El vi­rus y nues­tro te­me­ra­rio op­ti­mis­mo

Milenio Edo de México - - México - RO­MÁN REVUELTAS RETES revueltas@mac.com

Al­gu­na

gen­te vi­ve ate­rro­ri­za­da por el nue­vo co­ro­na­vi­rus. Us­te­des sa­brán ya de esas per­so­nas que se en­claus­tran, li­te­ral­men­te, y que sa­len a la ca­lle, cuan­do no les que­da más re­me­dio, ata­via­das ca­si de es­ca­fan­dras de bu­zo. Otras, las más, se to­man las co­sas con cier­ta cal­ma y si­guen sim­ple­men­te las me­di­das re­co­men­da­das por las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias. Es­tán igual­men­te quie­nes no se pue­den per­mi­tir prác­ti­ca­men­te nin­gu­na for­ma de ais­la­mien­to y sa­len por­que afue­ra es don­de se ga­nan la vi­da. Y, bueno, te en­cuen­tras tam­bién con in­di­vi­duos que no só­lo ex­hi­ben una ab­so­lu­ta des­preo­cu­pa­ción, sino que nie­gan de ta­jo la exis­ten­cia mis­ma del vi­rus, se­ña­lan­do la exis­ten­cia de una mo­rro­co­tu­da cons­pi­ra­ción mun­dial e in­cul­pan­do a los Go­bier­nos.

Lo in­tere­san­te de la si­tua­ción es que ca­da quien res­pon­de, des­pués de todo, de una ma­ne­ra per­so­nal y ca­da quien de­ci­de, por su cuen­ta, cuál va a ser su reac­ción par­ti­cu­lar a la ame­na­za, más allá de que la epi­de­mia nos afec­te co­lec­ti­va­men­te. Es cier­to que hay al­gu­nas his­to­rias es­pe­luz­nan­tes: un hom­bre jo­ven y atlé­ti­co cuen­ta, en el re­por­ta­je pu­bli­ca­do por un gran dia­rio, que co­men­zó a te­ner sín­to­mas ca­da vez más se­ve­ros has­ta que un buen día se des­per­tó lue­go de un mes en­te­ro de ha­ber so­bre­lle­va­do un co­ma in­du­ci­do por los mé­di­cos (pa­re­ce ser que la in­tu­ba­ción es tan in­có­mo­da pa­ra los pa­cien­tes que en al­gu­nos casos les pro­vo­can ese pro­fun­dí­si­mo le­tar­go y les evi­tan así su­fri­mien­tos in­ne­ce­sa­rios). Es­te hom­bre vol­vió a la vi­da sin la ma­sa mus­cu­lar de an­tes y sin po­der­se si­quie­ra mo­ver por cuen­ta pro­pia. La pri­me­ra advertenci­a que lan­za, mien­tras in­ten­ta re­cu­pe­rar­se, es que to­me­mos to­das las pre­cau­cio­nes po­si­bles. Pues sí, su ca­so es bas­tan­te es­tre­me­ce­dor. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, hay gen­te que se ha con­ta­gia­do del vi­rus y a la que no le pa­sa ab­so­lu­ta­men­te na­da. ¿Qué ten­dría­mos que ha­cer, en­ton­ces? ¿Su­je­tar­nos a unas dra­co­nia­nas dis­po­si­cio­nes de ais­la­mien­to? ¿No caer en la ten­ta­ción de vol­ver a un res­tau­ran­te o de to­mar­nos un ca­fé en el lo­cal de la es­qui­na lue­go de lar­guí­si­mos me­ses de en­cie­rro?

Lo po­si­ble no es lo pro­ba­ble. Es de­cir, nos pue­de caer en­ci­ma ca­si cual­quier des­gra­cia por el me­ro he­cho de en­con­trar­nos aquí, en el mun­do real. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, no es for­zo­so que mu­ra­mos en un ac­ci­den­te de ca­rre­te­ra o que nos ase­si­ne un des­co­no­ci­do o que nos de­güe­lle una tur­ba re­vo­lu­cio­na­ria. Y, en lo que to­ca a las bie­na­ven­tu­ran­zas de la vi­da, es cier­ta­men­te po­si­ble ga­nar el pre­mio ma­yor de la lo­te­ría pe­ro, al mis­mo tiem­po, muy po­co pro­ba­ble.

La ma­yo­ría de la gen­te, por lo que pa­re­ce, se ha guia­do por es­te prin­ci­pio de alea­to­rie­dad, así sea de ma­ne­ra ins­tin­ti­va. Es­ta­ría­mos ha­blan­do, en­ton­ces, de que la ex­pec­ta­ti­va de no ser con­ta­gia­do se ha so­bre­pues­to a la even­tua­li­dad de ter­mi­nar un día in­tu­ba­do en una ca­ma de hos­pi­tal.

Así es nues­tro op­ti­mis­mo de hu­ma­nos te­me­ra­rios.

La ex­pec­ta­ti­va de no ser con­ta­gia­do se ha so­bre­pues­to a la even­tua­li­dad de ter­mi­nar in­tu­ba­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.