Cu­li­na­ria ca­se­ra

Milenio Edo de México - - M2 Cultura - BENJAMÍN RA­MÍ­REZ otan­conmx@yahoo.com.mx

De

en­tre los pa­pe­les vie­jos y los ál­bu­mes con fo­to­gra­fías an­ti­guas se en­con­tra­ron una colección de re­vis­tas de co­ci­na, en las por­ta­das ase­gu­ra­ban que el co­ci­nar era una ac­ti­vi­dad fá­cil. Al ho­jear­los los re­cuer­dos vol­vie­ron a la men­te, aque­llos pla­ti­llos que ma­má y la abue­la pre­pa­ra­ban ca­da se­ma­na, al­gu­nas de las ho­jas con­ser­va­ban las hue­llas de esas vi­ven­cias, pues se po­dían ob­ser­var mar­cas de gra­sa, ha­ri­na o has­ta vi­ru­tas de pan. Al re­vi­sar la ala­ce­na y cons­ta­tar que se con­ta­ba con to­dos los in­gre­dien­tes, se dis­pu­so a pre­pa­rar una de las re­ce­tas, de esa for­ma se ma­ta­rían dos pá­ja­ros de un ti­ro; en pri­me­ra par­te, dar­le un cam­bio al me­nú co­ti­diano; en se­gun­da, traer un po­co de año­ran­za a la me­sa.

Sin lu­gar a du­da, la cua­ren­te­na vi­vi­da en es­te 2020 ha pro­du­ci­do un ocio re­fle­ja­do en ac­ti­vi­da­des den­tro del ho­gar; des­de man­te­ni­mien­to, co­mo pin­tar al­gu­na pa­red, re­pa­rar al­gu­na tu­be­ría, cam­biar al­gu­nas lám­pa­ras, has­ta co­ci­nar un sin­fín de re­ce­tas. Las re­des so­cia­les se han con­ver­ti­do en tes­ti­gos de las más exor­bi­tan­tes, ape­ti­to­sas, o, todo lo con­tra­rio, ha­za­ñas de la gas­tro­no­mía con­tem­po­rá­nea. Es pro­ba­ble que to­da es­ta prác­ti­ca des­pier­te, en los eje­cu­tan­tes, el gus­to y sa­tis­fac­ción que da la co­ci­na; y en al­gu­nos casos ya em­pie­za a sur­tir efec­to. Des­de ha­ce al­gu­nas se­ma­nas se co­men­zó a pro­mo­ver, vía re­des so­cia­les, la ven­ta de pos­tres, en­cur­ti­dos o al­gún otro ti­po de ali­men­tos, con el ser­vi­cio a do­mi­ci­lio in­clui­do de­pen­dien­do de la zo­na.

Di­cho fe­nó­meno más allá de so­nar prác­ti­co o có­mo­do, pue­de abrir la puer­ta a dos ca­mi­nos pa­ra­le­los; por un la­do, co­mo par­te de una reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca au­to­in­du­ci­da, don­de los ciu­da­da­nos, por me­dio de sus pro­duc­tos, con­ten­gan par­te del tran­ce fi­nan­cie­ro; y, de for­ma ali­nea­da, ex­trai­gan tan­to de re­vis­tas an­ti­guas, así co­mo de sus pro­pios re­ce­ta­rios fa­mi­lia­res, aquel ba­ga­je ali­men­ta­rio que los nu­trió des­de la in­fan­cia. Es­to po­drá te­ner un al­can­ce po­cas ve­ces vis­to; ya que, ge­ne­ral­men­te, al tér­mino de una gue­rra o una pan­de­mia, se ac­ti­va la co­ci­na de la es­ca­sez o co­ci­na de la po­bre­za, en la que se bus­can apro­ve­char al má­xi­mo los ali­men­tos, co­mo fue el ca­so de las con­ser­vas, los en­cur­ti­dos y la po­pu­la­ri­za­ción en el con­su­mo de des­po­jos. En es­ta oca­sión es­ta­mos le­jos de esa si­tua­ción.

Sin em­bar­go, y has­ta es­te mo­men­to, la pan­de­mia que ha pa­ra­li­za­do al 2020 nos de­ja una se­rie de ele­men­tos a em­plear en los años ve­ni­de­ros: una con­cien­cia sa­ni­ta­ria.

Los re­cuer­dos vol­vie­ron a la men­te, aque­llos pla­ti­llos que ma­má y la abue­la pre­pa­ra­ban...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.