CHARLIZE THERON VERSÁTIL Y DESAFIANTE

Gus­ta de sor­pren­der­se a ella mis­ma y va­lo­ra su pa­sa­do de bai­la­ri­na

Milenio Edo de México - - Portada - SER­GIO VILLAFUERT­E

Ber­nar­do es he­re­de­ro de las gran­des le­yen­das de la mar­cha me­xi­ca­na, con una en­tra­ña­ble ca­rre­ra en el de­por­te en la que lo­gró en­tre mu­chos pre­mios, una me­da­lla de bron­ce en los Jue­gos Olím­pi­cos de Atlan­ta de 1996, y el cam­peo­na­to en la Co­pa del Mun­do en Mé­zi­don, Fran­cia. Ori­gi­na­rio de San Ma­teo Aten­co, fue has­ta 2012 cuan­do se re­ti­ró pa­ra con­ver­tir­se en en­tre­na­dor de es­ta dis­ci­pli­na y me­ter­se de lleno a una ca­rre­ra más ru­da: la de la po­lí­ti­ca, en la que ac­tual­men­te es dipu­tado lo­cal en el Con­gre­so me­xi­quen­se.

Aho­ra, jun­to con to­dos sus pai­sa­nos, en­fren­ta uno de los re­tos más gran­des, el de en­ca­rar la pan­de­mia en una en­ti­dad que tam­bién lle­va ré­cords, pe­ro de con­ta­gios de covid-19.

¿Có­mo has vi­vi­do es­ta cri­sis ? “Se­gui­mos las ins­truc­cio­nes de las au­to­ri­da­des. A mí en lo per­so­nal sí me afec­to mu­cho por­que me en­fer­mé, pe­ro yo no sé si fue covid o no. Tu­ve sín­to­mas ra­ros que nun­ca ha­bía te­ni­do, no era una gri­pa nor­mal. Fui a dos mé­di­cos par­ti­cu­la­res, pe­ro no me qui­sie­ron aten­der y pues me que­dé en la ca­sa, to­mé me­di­ca­men­to nor­mal co­mo si fue­ra una gri­pa y me con­fi­né quin­ce días. Es­toy co­men­zan­do a re­to­mar mis ac­ti­vi­da­des nor­ma­les, pe­ro ya con to­das las pre­cau­cio­nes del mun­do”

O sea que fuis­te asin­to­má­ti­co Pue­de ser, aun­que a la fe­cha no re­cu­pe­ro al cien por cien­to. Per­dí to­tal­men­te el ol­fa­to, pe­ro no tu­ve sín­to­mas, tos, fie­bre... sim­ple­men­te ma­les­tar en la gar­gan­ta, un can­san­cio fí­si­co muy fuer­te. Yo es­ta­ba co­rrien­do dia­rio, éra­mos co­mo 30 jó­ve­nes que en­treno, pe­ro aho­ri­ta ya so­lo me lle­vo a 3 por la sa­na dis­tan­cia. Los atle­tas de al­to ren­di­mien­to al­can­zan fre­cuen­cias car­dia­cas de 160 a 180 pul­sa­cio­nes por mi­nu­to, por dos tres ho­ras. En­tien­do que la gen­te que pa­de­ce el pro­ble­ma sien­ten que se aho­gan, son sen­sa­cio­nes psi­co­ló­gi­ca­men­te trau­má­ti­cas.

Pa­ra apo­yar a mis pai­sa­nos, “has­ta ha­ce un mes es­tu­ve en­tre­gan­do des­pen­sas aquí, pe­ro aho­ri­ta en el ba­rrio don­de yo vi­vo, si ha ha­bi­do 15 muer­tos en 15 días, es po­co. Hay un pro­me­dio de uno o dos dia­rios. Yo mis­mo ya per­dí a al­gu­nos fa­mi­lia­res, aun­que no cer­ca­nos. Creo que las ci­fras ofi­cia­les es­tán cor­tas a com­pa­ra­ción de lo que se es­tá vi­vien­do; aho­ra a la gen­te que me bus­ca les alle­go in­for­ma­ción pa­ra que ac­ce­dan a pro­gra­mas de go­bierno, pe­ro pro­cu­ro no te­ner mu­cho acer­ca­mien­to con la gen­te”.

