba una ma­chin­cue­pa de las gran­des en el mu­lli­do si­llón. Lo que em­pe­zó co­mo una llo­viz­na se con­vier­te en una tem­pes­tad, una tor­men­ta per­fec­ta, co­mo qui­zá nun­ca an­tes he­mos vis­to en la vi­da po­lí­ti­ca na­cio­nal. La in­ves­ti­ga­ción se ha tras­la­da­do a las ins­ti­tu­cio­nes me­xi­ca­nas, al pa­re­cer cre­ció co­mo el mus­go, en la os­cu­ri­dad. El Pre­si­den­te ha di­cho: “Pe­ña ten­drá el mis­mo tra­to que Lo­zo­ya si par­ti­ci­pó en la com­pra de la plan­ta fer­ti­li­zan­te”. Y el abo­ga­do Ja­vier Coe­llo Tre­jo: “Lo­zo­ya no se man­da­ba so­lo. Es­to es­tá to­man­do otros vue­los. Y qué bueno que se sepa la ver­dad”.

Co­mo se de­cía en la ca­sa de la in­fan­cia de Gil: “la co­sa es­tá que ar­de”. Si Gamés ha en­ten­di­do al­go, co­sa im­pro­ba­ble, tal vez ha em­pe­za­do el pri­mer jui­cio a un ex pre­si­den­te me­xi­cano y al­gu­nos de sus más alle­ga­dos co­la­bo­ra­do­res. Ai­goeii. La mano que me­ce la cu­na im­pul­sa y os­ci­la sin pa­rar. De úl­ti­ma ho­ra: la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción ha fa­lla­do a fa­vor de que el go­bierno de Chihuahua in­ves­ti­gue al ex pre­si­den­te Enrique Pe­ña.

Cold­well

Gil­ga ca­mi­na­ba so­bre la due­la de ce­dro blan­co y leía que el ex se­cre­ta­rio de Ener­gía Pe­dro Joa­quín Cold­well so­li­ci­tó a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (FGR) ser ci­ta­do pa­ra co­no­cer las acu­sa­cio­nes que se le for­mu­lan, lue­go de la de­nun­cia que pre­sen­tó la apo­de­ra­da le­gal de Pe­mex co­mo con­se­cuen­cia de la com­pra a un pre­cio su­pe­rior de la plan­ta Fer­ti­nal en 2015.

En un co­mu­ni­ca­do, el ex fun­cio­na­rio se­ña­ló que los ex in­te­gran­tes del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción de Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos, que co­no­cie­ron del ca­so Fer­ti­nal, son per­so­nas ho­no­ra­bles, que tra­ba­ja­ron siem­pre ba­jo el prin­ci­pio de buena fe, por el bien de Pe­mex y del país, a par­tir de la in­for­ma­ción que se pu­so a su dis­po­si­ción: “Las de­ci­sio­nes que to­ma­ron los ex con­se­je­ros fue­ron a par­tir de ava­lúos y dic­tá­me­nes que pre­sen­tó la ad­mi­nis­tra­ción de Pe­mex rea­li­za­dos por fir­mas in­ter­na­cio­na­les es­ta­ble­ci­das en el país, que acre­di­ta­ban el va­lor de los ac­ti­vos, la via­bi­li­dad y la con­ve­nien­cia de la com­pra ven­ta de di­cha em­pre­sa”.

Cold­well ha reac­cio­na­do bien dan­do dos pa­sos al fren­te: “la so­cie­dad tie­ne de­re­cho a es­tar in­for­ma­da de asun­tos de in­te­rés na­cio­nal co­mo el de la ad­qui­si­ción de la ci­ta­da plan­ta de fer­ti­li­zan­tes”.

Gil les di­ce al­go, es­to ya em­pe­zó y no se sa­be có­mo ter­mi­na­rá.

Na­rro re­nun­cia

Cuan­do Jo­sé Na­rro anun­ció que aban­do­na­ba la UNAM pa­ra con­ten­der por la pre­si­den­cia del PRI, Gil­ga es­cri­bió es­to:

“El doc­tor Jo­sé Na­rro le sim­pa­ti­za a Gil, no so­lo eso, le pa­re­ce un hom­bre ín­te­gro, un ex­per­to, un hu­ma­nis­ta, va­le de­cir, y le hu­bie­ra gus­ta­do que fue­ra can­di­da­to del PRI a la Pre­si­den­cia. Pe­ro co­mo de­cía la ex­tin­ta ma­dre de Gil­ga: no hay hu­bie­ras. Por lo mis­mo, con­si­de­ra que aban­do­nar la UNAM pa­ra ini­ciar una aven­tu­ra in­cier­ta en el PRI es un tris­te error po­lí­ti­co, aca­dé­mi­co, cien­tí­fi­co. Doc­tor Na­rro: el PRI no tie­ne re­me­dio, no jue­gue us­ted sus car­tas trans­pa­ren­tes en un lu­pa­nar, con el per­dón de los lu­pa­na­res. Y no ven­gan con la pa­pa­rru­cha­da de que en el PRI hay per­so­nas muy res­ca­ta­bles. Si lo son que aban­do­nen ese par­ti­do y fun­den otro. Lo hi­zo Lió­pez Obra­dor con el PRD cuan­do su­po que és­te no te­nía re­me­dio.

Doc­tor Na­rro: Gil­ga le desea to­da la suer­te del mun­do, le va a ha­cer fal­ta en esa cue­va os­cu­ra. Pe­ro lo hu­bie­ra pre­fe­ri­do al fren­te de un ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción, a la ca­be­za de un sec­tor de la UNAM, co­mo di­rec­tor de Me­di­ci­na, en lu­gar de re­con­ver­tir­se al priis­mo irre­me­dia­ble.

Pu­sí.

To­do es muy ra­ro, ca­ra­cho, co­mo di­ría Ma­rie Cu­rie: Na­da en la vi­da de­be ser te­mi­do, so­la­men­te com­pren­di­do. Aho­ra es el mo­men­to de com­pren­der más, pa­ra te­mer­me­nos.

El ex se­cre­ta­rio de Ener­gía Joa­quín Cold­well ha reac­cio­na­do bien dan­do dos pa­sos al fren­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.