Can­ce­la­do

Milenio Edo de México - - La Afición - DA­VID E. LEÓN RO­ME­RO

“Sies­tás­per­dien­do­la­feen­lahu­ma­ni­dad,saly ob­ser­vaun­ma­ra­tón” Kath­ri­ne Swit­zer

Nues­tro en­tra­ña­ble Ma­ra­tón In­ter­na­cio­nal de la Ciu­dad de Mé­xi­co ha si­do can­ce­la­do. Do­lo­ro­so pa­ra to­dos los co­rre­do­res que lo te­ne­mos en la agen­da año con año. La ilu­sión de co­rrer por las ca­lles de la ciu­dad es enor­me y el tra­ba­jo in­ver­ti­do pa­ra lo­grar­lo un tan­to más.

Des­de 1983, el Ma­ra­tón In­ter­na­cio­nal de la Ciu­dad de Mé­xi­co se ha­bía rea­li­za­do anual­men­te de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da. El even­to ha evo­lu­cio­na­do de ma­ne­ra muy sa­tis­fac­to­ria. He te­ni­do la opor­tu­ni­dad de co­rrer mu­chos ma­ra­to­nes en dis­tin­tos pun­tos de nues­tro país y en el ex­tran­je­ro y me atre­vo a ase­gu­rar que el nues­tro se en­cuen­tra a la al­tu­ra de los me­jo­res even­tos.

La ar­qui­tec­tu­ra de nues­tra ciu­dad es ex­tra­or­di­na­ria y los or­ga­ni­za­do­res se en­car­ga­ron de enal­te­cer­la a tra­vés de la ru­ta. El úni­co re­cla­mo que ten­go pa­ra ellos es el cam­bio en el arran­que y la me­ta; con­cluir en el es­ta­dio Olím­pi­co Uni­ver­si­ta­rio siem­pre fue la ce­re­za en el pas­tel. En­trar por el tú­nel de ma­ra­tón por don­de en­tra­ron los más gran­des du­ran­te la jus­ta olím­pi­ca or­ga­ni­za­da en nues­tro país va­lía por mu­cho el es­fuer­zo de la pen­dien­te pro­lon­ga­da de la ave­ni­da de los In­sur­gen­tes.

La or­ga­ni­za­ción en los úl­ti­mos años fue ex­tra­or­di­na­ria: arran­que, me­ta, re­gis­tro de tiem­pos, me­da­llas, mer­ca­do­tec­nia y abas­te­ci­mien­tos de pri­mer ni­vel. Ade­más, la di­fu­sión y el en­tu­sias­mo de los ca­pi­ta­li­nos lo­gra­ron agol­par po­rras y aplau­sos a lo lar­go de los 42 ki­ló­me­tros de la ru­ta.

Con el pa­so de los años los de­ta­lles fue­ron me­jo­ran­do has­ta lo­grar una cer­ti­fi­ca­ción oro, lo que lo po­si­cio­nó co­mo uno de los 10 ma­ra­to­nes más im­por­tan­tes del mun­do y el más gran­de e im­por­tan­te de La­ti­noa­mé­ri­ca.

Lo co­rrí en va­rias oca­sio­nes, al­gu­nas des­de el arran­que has­ta la me­ta, otras pa­ra rea­li­zar mis dis­tan­cias lar­gas pre­pa­rán­do­me pa­ra al­gún otro ma­ra­tón ha­cia fi­nal del año. Un even­to com­ple­jo por la al­ti­tud a la que se co­rre, pe­ro sin lu­gar a du­das un even­to em­ble­má­ti­co e inol­vi­da­ble.

La de­ci­sión de can­ce­lar el even­to ha si­do pun­tual y su­ma­men­te ade­cua­da. En la co­yun­tu­ra por la que atra­vie­sa nues­tro país y en es­pe­cí­fi­co nues­tra ciu­dad, rea­li­zar­lo hu­bie­ra ex­pues­to la sa­lud de mi­les e in­clu­so mi­llo­nes que pu­die­ron ver­se afec­ta­dos.

La ca­rre­ra que hoy co­rre­mos es con­tra el covid-19, pa­ra pre­ser­var nues­tra sa­lud y la de las co­mu­ni­da­des en las que vi­vi­mos. Lo que es­tá en jue­go no es la me­da­lla, es la vi­da y, por lo mis­mo, el ma­ra­tón pue­de es­pe­rar, la sa­lud no.

Abas­te­ci­mien­to: se or­ga­ni­zan y rea­li­zan una gran can­ti­dad de even­tos vir­tua­les. Re­cuer­da no de­jar de co­rrer, pe­ro ha­cer­lo con mo­de­ra­ción. Co­rrer en la me­di­da y for­ma ade­cua­da te ayu­da­rá a pro­te­ger­te del covid-19.

La de­ci­sión de can­ce­lar el Ma­ra­tón de la CdMx ha si­do su­ma­men­te pun­tual y ade­cua­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.