¿Có­mo im­pac­tó la eco­no­mía? “En San Ma­teo Aten­co fue te­rri­ble, de por sí ve­nía una si­tua­ción a la ba­ja por la com­pe­ten­cia des­leal con Chi­na y las ven­tas por ca­tá­lo­go, aho­ra un gran por­cen­ta­je de los za­pa­te­ros se es­tán de­di­can­do a ha­cer cu­bre­bo­cas, pues el cal­za­do ha ve­ni­do en pi­ca­da. Yo es­pe­ro que pa­ra el mes de sep­tiem­bre se em­pie­ce a nor­ma­li­zar la si­tua­ción. Afor­tu­na­da­men­te tam­bién aho­ri­ta es tem­po­ra­da ba­ja, de fe­bre­ro a agos­to. Es­pe­ro que se re­cu­pe­ren to­dos por­que es­to es una ca­de­na, afec­ta a ta­xis­tas, a co­mer­cian­tes de ro­pa, a todo mun­do. In­clu­so otro gi­ro muy so­co­rri­do en San Ma­teo, que son las ren­tas de equi­pos pa­ra fies­tas y los shows de pa­ya­sos.

¿Y có­mo so­bre­lle­vas el resguardo do­mi­ci­lia­rio? “Me voy tem­prano a en­tre­nar al De­sier­to de los Leo­nes, a San Mi­guel Al­ma­ya, cer­ca de Ca­pul­huac, y pro­cu­ro va­riar­le. Re­gre­so a las 10, desa­yuno, una du­cha y me que­do aquí con los ni­ños pla­ti­can­do o al­gu­nos en el ce­lu­lar, vien­do la te­le, pe­ro al fi­nal de cuen­tas to­dos en ca­sa. Ten­go tres pe­rros, pro­cu­ro ju­gar con ellos en el jar­dín.

Sal­go a lo ele­men­tal, a com­prar la co­mi­da. Por cier­to, cuan­do era de­por­tis­ta te­nía 100 % de cui­da­do con todo lo que co­mía; aho­ra pro­cu­ro con­su­mir mu­cho de lo que no ha­bía co­mi­do por tan­tos años, me en­can­ta la arra­che­ra, los cor­tes ar­gen­ti­nos, las en­chi­la­das y los ca­ma­ro­nes. Lo que más me gus­ta son los pro­duc­tos del mar.

En la tar­de veo te­le­vi­sión con mis se­res que­ri­dos, es­pe­cial­men­te mi hi­ja la chi­qui­ta, la ver­dad es que si ves la par­te po­si­ti­va a lo me­jor has­ta tie­nes más tiem­po de es­tar con tu fa­mi­lia. Aho­ri­ta me de­di­co a ver más do­cu­men­ta­les me gus­tan más que las se­ries o pe­lí­cu­las, co­sas del ori­gen del uni­ver­so, pla­ne­tas, la na­tu­ra­le­za, los ani­ma­les.

“En el ba­rrio don­de yo vi­vo, si ha ha­bi­do 15 muer­tos en 15 días, es po­co. Hay un pro­me­dio de uno o dos dia­rios”.

Tú co­mo mar­chis­ta sa­bes lo que es el úl­ti­mo tra­mo

“Es el más di­fí­cil, pe­ro la gen­te de­be re­cor­dar en es­ta pan­de­mia que hay un di­cho de que ‘cuan­do más os­cu­re­ce es que ya va a ama­ne­cer’. Es­ta­mos pa­san­do la par­te más di­fí­cil de la os­cu­ri­dad, es­ta­mos a pun­to de ter­mi­nar es­to. Es co­mo cuan­do subes a una mon­ta­ña, su­bir a la cús­pi­de tal vez no sea tan di­fí­cil co­mo la ba­ja­da, hay que te­ner cui­da­do, no te­ne­mos que re­la­jar­nos.

Cuí­den­se mu­cho, qué­den­se en ca­sa, si tie­nen la opor­tu­ni­dad de dia­rio to­mar vi­ta­mi­na C, há­gan­lo. Yo veo dia­rio a una chi­ca de Milenio, Azu­ce­na Ures­ti, hay que es­tar al pen­dien­te de las no­ti­cias se­rias y ob­je­ti­vas.

Co­mo di­cen los ex­per­tos, una nue­va nor­ma­li­dad, pe­ro de­be­mos te­ner pa­cien­cia, ven­drán co­sas me­jo­res. Yo con­fío mu­cho en que es­to nos va a for­ta­le­cer co­mo país, va­mos a to­mar lo me­jor de es­to. Apro­ve­cho la oca­sión pa­ra man­dar­les con­do­len­cias a to­da la gen­te que ha per­di­do a un fa­mi­liar, un ami­go, un ser que­ri­do. Es una si­tua­ción di­fí­cil com­pli­ca­da pe­ro pri­me­ro Dios va­mos a sa­lir ade­lan­te to­dos.

ES­PE­CIAL

Una de sus prin­ci­pa­les dis­trac­cio­nes es ju­gar con sus mas­co­tas.

Sus­pe­lí­cu­las fa­vo­ri­tas Rocky II y Ca­rros de Fuego

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.