Xa­vier Ve­las­co

So­mos to­dos y uno, ma­na­da e in­di­vi­duos

Milenio Edo de México - - Portada - XA­VIER VE­LAS­CO

No

en­tien­de uno, de ni­ño, por qué re­pi­que­tean los te­lé­fo­nos des­pués de un te­rre­mo­to in­sig­ni­fi­can­te. “¿Có­mo te fue de tem­blor?”, pre­gun­tan sus ma­yo­res, no sin al­gu­na do­sis de exa­ge­ra­ción, has­ta que con el tiem­po va en­ten­dien­do que esas aten­cio­nes son reac­ción na­tu­ral en­tre quie­nes se pre­cian de ser ci­vi­li­za­dos. Más que un te­ma de bue­na o ma­la edu­ca­ción, tie­ne que ver con sen­ti­mien­tos bá­si­cos que en una men­te sa­na y fun­cio­nal ten­drían que aflo­rar de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca.

Hay en la in­di­fe­ren­cia al do­lor de los otros cier­ta for­ma pa­si­va de bar­ba­rie. No por ca­sua­li­dad un ras­go pri­mor­dial de los psi­có­pa­tas es la in­ca­pa­ci­dad de po­ner­se en las chan­clas de quien sea, así se­pan que su­fre lo in­de­ci­ble y le es­cu­chen re­zar en tres idio­mas. Un tem­blor, un tsu­na­mi o una pan­de­mia fun­cio­nan co­mo aler­tas que de­la­tan nues­tra fra­gi­li­dad, y en tan­to ello con­si­guen de­vol­ver­nos el sen­ti­do tri­bal de la uni­dad. So­mos to­dos y uno, di­fe­ren­tes e igua­les, ma­na­da e in­di­vi­duos, ca­da muer­te re­cien­te es un po­co la nues­tra, o cuan­do me­nos nos la trae a cuen­to; por eso quie­nes an­dan de som­bre­ro se lo qui­tan de­lan­te de un ca­dá­ver. ¿No es la muer­te tam­bién el úl­ti­mo re­cur­so de nues­tra hu­mil­dad?

Ca­da día sa­be­mos de in­con­ta­bles desen­la­ces fa­tal es, por lla­mar­lo se u fe mís­ti­ca­men­te. O en fin, sol em ne men­te,sa­cánd ole la vuel­ta al sen­ti­mien­to, co­mo quien se con­sue­la y de­sen­tien­de in­ter­pre­tan­do ci­fras, grá­fi­cas o es­ta­dís­ti­cas se­gún con­ven­ga a su bue­na con­cien­cia. Una co­sa, no obs­tan­te, es sa­ber lo que pa­sa, y otra muy di­fe­ren­te ha­cer­se car­go. Un te­rre­mo­to ofre­ce la ven­ta­ja de en­ca­jar de in­me­dia­to lo ocu­rri­do y ayu­dar a quien pue­da re­que­rir­lo. Las pan­de­mias, en cam­bio, se en­quis­tan en el tiem­po, y en su trans­cur­so sue­len des­per­tar sen­ti­mien­tos sin du­da me­nos pia­do­sos, cuan­do no abier­ta­men­te hos­ti­les y mez­qui­nos. Va­de­re­tro,ho­mo­sa­piens! Hay ries­go de con­ta­gio, es la ho­ra del sál­ve­se-quien-pue­da.

Es en cier­ta me­di­da un des­pro­pó­si­to ve­nir a ha­blar aquí de sa­lud men­tal cuan­do es­tá uno su­je­to a las mis­mas pre­sio­nes que sus se­me­jan­tes, por be­nig­nas y pre­fe­ri­bles que pa­rez­can, aun­que tam­bién es cla­ro que uno ad­vier­te fá­cil­men­te en los otros los des­arre­glos que en al­gu­na me­di­da com­par­te. No soy, pues, un ejem­plo de es­ta­bi­li­dad, pe­ro mi­ro ha­cia afue­ra por las po­cas ven­ta­nas dis­po­ni­bles y en­cuen­tro de­ma­sia­dos áni­mos ar­dien­tes pa­ra la gra­ve­dad de nues­tra si­tua­ción. Gen­te que acu­sa, in­sul­ta y ame­na­za si al­guien no es­tá de acuer­do con sus pun­tos de vis­ta, y des­de lue­go no le que­da tiem­po pa­ra el sano ejer­ci­cio del in­te­lec­to. Una ac­ti­tud, por cier­to, con ím­pe­tus vi­ra­les, pues­to que na­da in­dig­na más al in­dig­na­do que la ecua­ni­mi­dad del ad­ver­sa­rio. ¿ Qué pen­sa­ría­mos de una mu­che­dum­bre cu­yos miem­bros se tun­den a pa­ta­das en las ho­ras que si­guen a un tsu­na­mi? Por­que de aquí a unos años así nos van a ver, con la in­cre­du­li­dad que sue­len me­re­cer los erro­res idio­tas de la Historia.

Ha­ce más de 100 días que vi­vi­mos una suer­te de te­rre­mo­to a pla­zos. Mal mo­men­to pa­ra la in­tran­si­gen­cia, más que na­da por la cues­tión del pre­cio. Así co­mo se di­ce que en la ca­ma y la cár­cel co­no­ce uno a sus au­tén­ti­cos ami­gos, es tam­bién a mi­tad de las des­gra­cias cuan­do la gen­te en­se­ña sus en­tra­ñas. O, si se me per­mi­te, sus cal­zo­nes. Aque­llo que en me­jo­res tiem­pos per­ma­ne­cía ocul­to, la tem­pes­tad pre­sen­te lo ha sa­ca­do al bal­cón y pa­ra bien o mal to­dos po­de­mos ver­lo.

Soy, in­sis­to, uno más en­tre tan­tos ata­ran­ta­dos. No veo mu­cho más allá de mis na­ri­ces y hay de­ma­sia­do rui­do en el am­bien­te pa­ra dar por sen­ta­do cual­quie­ra de los múl­ti­ples diag­nós­ti­cos que tie­nen al país bal­ca­ni­za­do, jus­to cuan­do más ur­ge lo con­tra­rio, pe­ro si al­go nos ha en­se­ña­do la cua­ren­te­na es que aun­que sea len­to el tiem­po pa­sa, y al ca­bo de unos me­ses ya no se­rá un se­cre­to quién fue quién. La pan­de­mia, se­ño­ras y se­ño­res, nos es­tá des­nu­dan­do. Per­dón por no que­rer ce­rrar los ojos.

Ha­ce más de 100 días que vi­vi­mos una suer­te de te­rre­mo­to a pla­zos; mal mo­men­to pa­ra la in­tran­si­gen­cia

OC­TA­VIO HOYOS

Es­té­ti­cas re­abren en CdMx tras el cam­bio de se­má­fo­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.