La ca­pa­ci­dad del Ejér­ci­to me­xi­cano

Milenio Edo de México - - México - JUAN IBARROLA C. ji­ba­rro­las@hot­mail.com @eli­ba­rro­la www.ca­de­na­de­man­do.com

Ejér­ci­to hay que apro­ve­char­lo o hay que uti­li­zar­lo?

Qui­zá pa­ra al­gu­nos no hay o no de­bie­ra exis­tir di­fe­ren­cia en­tre una y otra, sin em­bar­go, cuan­do a quien se le quie­re apro­ve­char o uti­li­zar tie­ne gran­des ca­pa­ci­da­des y ha­bi­li­da­des pa­ra ofre­cer, en­ton­ces ahí ra­di­ca la di­fe­ren­cia.

In­sis­tir que en es­te se­xe­nio a los sol­da­dos se les han da­do una gran can­ti­dad de ta­reas que no se en­cuen­tran den­tro de su na­tu­ra­le­za, de ver­dad de­no­ta des­co­no­ci­mien­to y tam­bién es­ca­ti­ma lo que ver­da­de­ra­men­te es la ca­pa­ci­dad del Ejér­ci­to me­xi­cano y de sus in­te­gran­tes.

En de­fi­ni­ti­va, a los mi­li­ta­res de tie­rra, mar y ai­re se les de­be apro­ve­char, y ra­zo­nes pa­ra ello hay mu­chas.

Los in­ge­nie­ros cons­truc­to­res mi­li­ta­res, quie­nes se en­cuen­tran al fren­te de la cons­truc­ción del ae­ro­puer­to Gral. Fe­li­pe Án­ge­les, tie­nen ca­pa­ci­da­des cien­tí­fi­cas, téc­ni­cas, ad­mi­nis­tra­ti­vas y hu­ma­nís­ti­cas pa­ra res­pon­der al re­to que con­lle­va es­te pro­yec­to; lo im­por­tan­te a com­pren­der es que ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia se tie­ne a las tro­pas dis­traí­das en es­te pro­yec­to, al con­tra­rio, el ae­ro­puer­to, co­mo las su­cur­sa­les del Ban­co del Bie­nes­tar, o bien otros pro­yec­tos de cons­truc­ción, ge­ne­ran em­pleos a ci­vi­les quie­nes se en­cuen­tran ba­jo la su­per­vi­sión y guía de los mi­li­ta­res.

No se dis­trae per­so­nal, re­cur­sos, tec­no­lo­gía o bien otro in­su­mo en los pro­yec­tos que es­ta ad­mi­nis­tra­ción con­fie­re al Ejér­ci­to; al con­tra­rio, se apro­ve­chan ca­pa­ci­da­des y ha­bi­li­da­des pa­ra las que los mi­li­ta­res se en­cuen­tran pre­pa­ra­dos co­mo res­pues­ta a lo que el país ha in­ver­ti­do en ellos, en su edu­ca­ción pro­fe­sio­nal, de pos­gra­do y en al­gu­nos casos doc­to­ra­do.

Los sol­da­dos me­xi­ca­nos tie­nen la ca­pa­ci­dad pa­ra ad­mi­nis­trar gran­des pro­yec­tos. Tie­nen la ca­pa­ci­dad lo­gís­ti­ca y ope­ra­ti­va pa­ra res­pon­der de ma­ne­ra in­me­dia­ta a una ne­ce­si­dad del país o bien del go­bierno. Tal co­mo se ha in­sis­ti­do en es­te es­pa­cio, es­tas ac­ti­vi­da­des no se en­cuen­tran fue­ra de sus fa­cul­ta­des cons­ti­tu­cio­na­les o bien or­gá­ni­cas-mi­li­ta­res que los sol­da­dos tie­nen.

Los sol­da­dos me­xi­ca­nos es­tán cum­plien­do con su de­ber den­tro de la más ab­so­lu­ta le­ga­li­dad.

Lo que po­cas ve­ces se to­ma en cuen­ta es que ade­más de la de­fen­sa y pro­tec­ción del país, de los me­xi­ca­nos y de las ins­ti­tu­cio­nes, los sol­da­dos me­xi­ca­nos han ser­vi­do y so­por­ta­do pro­yec­tos de go­bierno que se tra­du­cen en desa­rro­llo so­cial, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral.

¿Có­mo se­ría el es­ce­na­rio na­cio­nal sin la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de las fuer­zas ar­ma­das en los pro­yec­tos na­cio­na­les?

In­sis­tir en que el Pre­si­den­te tie­ne a los mi­li­ta­res en to­dos los fren­tes es no re­co­no­cer que esa es jus­ta­men­te la na­tu­ra­le­za del sol­da­do me­xi­cano, es de­cir, por sus ca­pa­ci­da­des, ha­bi­li­da­des y por todo lo que el país les da a los sol­da­dos pa­ra que pue­dan te­ner ese pro­fe­sio­na­lis­mo y desa­rro­llo que tie­nen, no apro­ve­char­los se­ría un error.

To­dos los pre­si­den­tes de Mé­xi­co han te­ni­do esa in­ter­ac­ción con los sol­da­dos, y de ahí que los re­sul­ta­dos siem­pre han si­do sa­tis­fac­to­rios.

Quien pien­sa que hay ex­ce­so de ta­reas pa­ra los sol­da­dos, se equi­vo­ca.

Lla­ma mu­cho la aten­ción que cuan­do se tra­ta de la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de los mi­li­ta­res en pro­yec­tos de na­ción, de in­me­dia­to se ge­ne­ra crí­ti­ca a es­ta par­ti­ci­pa­ción; lo que nun­ca se da son las op­cio­nes di­fe­ren­tes a esa par­ti­ci­pa­ción.

Los sol­da­dos no de­jan de cum­plir con su de­ber por rea­li­zar ac­cio­nes que no les co­rres­pon­den.

Los sol­da­dos me­xi­ca­nos cum­plen la mi­sión a ca­ba­li­dad y en su to­ta­li­dad, siem­pre por el bien del país y de sus ciu­da­da­nos.

Si no es así, que se de­mues­tre lo con­tra­rio.

De­cir que se tie­ne a los mi­li­ta­res en to­dos los fren­tes es no re­co­no­cer que esa es su na­tu­ra­le­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.