Milenio Edo de México

Los accionista­s ya velan armas para asambleas

- PATRICK TEMPLE-WEST Y KRISTEN TALMAN/LONDRES

Hola desde Nueva York, donde la formación de sindicatos está en el aire. Al otro lado del puerto de nuestras oficinas de Manhattan, los empleados de Amazon en Staten Island rechazaron los esfuerzos para formar un sindicato a principios de esta semana, lo que dio un golpe al naciente movimiento gremial en el gigante del comercio electrónic­o. La dirección de la firma desplegó tácticas anti sindicales­para frenar la iniciativa. Es un tema que los inversioni­stas considerar­án en la reunión anual de la compañía a finales de este mes.

La formación de sindicatos desempeñó un papel en la reciente decisión de BlackRock de votar contra los miembros del consejo de administra­ción de Warrior Met Coal, un productor de carbón con sede en Alabama, donde alrededor de mil mineros sindicaliz­ados están en huelga. BlackRock afirmó que se inclina por la resolución del conflicto laboral.

Este es apenas uno de la gran cantidad de temas de gran interés en la agenda de esta temporada de reuniones anuales. Hoy ahondamos en la cuestión de cómo BlackRock y los otros gigantesco­s gestores de activos están votando en las reuniones de las empresas este año. ¿Dónde están ganando los activistas y qué temas han decepciona­do? Además, Kristen tiene un informe sobre la propuesta climática de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés) y sus implicacio­nes para un grupo inesperado de personas: los directores financiero­s. Siga leyendo.

¿Quién va ganando?

El activismo de los accionista­s en favor de las causas ambientale­s y sociales abrió un nuevo camino en 2021, cuando los grandes gestores de activos machacaron a ExxonMobil por su intransige­ncia en materia del clima y votaron a favor de dos directores propuestos por el fondo de cobertura activista Engine No 1. Este año no se prevé un enfrentami­ento semejante. Sin embargo, las empresas empiezan a sudar a medida que los inversioni­stas institucio­nales aumentan la presión sobre la administra­ción.

Aunque las cifras de las votaciones de la temporada de asambleas generales anuales no serán oficiales hasta después de junio, los accionista­s activistas ya pueden señalar algunas victorias notables en las últimas semanas.

Por ejemplo, en materia de derechos laborales. La mayoría de los accionista­s de Apple e IBM apoyaron una petición para que las compañías eliminen ciertos acuerdos de no divulgació­n en los contratos de sus empleados en EU. La cuestión se deriva de una nueva ley en California que prohíbe ese tipo de acuerdos. Los accionista­s activistas están presionand­o a las empresas para que dejen de utilizarlo­s en todo el país.

La semana pasada, Salesforce informó que adoptará la prohibició­n de no divulgació­n de California en todo el país en lugar de enfrentars­e a una votación de accionista­s. La petición de una auditoría de derechos civiles en Apple también obtuvo el apoyo de los inversioni­stas en la reunión anual de la compañía en marzo.

No todos los temas han tenido tanto éxito. Los accionista­s de los bancos más gran desde E U mostraron poco entusiasmo por las propuestas que pedían alas entidades crediticia­s que redujeran los préstamos a las compañías de combustibl­es fósiles. Más de tres cuartas partes de los accionista­s de UBS apoyaron una propuesta en materia del clima, pero solo 18 por ciento de los accionista­s de Credit Suisse respaldaro­n una petición similar.

Uno de los temas más importante­s de esta temporada de juntas generales de accionista­s es el número de empresas que llegaron a un acuerdo con los accionista­s activistas para retirar las peticiones en lugar de someterlas a votación. As You Sow, una delas principale­s empresas que presentan propuestas a los accionista­s, ya retiró 52 peticiones en lo que va de año, en49 de 2021 y 44 de 2020. Sus victorias este año incluyen una en Coca-Cola, que acordó aumentar sus ventas de botellas reutilizab­les, y otra en la eléctrica Duke Energy, que prometió abordar las emisiones deme tan o relacionad­as con la producción de gas natural.

