MIL­TON GLASER

UN DISEÑADOR IN­CAN­SA­BLE

Milenio Edo de México - - Portada - ANDREA SERDIO FOTO: MICHAEL SOMOROFF

El día que cum­plió 90 años, Mil­ton Glaser re­ci­bió en su es­tu­dio de Nue­va York al re­por­te­ro ita­liano Fi­lip­po Bru­na­mon­ti, del pe­rió­di­co LaRe­pub

bli­ca. Co­mo era ha­bi­tual, el diseñador se en­con­tra­ba con­cen­tra­do en un nue­vo pro­yec­to: “Sin tra­ba­jo, mi vi­da no tie­ne sen­ti­do”, con­fe­só en el cur­so de ese en­cuen­tro me­mo­ra­ble, di­ver­ti­do, alec­cio­na­dor, lleno de sa­bi­du­ría.

Glaser, na­ci­do el 26 de ju­nio de 1929 en el Bronx, en una fa­mi­lia de in­mi­gran­tes ju­díos de ori­gen hún­ga­ro, es au­tor de uno de los sím­bo­los más re­co­no­ci­dos de nues­tra épo­ca: un co­ra­zón en me­dio de las le­tras “I” y “NY”. Lo di­bu­jó una no­che de 1977 en el asien­to tra­se­ro de un ta­xi en el que via­ja­ba con la que fue su es­po­sa du­ran­te 63 años, la fo­tó­gra­fa Shir­ley Gir­ton.

Era una épo­ca di­fí­cil pa­ra la ciu­dad, in­mer­sa en la vio­len­cia y la in­se­gu­ri­dad, con ba­la­ce­ras y apa­go­nes cons­tan­tes, con ba­su­ra por to­das par­tes. Glaser re­cuer­da: “Te­nía cra­yo­nes ro­jos en la mano y una ho­ja de pa­pel. El amor es un len­gua­je uni­ver­sal, to­dos lo en­tien­den”. Ac­tual­men­te el ori­gi­nal de ese di­bu­jo, he­cho so­bre una ser­vi­lle­ta de pa­pel, for­ma par­te de la colección per­ma­nen­te del Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Nue­va York. Mo­di­fi­có el di­se­ño en 2001, tras los ataques del 11- S a las To­rres Ge­me­las, agre­gan­do una pe­que­ña man­cha os­cu­ra en el co­ra­zón y las pa­la­bras “Mo­re Than Ever” (Más que nun­ca). En ese mo­men­to, afir­mó Glaser, la ciu­dad vol­vió a unir­se.

Or­gu­llo­so de su ofi­cio, Mil­ton Glaser re­ci­bió a Bru­na­mon­ti con las si­guien­tes pa­la­bras: “Llá­ma­me Diseñador. De ape­lli­do: Lo que sea”. Ac­tual­men­te es una le­yen­da en el mun­do del di­se­ño. Fue fun­da­dor del Ne­wYor­kMa­ga­zi­ne y TheUn­der­groun­dGour­met. Di­se­ñó pe­rió­di­cos co­mo TheWas­hing­to­nPost y creó imá­ge­nes im­bo­rra­bles, co­mo aque­lla si­lue­ta de Bob Dy­lan de per­fil con el pe­lo al­bo­ro­ta­do co­mo ca­lei­dos­co­pio, fra­gua­da en el es­plen­dor de los psi­co­dé­li­cos años se­sen­ta.

Con pro­fun­da con­vic­ción cí­vi­ca, Glaser em­pleó su ta­len­to pa­ra opo­ner­se a la elec­ción de Trump, y en uno de los ta­ble­ros de su es­tu­dio se leía la fra­se: “Vo­tar es exis­tir”. Tal vez por­que siem­pre fue ca­paz de to­mar de­ci­sio­nes pa­ra pre­ser­var lo que él con­si­de­ra­ba el bien más va­lio­so: la libertad, afir­ma­ba que pa­ra con­se­guir­la era pre­ci­so “ser­te fiel a ti mis­mo”.

Cuan­do el re­por­te­ro de LaRe­pub­bli­ca le pre­gun­tó so­bre el ILo­veNY, Glaser res­pon­dió: “Hoy, no sé qué que­da de ese co­ra­zón”. Por­que la ciu­dad ha si­do to­ma­da por la in­dus­tria in­mo­bi­lia­ria, que crea com­ple­jos enor­mes so­lo ac­ce­si­bles pa­ra unos cuan­tos. “Los mi­llo­na­rios que vi­ven allí no tie­nen idea de lo que es vi­vir fue­ra. Vi­ven fe­li­ces en sus re­cin­tos lu­jo­sos. Pe­ro cuan­do en Chel­sea un mag­na­te com­pró una ca­sa del si­glo XIX y qui­so agran­dar­la co­mo un yo-yo, la co­mu­ni­dad se opu­so y lo­gró blo­quear­lo, pro­te­gien­do su ve­cin­da­rio y su historia. Nue­va York to­da­vía sa­be có­mo ha­cer­se oír”, con­cluía sa­tis­fe­cho. A Glaser le gus­ta­ba la ciu­dad cuan­do era más eco­nó­mi­ca, cuan­do sus ami­gos del Lo­wer East Si­de pa­ga­ban sie­te dó­la­res de al­qui­ler al mes. Pe­ro se vol­vió inac­ce­si­ble y el pre­fi­rió ir­se a vi­vir a Woods­tock. “Al cam­po, al es­pa­cio in­fi­ni­to. Ahí es don­de re­gre­so, jun­to con mi es­po­sa, des­pués del ho­ra­rio de ofi­ci­na”.

