En­si­mis­ma­dos

Milenio Edo de México - - Al Frente - FER­NAN­DO DEL COLLADO @fdel­co­lla­do

De­ten­ga­mos

el tiem­po. La me­mo­ria. El pa­sa­do pri­me­ro de ju­lio se fes­te­ja­ron dos años de la elec­ción pre­si­den­cial, de mo­do que nues­tro Pre­si­den­te, exul­tan­te de ego, or­de­nó pre­pa­rar el Mu­seo de Si­tio Re­cin­to Par­la­men­ta­rio, ubi­ca­do en­tre los sa­lo­nes del mis­mo Pa­la­cio que ha­bi­ta pa­ra ha­cer­se de ho­no­res, emi­tir alo­cu­cio­nes pro­pias y ge­ne­ra­les que lue­go se tras­mi­ti­rían a to­dos los rin­co­nes de la na­ción. Hi­zo en lla­mar­le “in­for­me” por el triun­fo elec­to­ral de 2018, al que des­pués apos­ti­lló con el rim­bom­ban­te le­ma: “Triun­fo his­tó­ri­co de­mo­crá­ti­co del pue­blo de Mé­xi­co”.

A las 17 ho­ras. Pun­tual. Triun­fan­te. El mu­seo re­cin­to en­mu­de­ci­do. Ahí, im­pá­vi­dos, aun­que se­pa­ra­dos por la sa­na dis­tan­cia, no más de tres do­ce­nas de fun­cio­na­rios del go­bierno fe­de­ral. Igual de se­re­na, en pri­me­ra fi­la, la pri­me­ra da­ma mi­ran­do de fi­jo al man­da­ta­rio.

La es­tam­pa en ge­ne­ral, apa­ci­ble. Sin bu­lli­cios ni mo­vi­mien­tos ni ma­no­teos al ai­re. La vi­sión era, por mo­men­tos, se­pul­cral. El eco del al­ta­voz pre­si­den­cial se es­tre­lla­ba con­tra las neo­clá­si­cas co­lum­nas. Na­da más. Ni los im­per­ti­nen­tes cru­ces de ase­so­res, se­cre­ta­rios o fo­tó­gra­fos tan co­mu­nes en los sa­lo­nes par­la­men­ta­rios. A las mos­cas, de­seo­sas de un rui­do cóm­pli­ce dis­trac­tor, les de­bió pa­re­cer una eter­ni­dad ron­dar el em­ble­má­ti­co re­cin­to en bus­ca de desechos or­gá­ni­cos, ma­te­rias fe­ca­les o des­per­di­cios en des­com­po­si­ción. El re­cin­to en lo su­yo, se­mi­cir­cu­lar, em­be­lle­ci­do de ro­jo en sus cor­ti­nas y al­fom­bras. Re­me­mo­ra­ban en con­jun­to, con su de­bi­da pro­por­ción, a esas imá­ge­nes de los do­cu­men­ta­les de las asam­bleas del Po­lit­bu­ró en la URSS: fun­cio­na­rios en si­len­cio, aten­tos, cir­cuns­pec­tos.

Ahí. Aden­tro, en­si­mis­ma­do, exal­ta­do del yo. El Pre­si­den­te con­me­mo­ra. Su efi­gie de mo­no­gra­fía. Y no bien aca­ba­ba de ini­ciar sus alo­cu­cio­nes cuan­do de­vino esa fra­se la­pi­da­ria que es, a la vez, la me­di­da de su in­gre­so a la per­pe­tui­dad en el mar­ti­rio de los hé­roes pa­trios: “Nun­ca, en más de un si­glo, se ha­bía in­sul­ta­do tan­to a un Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y la res­pues­ta ha si­do la to­le­ran­cia y la no cen­su­ra”. Lo di­cho: el yo has­ta la sa­cie­dad. 52 mi­nu­tos de au­to­elo­gios pro­pios y de su go­bierno. “Al su­bir yo al po­der voy en­car­nan­do”. Ese yo re­go­ci­ján­do­se de sí: “ami­gos y ami­gas, gra­cias por se­guir con­fian­do en mí”. Así has­ta el fi­nal: “les re­fren­do mi com­pro­mi­so de con­ti­nuar sien­do...” De­ten­ga­mos el tiem­po. El Pre­si­den­te es­tá en­si­mis­ma­do.

Afue­ra, la otra en­si­mis­ma­da y ter­ca reali­dad. A esas ho­ras, en el tiem­po de la trans­mi­sión, los por­ta­les de los dia­rios in­for­ma­ban que un co­man­do ar­ma­do ha­bía ma­sa­cra­do a 26 jó­ve­nes en un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción en Ira­pua­to, Gua­na­jua­to. Las fo­tos trans­mi­ti­das re­crea­ban un re­gue­ro de cuer­pos de­san­gra­dos en el pi­so en­tre co­bi­jas y col­cho­ne­tas. A las mos­cas, lu­ju­rio­sas, les de­bió pa­re­cer des­co­mu­nal ron­dar los des­po­jos hu­ma­nos, atra­gan­tar­se los des­per­di­cios humean­tes, re­mo­ver las ma­te­rias fe­ca­les.

En tan­to, en el her­vi­de­ro de las re­des so­cia­les, va­rios hash­tags so­li­ci­ta­ban que la pri­me­ra da­ma ofre­cie­ra per­dón por la res­pues­ta que ofre­ció, fran­ca­men­te po­co em­pá­ti­ca, a un usua­rio de Twit­ter que le pre­gun­ta­ba so­bre la aten­ción a ni­ños de cán­cer. “No soy mé­di­co, a lo me­jor us­ted sí. An­de, ayú­de­los”, es­cri­bió Bea­triz Gu­tié­rrez Mü­ller. En esas ho­ras, tam­bién se su­ma­ban ya 28 mil 510 muer­tos por el covid-19.

Dos reali­da­des, en­si­mis­ma­das, inexo­ra­ble­men­te uni­das en un país con una Cuar­ta Trans­for­ma­ción que se cons­tru­ye co­mo un jue­go de opo­si­cio­nes, no co­mo una po­si­bi­li­dad de en­cuen­tros. De­ten­ga­mos esa me­mo­ria. Re­gis­tré­mos­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.