Fal­tas a la mo­ral

El pre­sen­ti­mien­to de un fu­tu­ro fin­ca­do en una Cons­ti­tu­ción mo­ral no de­ja en paz al po­bre mon­je; por eso lee y pre­gun­ta acer­ca de es­ta idea: ¿Cuá­les son sus be­ne­fi­cios o pe­li­gros? Al ama­ne­cer, es­cri­be la pre­gun­ta y la man­da con pa­lo­mas men­sa­je­ras a al­gu­nos

Milenio Hidalgo - - Política -

Por las no­ches, en su hu­mil­de cel­da, de hi­no­jos, el car­tu­jo ha­ce el re­cuen­to de sus pe­ca­dos: so­ber­bia, pe­re­za, ma­los pen­sa­mien­tos... Na­die lo obli­ga a es­te co­ti­diano ac­to de con­tri­ción, so­lo su fe en un Po­der Su­pe­rior. A na­die —has­ta aho­ra— le han im­por­ta­do sus des­li­ces mo­ra­les si no per­ju­di­can a otra per­so­na, aun­que pon­ga en ries­go la sal­va­ción de su pro­pia al­ma y es­cu­che ca­da vez más cer­ca y po­de­ro­so el cre­pi­tar del fue­go eterno.

Lec­cio­nes y dis­pa­ra­tes

El pre­sen­ti­mien­to de un fu­tu­ro fin­ca­do en una Cons­ti­tu­ción Mo­ral no de­ja en paz al po­bre mon­je; por eso lee y pre­gun­ta acer­ca de es­ta idea.

En el pe­rió­di­co El Uni­ver­sal, el miér­co­les 8 encontró la opi­nión de Ignacio Mo­ra­les Le­chu­ga, ex pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, quien plan­tea in­ci­si­vo: “No hay nor­ma sin san­ción, dice el ada­gio ju­rí­di­co. Y uno ima­gi­na que una Cons­ti­tu­ción mo­ral ten­drá ne­ce­si­dad de con­tar con el apo­yo de una Fis­ca­lía mo­ral de la Re­pú­bli­ca, de tri­bu­na­les es­pe­cia­les en la ma­te­ria e in­clu­so —por qué no— de una sa­la es­pe­cia­li­za­da pa­ra juz­gar des­de la Su­pre­ma Cor­te am­pa­ros por desobe­dien­cia mo­ral.

“¿Ha­brá jui­cios por no amar al pró­ji­mo lo su­fi­cien­te? (…) ¿Es­po­sas y es­po­sos fu­ri­bun­dos o llo­ro­sos acu­sa­rán a su cón­yu­ge de es­ca­so amor?”

Lue­go de la iro­nía y de una am­plia y lú­ci­da ex­po­si­ción so­bre la ma­te­ria, con­clu­ye: “Los go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos no tie­nen au­to­no­mía mo­ral. Pue­den im­pul­sar le­yes, pe­ro no crean sus pro­pios man­da­mien­tos mo­ra­les, no sin re­pe­tir trá­gi­cas his­to­rias y lec­cio­nes du­ra­men­te vi­vi­das el si­glo pa­sa­do”.

El mis­mo día en MI­LE­NIO, el es­cri­tor, pe­rio­dis­ta y edi­tor Ra­fael Pé­rez Gay di­jo de ma­ne­ra cla­ra y ro­tun­da: “El an­te­pro­yec­to de una cons­ti­tu­ción mo­ral es el ma­yor dis­pa­ra­te que yo le ha­ya oí­do al Pre­si­den­te elec­to. Un dis­pa­ra­te pe­li­gro­so cu­yo fin es la in­to­le­ran­cia. Yo di­ría: que ca­da quien vi­va co­mo le dé su re­ga­la­da ga­na, si no co­me­te de­li­to al­guno, y que na­die le obli­gue a vi­vir co­mo los de­más”.

La li­ber­tad de ele­gir

En el des­ve­lo, el co­fra­de se in­te­rro­ga: ¿Cuá­les son los be­ne­fi­cios o pe­li­gros de una Cons­ti­tu­ción mo­ral? Al ama­ne­cer, es­cri­be la pre­gun­ta y la man­da con pa­lo­mas men­sa­je­ras a al­gu­nos ami­gos. Las res­pues­tas no tar­dan en lle­gar. Fanny del Río, au­to­ra de La ver­da­de­ra

