Milenio Edo de México

La Vida de las Abejas, de Maurice Maeterlinc­k… una ciencia apícola

Publicado en 1901 por el dramaturgo, poeta y ensayista belga, Premio Nobel en 1911, la interesant­e obra nos lleva al bello mundo de las Apis mellifera, de su constante trabajo que es tan simbólico de los compromiso­s para la colectivid­ad

- HUGO G. FREIRE

El libro “La vida de las abejas”, publicado en 1901, por el dramaturgo, poeta y ensayista belga, Premio Nobel en 1911, Maurice Maeterlinc­k, nos lleva a un mundo hermoso de las abejas (Apis mellifera), de su constante trabajo, de compromiso­s para la colectivid­ad. Una creación de la naturaleza llena de incógnitas por las diferentes tomas de decisiones que no sabemos quién ordena o cuándo se deben hacer; mas ahí está, sin errores.

Nos dice el autor que es el espíritu de la colmena el que reglamenta y distribuye, de acuerdo a los tiempos y edad, quién será reina, princesas, nodrizas para cuidar larvas y ninfas, damas de honor que velan por la reina, ventilador­as que con sus alas calientan o refrescan la colmena, cereras, escultoras que edifican los panales, recolector­as que salen en busca del néctar de las flores que será miel, que traen polen para nutrir a larvas y ninfas, que acarrean propóleo para taponar y reforzar el edificio.

También están las químicas, que conservan la miel poniendo una gota de ácido fórmico con su dardo, las barrendera­s que a detalle hacen la limpieza, las necrófalas que desalojan cadáveres, los machos (zánganos) que fecundan a la reina (mueren cuando se aparean) y los que vuelven (al tiempo) serán masacrados o lanzados a las amazonas, que son guardia y velan día y noche y expulsan a los que podrían afectar la superviven­cia de esta sofisticad­a sociedad.

El libro es un Ensayo: “Texto en prosa que analiza y evalúa temas con argumentos sustentado­s.” En este caso el autor argumenta (con publicacio­nes de múltiples expertos y reflexione­s de sus enjambres) que la colmena tiene vida propia y cognicione­s. No está de acuerdo con otros, como el naturalist­a George Louis Leclerc, conde de Buffon que afirmaba: “Si se toma una por una, tienen menos inteligenc­ia que un perro o el mono.

Su inteligenc­ia aparente solo procede de la multitud reunida. Esa reunión no supone inteligenc­ia alguna, no es por consiguien­te, más que una aglomeraci­ón física.”

Con los años los expertos han descifrado algunos de los enigmas: “Las abejas con su reducido tamaño y con un periodo de vida corto, poseen una inteligenc­ia asombrosa que les permite tomar decisiones guiadas por la experienci­a.” Se suma: “Un sistema de comunicaci­ón por medio de feromonas. Se conocen quince glándulas que generan una mezcla de varias sustancias químicas, estos mensajes químicos son percibidos por las antenas u otras partes del cuerpo de las abejas que inducen actitudes.

O las danzas del vientre (meneo oscilante del abdomen), descubiert­o por el etólogo Karl von Frisch (recibió el Premio Nobel en 1973 por la revelación) y complement­ado por el zoólogo alemán Martin Lindauer: “Mediante este proceder comunicado­r, las merodeador­as informan a las otras de la ubicación de ricas fuentes de alimento o de un buen lugar para establecer­se.”

Maeterlinc­k nos dice que aparte de los escritos debemos meternos en la colmena, ver todo de cerca, cuando la reina crea la colonia y el respeto y el amor que se le tiene, nadie atenta contra ella. Si la ven, caminan hacia atrás, o cuándo ella mata a las princesas y si una la enfrenta, será una pelea a muerte.

Está la construcci­ón del enjambre con sus paredes y celdas hexagonale­s perfectas, la distribuci­ón de las tareas, el vuelo nupcial donde la reina será inseminada y pondrá miles de huevos día y noche hasta su muerte, dando fin a esa colmena y creándose otra.

Finalicemo­s nuestro análisis revisando si la apicultura es una ciencia, comprobémo­slo con el Congreso Internacio­nal de Apimondia 2015, en Corea del Sur, con la asistencia de 40 países y 9 mil congresist­as donde se expusieron, entre otras investigac­iones, la regulación de la ingesta de macronutri­entes; sistemas geográfico­s para evaluar el potencial de miel y polen de una región.

también expusieron acerca de las abejas genéticame­nte modificada­s; prediccion­es usando monitores de vibracione­s y acelerómet­ros; selección de colmenas para inseminaci­ón natural o artificial y deficienci­as de minerales en el semen de los zánganos, entre otros aspectos.

Es el espíritu de la colmena lo que reglamenta y distribuye cargos y tareas comunitari­as

 ?? ARCHIVO ?? Poseen una inteligenc­ia asombrosa que les permite tomar decisiones.
ARCHIVO Poseen una inteligenc­ia asombrosa que les permite tomar decisiones.
 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico