In­for­ma­ción y de­mo­cra­cia

Milenio Edo de México - - Al Frente - PE­DRO MI­GUEL FUNES

Úl­ti­ma­men­te

se ha dis­cu­ti­do so­bre la in­for­ma­ción que se nos ofre­ce so­bre el pro­ble­ma del Covid-19 y se han ge­ne­ra­do du­das y opi­nio­nes al res­pec­to. Jus­ta­men­te nos pa­re­ce muy ne­ce­sa­rio dis­po­ner de in­for­ma­ción ve­raz y opor­tu­na en es­te de­li­ca­do cam­po de la sa­lud, so­bre todo si con­si­de­ra­mos que pue­de sig­ni­fi­car la vi­da o la muer­te en un mo­men­to da­do. Pe­ro no es so­la­men­te el te­ma de la sa­lud, en reali­dad con­tar con bue­na in­for­ma­ción es im­pres­cin­di­ble pa­ra la par­ti­ci­pa­ción de­mo­crá­ti­ca.

La res­pon­sa­bi­li­dad de las au­to­ri­da­des an­te el pue­blo es la ca­rac­te­rís­ti­ca bá­si­ca de los sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos, de mo­do que el cuer­po so­cial po­see de al­gún mo­do un con­trol so­bre ellas prin­ci­pal­men­te a tra­vés de las elec­cio­nes; pe­ro tam­bién a tra­vés de otros ca­na­les de par­ti­ci­pa­ción. Por es­ta ra­zón no pue­de con­ce­bir­se una vi­da de­mo­crá­ti­ca sin el co­no­ci­mien­to de los pro­ble­mas so­cia­les, po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y de­más que to­can el bien co­mún y el desa­rro­llo de to­dos. Es cla­ro que no pue­den pro­po­ner­se ni rea­li­zar­se ac­cio­nes ade­cua­das cuan­do fal­tan los da­tos de he­cho.

Co­mo en otros ám­bi­tos de la vi­da so­cial, tam­bién en el de la in­for­ma­ción de­be re­gir un cri­te­rio de libertad, de ma­ne­ra que pue­dan sur­gir op­cio­nes di­ver­sas en un mar­co apro­pia­do de le­yes. Ló­gi­ca­men­te no se pue­de lle­gar al ex­tre­mo de jus­ti­fi­car la di­fa­ma­ción y la ca­lum­nia por una pre­ten­di­da libertad de in­for­ma­ción; pe­ro tam­po­co es acep­ta­ble la su­mi­sión de cuan­to se in­for­ma a los in­tere­ses del po­lí­ti­co en turno o de su gru­po o par­ti­do.

El “Com­pen­dio de la doc­tri­na so­cial de la Igle­sia” se­ña­la con “par­ti­cu­lar aten­ción” un obs­tácu­lo a la rea­li­za­ción del de­re­cho a la ob­je­ti­vi­dad en la in­for­ma­ción con­sis­ten­te en “el fe­nó­meno de las con­cen­tra­cio­nes edi­to­ria­les y te­le­vi­si­vas, con peligrosos efec­tos so­bre todo el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co cuan­do a es­te fe­nó­meno co­rres­pon­den víncu­los ca­da vez más es­tre­chos en­tre la ac­ti­vi­dad gu­ber­na­ti­va, los po­de­res fi­nan­cie­ros y la in­for­ma­ción”.

Des­de lue­go no bas­tan las bue­nas le­yes pa­ra que se cum­pla con el de­re­cho a la in­for­ma­ción, pues las le­yes pue­den ser le­tra muer­ta sin una ba­se só­li­da en las con­vic­cio­nes de quie­nes tie­nen que cum­plir­las o ha­cer­las cum­plir, ade­más de que no todo pue­de ser re­gu­la­do por le­yes. La res­pon­sa­bi­li­dad éti­ca al in­for­mar se ha ex­ten­di­do en nues­tros tiem­pos en que a tra­vés de las re­des so­cia­les se di­fun­de una gran can­ti­dad de in­for­ma­ción. So­bre quie­nes la ge­ne­ran y so­bre quie­nes la con­su­men gra­va, pues, una res­pon­sa­bi­li­dad im­por­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.