“Pa­ya­so de ro­deo” pa­ra sec­ta­rios re­mi­sos

Milenio Edo de México - - Al Cierre - JAI­RO CA­LIX­TO AL­BA­RRÁN jai­ro.ca­lix­[email protected]­le­nio.com @jai­ro­ca­lix­to

Ya que Keith Ra­nie­re ha si­do ha­lla­do cul­pa­ble de ser la ver­sión fi­fí de La­sPo­quian­chis, de­bi­do a su gus­to por ama­rrar co­mo puer­co a su fe­li­gre­sía rep­tan­te pe­ro ma­so­ca, creo que se­ría buen tiem­po pa­ra que Emi­li­ano Sa­li­nas, lí­der de la Re­gión 4 de la sec­ta sa­tá­ni­ca NXIVN, nos ex­pli­que no tan­to si los sá­di­cos mé­to­dos que ahí se apli­ca­ban fue­ron ins

pi­ra­dos por la for­ma de go­ber­nar de su pa­dre, sino si sus bo­ni­tas co­reo­gra­fías fue­ron co­pia­das de Fre­sas con Cre­ma, Me­nu­do o La On­da Va­se­li­na.

Es que se ven tan coor­di­na­dos bai­lan­do pa­ra su gu­rú, que ca­si te dan ga­nas de pe­dir­les que te la­ti­gueen pa­ra lue­go en­tre­gar a tus hi­jos pa­ra la de­lec­ta­ción y go­ce del dios hui­chol con chi­co­ti­to in­clui­do.

Se la pa­sa­ban tan bien que es­toy se­gu­ro de que pron­to ve­re­mos a va­rios tra­tan­do de or­ga­ni­zar su pro­pia sec­ta sa­tá­ni­ca. Ahí tie­nen a Pepe Na­rro, que des­pués de de­jar la rep­to­ría de la UNAM pri­me­ro acep­tó que era del PRI (que es otra for­ma de sec­ta sa­tá­ni­ca) pa­ra des­pués sa­lir­se del PRI al des­cu­brir al­go que no sa­bía: que el PRI es el PRI y no una or­ga­ni­za­ción de her­ma­ni­tas de la ca­ri­dad, que se ma­ne­ja ba­jo la ló­gi­ca de la Lo­caac ade­mia­de Ja­vi­dús. Y to­do a tra­vés de un dra­má­ti­co men­sa­je con los ojos llo­ro­sos al que so­lo le fal­tó re­ma­tar con un “Per­dón por mi es­tú­pi­da es­pe­ran­za”, es­ti­lo la Za­ba­le­ta.

Muy con­mo­ve­dor que Clau­dia Ruiz Mas­sieu to­ma­ra la­sa­li­da de Na­rro con la mis­ma tem­plan­za con la que Pio­jo He­rre­ra y los ame­ri­ca­nis­tas to­ma­ron la sa­li­da del Ho­rri­blePe­ral­ta de Coa­pa. Na­da más le fal­tó de­cir: “Es que no es re­fe­ren­te”.

Otro que tam­bién quie­re or­ga­ni­zar su pro­pia sec­ta de los am­pa­ros es mi li­cen­cia­do Pe­ña aho­ra que le llue­ven más acu­sa­cio­nes que a Lo­zo­ya-Lo­zo­yi­ta. No se va­le, tan gua­po y li­ga­dor, al pa­re­cer con­de­na­do a vi­vir yen­do de allá, pa­ra acá, sien­do de to­do y sin me­di­da, so­lo por­que los re­sen­ti­dos so­cia­les no to­le­ran las ma­ra­vi­llas que le he­re­dó a la Pa­tria. Bueno, has­ta hay priis­tas que tam­po­co ven­den pi­ñas, que lo acu­san de que­rer ins­tau­rar su ma­xi­ma­to tri­co­lor.

Al­go que le po­dría pa­sar a Mi­guel Ángel Man­ce­ra, pe­ro gra­cias a Dios per­te­ne­ce a la sec­ta del fue­ro senatorial, so­lo por afir­mar que de­jó Ciu­dad de Mé­xi­co al ni­vel de Shang­hái, Am­be­res y Pa­ris-Lon­dres.

Yo so­lo pi­do que quie­nes or­ga­ni­cen sus sec­tas ten­gan la bon­dad de no des­pres­ti­giar­las con co­reo­gra­fías del ti­po “Pa­ya­so de ro­deo”, por fa­vor.

Con­mo­ve­dor, que se to­ma­ra la sa­li­da de Na­rro del PRI co­mo la del Horrible Pe­ral­ta de Coa­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.