Pe­ga­do en la puer­ta, a un la­do del es­cri­to­rio de Glaser, re­cuer­da Bru­na­mon­ti, ha­bía un car

tel con la le­yen­da: “El ar­te es tra­ba­jo”. “Es mi le­ma –apun­tó el diseñador– des­de los días de Push Pin, el es­tu­dio de di­se­ño gráfico que fun­dé en 1954 jun­to con Sey­mour Ch­wast y Ed­ward So­rel. Sin tra­ba­jo, mi vi­da no tie­ne sen­ti­do”. Su es­tu­dio ha­bía es­ta­do en el pi­so trein­ta y dos des­de 1965. “En el de arri­ba, con Clay Fel­ker, co­men­cé Ne­wYor­kMa­ga­zi­ne”, re­me­mo­ró el día de su cum­plea­ños 90.

Co­mo diseñador, Glaser se de­cla­ra­ba “hi­jo tor­ci­do del mo­der­nis­mo” y de­cía que no po­día evi­tar ins­pi­rar­se en el art­nou­veau, el se­ce­sio­nis­mo vie­nés, el re­na­ci­mien­to y los uten­si­lios afri­ca­nos. “Mi san­gre es ju­día: un erra­bun­do co­mo yo, siem­pre es­tá bus­can­do es­ti­los que no son su­yos”, ex­pli­ca­ba con hu­mor.

Cuan­do el pe­rio­dis­ta ita­liano le pre­gun­tó qué tan im­por­tan­te era pa­ra él el di­ne­ro, Glaser res­pon­dió: “Ha­ce tiem­po leí en un pe­rió­di­co la historia de Pe­ter Max, ar­tis­ta que una vez tra­ba­jó en mi es­tu­dio. Su es­po­sa se sui­ci­dó de­bi­do a una dispu­ta fa­mi­liar por sus obras. Re­cuer­do que cuan­do rom­pí re­la­cio­nes con él, co­men­zó a imi­tar lo que yo ha­bía he­cho, incluidos los co­lo­res ca­lei­dos­có­pi­cos que usé pa­ra los Grea­test

Hits de Bob Dy­lan en el 67, la si­lue­ta, el ca­be­llo le­van­tán­do­se en on­das. Un riff ins­pi­ra­do en un au­to­rre­tra­to de Mar­cel Du­champ, ilu­mi­na­do con ar­te per­sa. Pe­ter ga­nó mi­llo­nes. Yo, con Bob Dy­lan, en ese mo­men­to no ga­né di­ne­ro. Aho­ra Pe­ter su­fre de una for­ma de de­men­cia que no le per­mi­te tra­ba­jar so­lo; pa­re­ce que lo con­ven­cie­ron de po­ner su fir­ma en di­bu­jos de otros ar­tis­tas. Mo­ra­le­ja: su sed de di­ne­ro lo lle­vó di­rec­ta­men­te al in­fierno”.

De su épo­ca de es­tu­dian­te en Bo­lo­nia, Italia, re­cor­dó su en­cuen­tro con Gior­gio Mo­ran­di: “Me ha­bló del ar­te sin ha­blar nun­ca del ar­te. Es­ta fue su for­ta­le­za. In­me­dia­ta­men­te sen­tías que pa­ra Mo­ran­di el ar­te era la vi­da. Su de­di­ca­ción a la pin­tu­ra es la ra­zón por la que yo si­go aquí a la edad de no­ven­ta años”.

Glaser no tu­vo hi­jos, pe­ro sí mi­les de dis­cí­pu­los dis­per­sos por el mun­do. Has­ta sus úl­ti­mos días con­ti­nuó di­se­ñan­do, di­bu­jan­do, re­cor­dan­do las pa­la­bras de su ma­dre: “Ella me di­jo que yo po­día ha­cer­lo todo: te­nía ra­zón”.

AP

En 2009 el ar­tis­ta re­ci­bió la Me­da­lla Na­cio­nal de las Ar­tes de ma­nos del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma. Fue el pri­mer diseñador en ob­te­ner­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.