Des­pués de la pan­de­mia

Co­mo todo en la vi­da, hay op­ti­mis­tas, pe­si­mis­tas y es­cép­ti­cos; cier­to es que la con­vi­ven­cia ha si­do más in­ten­sa, que se ha te­ni­do tiem­po pa­ra re­fle­xio­nar mu­chas co­sas...

Milenio Edo de México - - Al Frente - LIÉBANO SÁENZ @lie­bano

Pa­ra

to­dos, trans­cu­rri­da la pan­de­mia ha­brá un an­tes y des­pués. Su im­pac­to ha si­do pro­fun­do en nues­tras men­tes, há­bi­tos, tra­ba­jo y con­vi­ven­cia so­cial y fa­mi­liar. Po­cas ve­ces se ha ex­pe­ri­men­ta­do un mie­do fun­da­do, ge­ne­ra­li­za­do y sin cla­ri­dad o cer­te­za pa­ra su­pe­rar­lo. Mu­chos se­re­mos dis­tin­tos, pe­ro ¿se­re­mos me­jo­res?

Co­mo todo en la vi­da, hay op­ti­mis­tas, pe­si­mis­tas y es­cép­ti­cos. Cier­to es que la con­vi­ven­cia ha si­do más in­ten­sa, que se ha te­ni­do tiem­po pa­ra re­fle­xio­nar mu­chas co­sas. Tam­bién mu­chos he­mos apren­di­do a tra­ba­jar a dis­tan­cia; el lla­ma­do ho­meof­fi­ce en­tró exi­to­sa­men­te por la puer­ta tra­se­ra de la cri­sis sa­ni­ta­ria.

Es­to ha lle­va­do a la idea apa­ren­te­men­te ge­ne­ra­li­za­da de que des­pués de la pan­de­mia se­re­mos más cui­da­do­sos de los pro­pios, que ha­brá me­nos con­su­mis­mo y de­rro­che. Un ma­yor apre­cio por las li­ber­ta­des, la con­vi­ven­cia y los es­pa­cios pú­bli­cos.

Pa­ra los op­ti­mis­tas lo más im­por­tan­te es el re­des­cu­bri­mien­to de que la me­di­da de lo fun­da­men­tal es la sa­lud, el amor a los in­me­dia­tos y la res­pon­sa­bi­li­dad con los de­más. Im­por­tan me­nos las co­sas y más las per­so­nas.

Los pe­si­mis­tas, en cam­bio, asu­men que todo ha si­do una pe­sa­di­lla, que las di­fi­cul­ta­des ge­ne­ra­rán sen­ti­mien­tos de ren­cor y de re­cla­mo. La cohe­sión so­cial se­rá afec­ta­da y po­co bueno pue­de es­pe­rar­se de eso. En aras de la efi­ca­cia so­cial, el Es­ta­do ga­na­rá te­rreno con­tra las li­ber­ta­des per­so­na­les. La po­bla­ción se­rá más po­bre, me­nos li­bre y con el te­mor in­cu­ba­do de que so­mos más vul­ne­ra­bles de lo que se ha­bía ima­gi­na­do. Los na­cio­na­lis­mos ga­na­rán te­rreno a par­tir de que las peo­res ame­na­zas vie­nen de fue­ra.

Los es­cép­ti­cos con­si­de­ran que el pa­rén­te­sis no sig­ni­fi­ca­rá mo­di­fi­ca­ción sus­tan­ti­va pa­ra bien o pa­ra mal. Que las per­so­nas atien­den a la con­di­ción hu­ma­na y gra­dual­men­te las co­sas lle­ga­rán a la si­tua­ción que te­nían an­tes.

Creo que lo que me­jo­re o em­peo­re no de­pen­de­rá de la se­cue­la de la pan­de­mia, sino de lo que las per­so­nas y los go­bier­nos ha­ga­mos con vo­lun­tad y em­pe­ño, iden­ti­fi­can­do lo que no fun­cio­na, ha­cien­do a un la­do lo que hay que cam­biar y adop­tan­do con­duc­tas que lle­ga­ron pa­ra que­dar­se. La opor­tu­ni­dad de ser me­jo­res es­tá an­te no­so­tros; es a su vez, la lla­ve pa­ra abrir la puer­ta al fu­tu­ro que nos es­pe­ra tras la tra­ge­dia.

OC­TA­VIO HOYOS

Pues­tos am­bu­lan­tes re­ini­cian ac­ti­vi­da­des en CdMx.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.