LA CLO­NA­CIÓN NO SAL­VA­RÁ A LA VA­QUI­TA MA­RI­NA

Cien­tí­fi­cos de EU po­seen des­de el año pa­sa­do te­ji­dos de 2 ejem­pla­res, pe­ro sus directivos acep­tan que no es­tá ga­ran­ti­za­da la su­per­vi­ven­cia de la mar­so­pa

Milenio Hidalgo - - Política -

Un día —no muy le­jano— las mues­tras de te­ji­do de dos hem­bras de va­qui­tas ma­ri­nas, que se man­tie­nen con­ge­la­das en ni­tró­geno lí­qui­do a una tem­pe­ra­tu­ra de -320 gra­dos Fah­ren­heit, se­rá lo que que­de de esa es­pe­cie, que úni­ca­men­te ha­bi­ta en nues­tro país, en el Al­to Gol­fo de Ca­li­for­nia, ame­na­za­da por las re­des de pes­ca­do­res fur­ti­vos.

Tras el na­ci­mien­to de la ove­ja Dolly en 1996 —el pri­mer ma­mí­fe­ro clonado—, los cien­tí­fi­cos del mun­do avan­za­ron exi­to­sa­men­te en la re­pro­duc­ción de otros ani­ma­les, a tal gra­do que la Fun­da­ción de In­ves­ti­ga­ción Bio­tec­no­ló­gi­ca Sooam, con se­de en Co­rea del Sur, ha lo­gra­do ha­cer­lo con más de mil pe­rros en 12 años de ope­ra­ción. Sin em­bar­go, la clo­na­ción no po­drá sal­var de la ex­tin­ción a to­da una es­pe­cie: la va­qui­ta ma­ri­na (Pho­coe­na si­nus).

“Aun­que es­ta­mos anun­cian­do un no­ta­ble éxi­to en la ca­pa­ci­dad pa­ra sal­var cé­lu­las de cul­ti­vo de te­ji­dos via­bles de dos va­qui­tas, de­be­mos re­co­no­cer que es­te pe­que­ño pa­so no nos per­mi­ti­rá sal­var a la es­pe­cie. Nos en­tris­te­ce pen­sar que al­gún día es­tas mues­tras de te­ji­do pue­den ser to­do lo que que­da de es­te ani­mal”, re­ve­la a MI­LE­NIO Oli­ver Ry­der, di­rec­tor de Ge­né­ti­ca de la Con­ser­va­ción del Zoo­ló­gi­co de San Die­go.

A fi­na­les de 2017, cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to pa­ra la In­ves­ti­ga­ción de la Con­ser­va­ción del zoo­ló­gi­co, en Ca­li­for­nia, re­ci­bie­ron biop­sias de te­ji­dos de dos va­qui­tas ma­ri­nas que con­te­nían cé­lu­las vi­vas.

Aun­que nun­ca ha­bían in­ten­ta­do cul­ti­var cé­lu­las de va­qui­tas, los in­ves­ti­ga­do­res lo­gra­ron es­ta­ble­cer con éxi­to las pri­me­ras lí­neas ce­lu­la­res pa­ra es­ta es­pe­cie, que fue­ron in­cor­po­ra­das al Fro­zen Zoo, la co­lec­ción más gran­de y di­ver­sa de su ti­po en el mun­do.

“Los ge­ne­tis­tas ad­vier­ten que las mues­tras —de so­lo dos in­di­vi­duos, am­bas hem­bras— no brin­dan mu­cha es­pe­ran­za de res­ca­tar a la es­pe­cie si pe­re­cen los úl­ti­mos in­di­vi­duos que que­dan”. No obs­tan­te, con­fían en que la in­for­ma­ción ob­te­ni­da be­ne­fi­cia­rá a otras es­pe­cies de mar­so­pas ame­na­za­das. Pa­ra al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas, es me­jor man­te­ner el plan pa­ra con­ser­var de oc­tu­bre de 2017, un am­bi­cio­so pro­gra­ma pa­ra la con­ser­va­ción, pro­tec­ción y re­pro­duc­ción de la va­qui­ta ma­ri­na, de­no­mi­na­do Va­qui­ta CPR, in­te­gra­do por 65 in­ves­ti­ga­do­res de nue­ve países, que se con­cen­tra­ron en el puer­to de San Fe­li­pe, Baja Ca­li­for­nia.

