Charlize Theron “Me gus­ta sor­pren­der­me a mí mis­ma”

La ga­na­do­ra del Oscar pla­ti­có con M2 so­bre su ca­pa­ci­dad de trans­for­mar­se y la tris­te­za de ver lo po­co que apren­de­mos con el tiem­po, co­mo mues­tra la pe­lí­cu­la de Net­flix La­vie­ja guar­dia, en la que in­ter­pre­ta a una mer­ce­na­ria in­mor­tal

Milenio Edo de México - - M2 ¡hey! - SU­SA­NA MOSCATEL

En es­tos tiem­pos de pan­de­mia, pe­ro tam­bién de gran desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, la ima­gen de Charlize Theron apa­re­ció en mi compu­tado­ra. Re­ci­bí su sa­lu­do, ama­ble y ri­sue­ño, y co­men­za­mos a pla­ti­car so­bre su nue­va pe­lí­cu­la y las sor­pren­den­tes trans­for­ma­cio­nes que ha su­fri­do en la pan­ta­lla, de­pen­dien­do del per­so­na­je que de­ba in­ter­pre­tar, tan con­tras­tan­tes co­mo la ator­men­ta­da Ai­leen “Lee” Wuor­nos de Mons­ter y la des­lum­bran­te Lo­rrai­ne Brough­ton de La­ru­biaa­tó­mi­ca.

Des­de Ela­bo­ga­do­del­dia­blo

he­mos vis­to mu­chos cam­bios en ti, el más re­cien­te co­mo Megyn Kelly en Bombs

hell. ¿ De dón­de vie­ne esa ca­pa­ci­dad ca­ma­leó­ni­ca que te ca­rac­te­ri­za?

To­mo es­to co­mo un cum­pli­do. Creo que to­dos los ac­to­res, la ma­yo­ría al me­nos, siem­pre bus­can ser ver­sá­ti­les. Sé que pa­ra mí hay un gran re­to en no sen­tir que es­tas re­gur­gi­tan­do la mis­ma co­mi­da ca­da vez. Que hay un ele­men­to de sor­pre­sa. Y no es so­lo pa­ra quien me ve, es pa­ra mí mis­ma, en cier­ta for­ma has­ta egoís­ta. Me gus­ta sor­pren­der­me a mí mis­ma. Quie­ro po­der en­fren­tar­me a co­sas que no sien­ta que pue­do ha­cer con los ojos ce­rra­dos. Ese re­to siem­pre ha si­do lo que más me im­pul­sa. Así que cuan­do en­cuen­tro esos per­so­na­jes e his­to­rias sien­to que: a) va­len la pe­na ser con­ta­das y b) re­sul­tan emo­cio­nan­tes pa­ra ex­plo­rar a ni­vel hu­mano. Eso es lo que más me emo­cio­na.

Aho­ra, el he­cho de cam­biar mi cuer­po o mi look, mu­cho de eso lo apren­dí en mi ca­rre­ra co­mo bai­la­ri­na. El ni­vel de go­zo que yo sa­co de eso me da un sen­ti­do de libertad pa­ra in­ter­pre­tar los per­so­na­jes sin sen­tir que soy un pe­so muer­to so­bre mí mis­ma. Hay mo­men­tos en los que quie­ro ha­bi­tar no so­lo el in­te­rior (de los per­so­na­jes), sino su ex­te­rior. Soy una de esas ac­tri­ces que, pa­ra dar­le vi­da a un per­so­na­je, en­cuen­tra gran ayu­da en pa­sar tam­bién por una trans­for­ma­ción fí­si­ca.

Cuan­do a los per­so­na­jes de La

vie­ja­guar­dia les pre­gun­tan si son bue­nos o ma­los, su res­pues­ta es: “de­pen­dien­do del mo­men­to his­tó­ri­co”. ¿Qué tan­to te iden­ti­fi­cas con esa fra­se?

Me iden­ti­fi­co mu­cho. Creo que ser hu­mano es muy com­pli­ca­do y com­ple­jo. Y que nos in­tri­gan los per­so­na­jes y las his­to­rias cuan­do po­de­mos ex­plo­rar todo el des­or­den que ge­ne­ra­mos. Fue muy in­tere­san­te ex­plo­rar la idea de que so­lo la gen­te bue­na ha­ce el bien y que los de­más son in­ca­pa­ces de evo­lu­cio­nar. Ima­gí­na­te, te­ner la opor­tu­ni­dad de ver atrás y dar­te cuen­ta de que es­tu­vis­te en el la­do equi­vo­ca­do o en el la­do co­rrec­to de la historia de la hu­ma­ni­dad. Nues­tros per­so­na­jes se la pa­san vi­vien­do eso, una y otra vez, pe­ro hay un mo­men­to muy lin­do don­de dos de los per­so­na­jes, quie­nes es­tán en una re­la­ción, an­tes eran enemi­gos y se ma­ta­ban una y otra vez por una gue­rra re­li­gio­sa. Esas son co­sas que en­fren­ta­mos aún hoy en día. Cuan­do bus­cas el bien, tie­nes que en­ten­der que no to­dos

“So­lo tra­ba­jo con las per­so­nas que me re­ten y de las que ver­da­de­ra­men­te pue­da apren­der”

“Quie­ro en­fren­tar­me a co­sas que no sien­ta que pue­do ha­cer con los ojos ce­rra­dos”

lo va­mos a ver de la mis­ma ma­ne­ra. Y la cues­tión no es si to­dos va­mos a “ha­cer lo co­rrec­to”, sino que si so­mos ca­pa­ces de cam­biar y even­tual­men­te ser me­jo­res.

Há­bla­me so­bre tu per­so­na­je, An­dro­ma­che de Syt­hia (o Andy), quien tie­ne que mo­rir una y otra vez en ba­ta­llas tan di­ver­sas co­mo las cul­tu­ras que exis­ten o han exis­ti­do en la Tie­rra.

La cin­ta tra­ta de cu­brir va­rios cues­tio­na­mien­tos te­má­ti­cos res­pec­to a la hu­ma­ni­dad, pe­ro tam­bién a la fal­ta de la ella. Nues­tro equi­po se en­cuen­tra en un mo­men­to en el que es­tán con­tem­plan­do a dón­de los han lle­va­do sus ac­cio­nes. Andy lle­va aquí unos seis mil años, así que ha vis­to mu­chos de los da­ños que ha he­cho la hu­ma­ni­dad. Se pre­gun­ta: ¿Por qué ha­ce­mos es­to, si na­da cam­bia con el tiem­po? La gen­te pue­de iden­ti­fi­car­se con lo ago­ta­dor que re­sul­ta ver a la historia re­pe­tir­se una y otra vez, sin ver el fi­nal.

¿Qué te de­ci­dió a par­ti­ci­par en es­ta pro­duc­ción de Net­flix, pro­ta­go­ni­za­da por dos mu­je­res, tú y KiKi Lay­ne, y di­ri­gi­da por otra mu­jer (Gi­na Prin­ceByt­he­wood)?

Quie­ro tra­ba­jar so­lo con la gen­te con la que de­seo. Ha­cer una cin­ta es un tra­ba­jo muy te­dio­so, en el que tie­nes que pa­sar mu­cho tiem­po con las mis­mas per­so­nas, así que des­de ha­ce una dé­ca­da so­lo tra­ba­jo con aque­llas que me re­ten y de las que ver­da­de­ra­men­te pue­da apren­der. Siem­pre es­toy bus­can­do gen­te que me ha­ga cons­cien­te de co­sas que no sa­bía. De eso se ha tra­ta­do mi ca­rre­ra.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.