his­to­ria de Ma­lin­che, co­men­ta: “No veo be­ne­fi­cio al­guno en pro­mul­gar una Cons­ti­tu­ción mo­ral: la con­duc­ta éti­ca de un in­di­vi­duo, una co­mu­ni­dad o un pue­blo no se ob­tie­ne por de­cre­to. Qué es lo mo­ral se apren­de du­ran­te la in­fan­cia y qui­zá el pri­mer atis­bo de ma­du­rez sea com­pren­der que te­ne­mos la al­ter­na­ti­va de ha­cer lo opues­to: pa­sa­re­mos el res­to de nues­tra vi­da ejer­cien­do la li­ber­tad de ele­gir. Co­mo el amor, lo éti­co es pro­duc­to de la li­ber­tad. Cual­quier so­cie­dad que sue­ña con im­po­ner una con­duc­ta mo­ral a sus ciu­da­da­nos co­rre el ries­go de en­gen­drar mons­truos co­mo el ‘in­co­rrup­ti­ble’ Ro­bes­pie­rre de la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa”. Luis Xa­vier Ló­pez-Far­jeat, au­tor de Teo­rías aris­to­té­li­cas del dis­cur­so, res­pon­de: “Veo con bue­nos ojos la con­vo­ca­to­ria a un en­cuen­tro en don­de los di­ver­sos sec­to­res de la so­cie­dad pue­dan dia­lo­gar y dis­cu­tir dis­tin­tos te­mas ur­gen­tes que en de­fi­ni­ti­va han da­ña­do y de­te­rio­ra­do al país. Sin em­bar­go, no creo que el pro­duc­to fi­nal de ese en­cuen­tro —en don­de ló­gi­ca­men­te ha­brá ten­sio­nes y no siem­pre se lo­gra­rá un con­sen­so— de­ba ser una ‘Cons­ti­tu­ción mo­ral’. Me pa­re­ce pe­li­gro­so que el Es­ta­do tien­da a con­ver­tir­se en un ga­ran­te de mo­ra­li­dad. La fun­ción del Es­ta­do no pue­de in­ter­fe­rir en las de­ci­sio­nes mo­ra­les de las per­so­nas; el Es­ta­do sir­ve pa­ra ga­ran­ti­zar la li­ber­tad, la se­gu­ri­dad y aque­llos as­pec­tos que John Loc­ke de­no­mi­nó ‘bie­nes ci­vi­les’. Un Es­ta­do con otras pre­ten­sio­nes co­rre el ries­go de con­ver­tir­se en una es­pe­cie de igle­sia per­se­cu­to­ra dis­pues­ta a con­tro­lar la con­cien­cia de los in­di­vi­duos. Es in­ge­nuo creer que

el Es­ta­do pue­de crear un do­cu­men­to en don­de se es­ta­blez­can ab­so­lu­tos mo­ra­les a los que los ciu­da­da­nos de­ban ce­ñir­se. La li­ber­tad in­di­vi­dual y la di­ver­si­dad de pun­tos de vis­ta en­tre los ciu­da­da­nos de­ben pre­ser­var­se a to­da cos­ta y nin­gu­na ins­ti­tu­ción pue­de in­ter­fe­rir en las de­ci­sio­nes mo­ra­les de las per­so­nas o en­dil­gar­se la res­pon­sa­bi­li­dad de sal­va­guar­dar la in­te­gri­dad de su con­cien­cia”.

Gui­ller­mo Hurtado, au­tor de El búho y la ser­pien­te. En­sa­yos so­bre la fi­lo­so­fía en Mé­xi­co en el si­glo XX, plan­tea: “¿De qué sir­ve una Cons­ti­tu­ción mo­ral si na­die res­pe­ta? Los me­xi­ca­nos no ne­ce­si­ta­mos de­jar por es­cri­to cuá­les son los prin­ci­pios de la mo­ra­li­dad. Ya los co­no­ce­mos. Lo que de­be­mos ha­cer es vi­vir de acuer­do con ellos. Esa no es ta­rea del go­bierno sino de ca­da uno de no­so­tros. La re­no­va­ción mo­ral se­rá in­di­vi­dual o no se­rá”.

Pa­ra Ju­lio Hu­bard, au­tor de San­gre.

No­tas pa­ra la his­to­ria de una idea, la pro­pues­ta: “Lo mis­mo se tra­ta de una ocu­rren­cia cur­si e ig­no­ran­te, que de una per­ver­sión. En el pri­mer ca­so, se­rá un pa­pe­lu­cho de bon­da­des dis­pa­ra­ta­das; en el se­gun­do, hay que leer con sus­pi­ca­cia, con pa­ra­noia, in­clu­so. Pe­ro jun­te­mos da­tos: Ló­pez Obra­dor quie­re una guar­dia pre­to­ria­na que se su­per­pon­ga al Es­ta­do Ma­yor Pre­si­den­cial; unos de­le­ga­dos su­yos que con­tro­la­rán a los go­ber­na­do­res; ha ha­bla­do de un tri­bu­nal por en­ci­ma de la Su­pre­ma Cor­te y ya ini­ció la gue­rri­ta de ras­po­nes con los mi­nis­tros. ¿Por qué no ima­gi­nar que es­ta ocu­rren­cia de una Cons­ti­tu­ción mo­ral fun­cio­ne co­mo pun­to de apo­yo pa­ra re­vol­car la le­gis­la­ción ac­tual? A fin de cuen­tas, pa­re­ce que bus­ca­ra ha­cer a un la­do a los po­de­res rea­les pa­ra ins­ta­lar otros, que le sean lea­les so­lo a él”.

La no­che ape­nas co­mien­za, mu­si­ta el pu­si­lá­ni­me mon­je.

Que­ri­dos cin­co lec­to­res, El San­to Ofi­cio los col­ma de ben­di­cio­nes. El Se­ñor es­té con us­te­des. Amén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.