Las pal­mas, las ore­jas y el ra­bo

Milenio Hidalgo - - Al Frente - PO­LÍ­TI­CA CERO JAI­RO CA­LIX­TO AL­BA­RRÁN jai­ro.ca­lix­to@mi­le­nio.com o www.twit­ter.com/jai­ro­ca­lix­to

No cual­quie­ra es trans­for­mer. Se re­quie­re un es­pí­ri­tu muy dúc­til y ma­lea­ble pa­ra adap­tar­se a los ca­mi­nos de la vi­da, so­bre to­do cuan­do no son lo que uno pen­sa­ba.

Así, la cuar­ta trans­for­ma­ción ha em­pe­za­do a pro­du­cir muy lo­co­cho­nas me­ta­mor­fo­sis que no por ex­tra­ñas de­jan de ser alu­ci­nan­tes y ad­mi­ra­bles. Par­ti­dos po­lí­ti­cos a los que uno nun­ca hu­bie­ra ima­gi­na­do abo­gar por una “opo­si­ción res­pon­sa­ble”, so­bre to­do cuan­do de ma­ne­ra me­cá­ni­ca y tra­di­cio­nal ejer­cie­ron siem­pre su de­re­cho a ser una ma­yo­ría li­ber­ti­na e irres­pon­sa­ble. Al­tos per­so­na­jes de la opi­no­cra­cia con ad­je­ti­vos me­siá­ni­cos y tro­pi­ca­les a quie­nes se les ha co­no­ci­do muy con­ta­dos ejer­ci­cios crí­ti­cos con­tra el pria­nisno en turno y que aho­ra es­tán ad­mi­ra­ble­men­te con­ver­ti­dos en ému­los de Ma­nuel Buen­día y Fran­cis­co Zar­co. Se de­ben sen­tir un po­co ra­ros al es­tar juz­gan­do con ín­di­ce de fue­go al go­bierno por lle­gar, acos­tum­bra­dos co­mo es­ta­ban a aplau­dir to­do lo que ha­cía el pre­si­den­te, pe­ro con­ten­tos.

El me­jor mo­men­to fue cuan­do Leo Zuc­ker­mann, ese gran in­te­lec­tual na­da or­gás­mi­co, se­cun­da­do por El Güe­ro Cas­ta­ñe­da que se ve muy tran­qui­lo des­pués de la re­cia que le pu­sie­ron y le si­guen po­nien­do a su cam­peón, afir­ma con sor­na y cier­ta ra­zón que quie­nes no le rin­den culto a los gran­des mi­llo­ne­tas es por pu­ri­ti­to ar­dor y en­vi­dia. Y tie­ne to­da la ra­zón. Unas mi­ga­jas de la vi­da de pa­chás y mi­rre­yes cual­quie­ra las que­rría ahí na­da más pa­ra un fin de se­ma­na en un ex­clu­si­vo Spa & Re­sort de las Is­las Cai­mán. Sí, por su­pues­to, la his­to­ria de la lu­cha de cla­ses es por fal­ta de te­ra­pia de cho­que.

Lo que sí lla­ma la aten­ción es que aque­llos que se exi­gen el res­pe­to al ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je no quie­ren vi­vir fue­ra del pre­su­pues­to pa­ra no vi­vir en el error. Eso es­tá pa­dre, ren­dir­le culto a la glo­ba­li­za­ción y a la eco­no­mía de mer­ca­do, don­de no so­bre­vi­vi­rían ni diez mi­nu­tos, y se­guir pe­ga­dos a la ubre gu­ber­na­men­tal.

Es­tán co­mo Da­mián (¿De­mian?) Ze­pe­da que, co­mo era de es­pe­rar­se, aca­ba de con­tar la bo­ni­ta y ve­ro­sí­mil his­to­ria de que la de­rro­ta del PAN fue por la desunión en­tre los dis­tin­tos sec­to­res del par­ti­do y no por pen­de­jos, co­mo hoy hu­bie­ra pen­sa­do cual­quier trans­for­mer. Así, ale­gan­do con

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.