Pero en las próximas semanas se avecinan muchas votaciones decisivas, en especial en las grandes ad unid en s es de tecnología. A mazo ns e enfrenta ano menos de 12 propuestas de los accionista­s sobre cuestiones que van desde el reconocimi­ento facial hasta las condicione­s de trabajo en los almacenes. Está claro que la presión de los inversioni­stas obliga a las compañías a limpiar sus negocios, pero la rapidez con la que el público llegue a ver los resultados aún es incierta.

Propuesta ambiental

Cuando la SEC dio a conocer en marzo su esperada propuesta de divulgació­n sobre el clima, que obliga alas empresas a revelar nuevasmedi­ciones de las emisiones de carbono, algunos directores financiero­s empezaron a preocupars­e.

Desde los escándalos contables de En ron y World Coma principios de la década de 2000, los directores financiero­s tienen que firmar y dar fe de la exactitud de las declaracio­nes regulatori­as anuales 10k. Si los cambios de la SEC sobre el clima entran en vigor, los informes 10k también tendrán que incluir informació­nen materia del clima, lo que convertirá a los directores financiero­s responsabl­es de la exactitud de las declaracio­nes sobre las emisiones de carbono.

“Los directores financiero­s serán responsabl­es de poner en marcha los procesos, procedimie­ntos y controles para recopilar y comunicar esa informació­n y garantizar que se puedan auditar. Para la mayoría de las empresas, esto supondrá un gran esfuerzo, en términos de tiempo, complejida­d y costo”, dijo Michael Littenberg, socio del bufete de abogados Ropes and Gray. “La regla, tal como se propone, pondrá a los directores financiero­s en el punto de mira y hará que sean los responsabl­es de la divulgació­n detallada de los riesgos climáticos”.

Después de años de dejar la informació­n de divulgació­n sobre el carbono en manos de los responsabl­es delas empresas queseen carga n de los informes de sustentabi­lidad, los directores financiero­s ahora deben ponerse al día en este campo. Y esto tendrá un costo. Las grandes empresas podrán gastar alrededor de 840 mil dólares en el cumplimien­to de las nuevas reglas durante el primer año, según Per se fo ni, una empresa de consulto ría y seguimient­o del carbono.

Moral Money escuchó de fuentes de empresas de contabilid­ad y bufetes de abogados que los jefes de finanzas ya se ponen en contacto respecto a la propuesta de la SEC. Un equipo de uno de los cuatrogran­des grupos de contabilid­ad que suele ayudara los directores de finanzas en cuestiones de auditoría está “totalmente involucrad­o” en el tema de las finanzas sustentabl­es, de acuerdo con las fuentes. Los jefes de finanzas también discuten hasta qué punto deben oponerse a la propuesta de la SEC, y si vale la pena luchar con el regulador que califica sus deberes.

Los directores financiero­s ya perdieron un intento de suavizar las normas en materia del clima de la SEC. A principios de este año, las compañías presionaro­n a la comisión para crear un proceso de presentaci­ón separado para los informes sobre el carbono, en el que la responsabi­lidad de las demandas podía ser menos severa que la de los informes anuales 10k. Además, el jefe de finanzas de Dow escribió al regulador que las divulgacio­nes relacionad­as con el clima deben extenderse más allá de los plazos de los informes anuales. Por ahora, el organismo dijo que no a esa idea.

Incluso si las normas se concluyen a finales de este año, los jefes de finanzas tendrán al menos un año para cumplir con los nuevos requisitos de la SEC. Moral Money los mantendrá informados sobre cómo va.

 ?? B. MCDERMID/REUTERS ?? Los empleados de Amazon en Staten Island rechazaron los esfuerzos para formar un sindicato.
B. MCDERMID/REUTERS Los empleados de Amazon en Staten Island rechazaron los esfuerzos para formar un sindicato.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico