MILENIO A FON­DO NDO “Sin pa­tro­ci­nios, nios, a rein­ven­tar la a in­dus­tria run­ner” nner”

Milenio Edo de México - - Portada - ARLETTE LÓ­PEZ TRU­JI­LLO Fa­cul­tad de Es­tu­dio­sSu­pe­rio­res Iz­ta­ca­la UNAM

Una char­la con Frank Es­tra­da

Ca­mi­nas

por la ca­lle en un día muy so­lea­do de pron­to vi­sua­li­zas la som­bra que ge­ne­ra un ár­bol y un edi­fi­cio ¿ba­jo cuál de las dos eli­ges es­tar? Cla­ro que ba­jo el ár­bol, por ser más fres­co ¿ver­dad? Pues es­ta sen­sa­ción se ex­pli­ca, si pen­sa­mos, que el ár­bol es un ser vi­vo que trans­pi­ra agua, así en­tre otras co­sas se re­fres­ca y ba­ja la tem­pe­ra­tu­ra a sus al­re­de­do­res. Pa­ra com­pro­bar­lo en la Uni­ver­si­dad de Wins­con­sin se hi­cie­ron me­di­cio­nes en ciu­da­des con zo­nas ar­bo­la­das o sin ellas en­con­tran­do que la tem­pe­ra­tu­ra en las ar­bo­la­das ba­ja­ba en­tre tres y cin­co gra­dos de­pen­dien­do de la den­si­dad de ár­bo­les. Bue­na no­ti­cia pa­ra las ciu­da­des que ca­da vez es­tán más as­fal­ta­das y por con­se­cuen­cia ca­lien­tes.

Exis­ten en es­te ago­bia­do pla­ne­ta más de 60 mil es­pe­cies co­no­ci­das de ár­bo­les se­gún es­ti­ma­ción de Bo­ta­nic Gar­dens Con­ser­va­tion In­ter­na­tio­nal (BGCI), que sir­ven de ho­gar a otras es­pe­cies, cap­tan car­bono, re­gu­lan la tem­pe­ra­tu­ra, in­ci­den en el ci­clo del agua, evi­tan la ero­sión, y mil be­ne­fi­cios que es­tos ge­ne­ro­sos gi­gan­tes en al­gu­nos casos, co­mo las se­cuo­yas de más de 100 me­tros de al­tu­ra o pe­que­ños de dos me­tros son par­te fun­da­men­tal pa­ra que la vi­da exis­ta.

El ár­bol Tam­bién for­ma par­te de nues­tras creen­cias, sim­bo­lis­mos, his­to­rias, re­li­gio­si­dad, co­mo el Ár­bol del bien y del mal, que el con­su­mo de sus fru­tos lle­vó al pe­ca­do ori­gi­nal, o los ár­bo­les ha­bi­ta­dos por los es­pí­ri­tus an­ces­tra­les de ha­bi­tan­tes de Ma­da­gas­car.

En nues­tro país los ár­bo­les es­tán aso­cia­dos a cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas y cul­tu­ra­les co­mo los cen­te­na­rios ahuehue­tes plan­ta­dos por Ne­zahual­có­yotl; el ár­bol de la No­che Tris­te, pe­ro tris­te pa­ra Cor­tés, don­de se su­po­ne llo­ró por la de­rro­ta que su­frió fren­te al ejér­ci­to me­xi­ca; el mi­le­na­rio ár­bol del Tu­le en Oa­xa­ca, que se cal­cu­la pe­sa más de 600 toneladas, tie­ne 2000 años de an­ti­güe­dad y un tron­co de 15 me­tros de diá­me­tro, se di­ce que fue plan­ta­do por un sa­cer­do­te del Dios del Vien­to, Ehe­catl, en un lu­gar sa­gra­do.

En To­lu­ca te­ne­mos el ár­bol de las ma­ni­tas o mac­pal­xó­chitl, re­gis­tra­do en el Có­di­ce De la Cruz Ba­diano (1552) co­mo cu­ra­ti­vo. Es­te her­mo­so ár­bol con sus flo­res ro­jas de cin­co es­tam­bres uni­dos se­me­jan una mano. Es di­fí­cil su pro­pa­ga­ción y a la fe­cha se lo

exis­ten­cia._ ca­li­za en la co­lo­nia Lo­mas Al­tas, sien­do re­pre­sen­tan­te úni­co en su gé­ne­ro. Re­cién ce­le­bra­mos el Día mun­dial del Ár­bol; in­ten­te­mos plan­tar mu­chos ár­bo­les, se­ría el me­jor ho­me­na­je y la ma­yor ga­ran­tía pa­ra nues­tra

In­ten­te­mos plan­tar mu­chos, se­ría el me­jor ho­me­na­je

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.