El 18 de oc­tu­bre el equi­po lo­gró cap­tu­rar al pri­mer ejem­plar, una cría de seis me­ses, que fue de­vuel­ta al mar, de­bi­do al es­trés que su­frió du­ran­te las cin­co ho­ras de ma­ne­jo. An­tes, la doc­to­ra Cynt­hia Smith, de la Na­tio­nal Ma­ri­ne Mam­mal Foun­da­tion, lo­gró to­mar las biop­sias que des­pués fue­ron en­via­das al Fro­zen Zoo.

Se­gún el Mo­ni­to­reo del Com­por­ta­mien­to de ese ejem­plar, re­gis­tra­do por el Co­mi­té In­ter­na­cio­nal pa­ra la Re­cu­pe­ra­ción de la Va­qui­ta Ma­ri­na (Cir­va), al cual MI­LE­NIO tu­vo ac­ce­so ese día, la cría cap­tu­ra­da fue subida a la em­bar­ca­ción cien­tí­fi­ca a las 11:00 ho­ras, don­de su­frió hi­per­ven­ti­la­ción en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, por lo que re­ci­bió cua­tro do­sis de Dia­ze­pam y otros me­di­ca­men­tos pa­ra con­tro­lar­la.

A las 14:24 ho­ras los ex­per­tos to­ma­ron mues­tras de san­gre; la ex­trac­ción de te­ji­do se reali­zó 46 mi­nu­tos des­pués; “15:10 ho­ras: Biopsia de piel, va­rias pul­ga­das de­trás de la ba­se de la dor­sal en el la­do de­re­cho. 15:12 ho­ras, con­clu­ye biopsia; sin san­gra­do. 15:13 ho­ras, in si­tu mues­tra de biopsia de piel co­lo­ca­da en un vial de me­dio de trans­por­te”.

La va­qui­ta, de so­lo 102 cen­tí­me­tros de lon­gi­tud, fue li­be­ra­da a las 15:21 ho­ras. A las 4 de la tar­de los in­ves­ti­ga­do­res la per­die­ron de vis­ta a la distancia.

Dos se­ma­nas des­pués, el 4 de no­viem­bre, los cien­tí­fi­cos lo­gra­ron cap­tu­rar otro ejem­plar: una hem­bra adul­ta, en edad re­pro­duc­ti­va, a la que tam­bién le to­ma­ron biopsia, y des­pués fue lle­va­da al “Ni­do”, un co­rral ma­rino, pe­ro la pe­que­ña mar­so­pa mu­rió al si­guien­te día y el pro­gra­ma fue can­ce­la­do.

An­te el du­ro com­ba­te con­tra las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que tra­fi­can los bu­ches del pez to­toa­ba, en cu­yas re­des mue­re atra­pa­da la va­qui­ta ma­ri­na, el go­bierno fe­de­ral cen­tró sus es­pe­ran­zas en la clo­na­ción de esos ejem­pla­res.

El pa­sa­do miér­co­les, el se­cre­ta­rio de Me­dio Am­bien­te, Ra­fael Pacchiano, ex­pre­só que “es­pe­ra que no se ten­ga que lle­gar al es­ce­na­rio de la clo­na­ción, pe­ro ya es­tá to­do lis­to si es que se re­quie­re, ya te­ne­mos mues­tras de te­ji­do”. La reali­dad, es que esas mues­tras con­ge­la­das pue­den ser el úni­co re­cuer­do de la es­pe­cie, co­mo ad­vier­te Ry­der.

El Zoo­ló­gi­co Con­ge­la­do de San Die­go es un ban­co de te­ji­dos y ma­te­rial ge­né­ti­co que han si­do re­co­lec­ta­dos des­de 1975. Cuen­ta a la es­pe­cie. con cul­ti­vos ce­lu­la­res con­ge­la­dos de ca­si 10 mil ejem­pla­res, que com­pren­den más de mil es­pe­cies al bor­de de la ex­tin­ción. Ge­rar­do Ce­ba­llos, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Eco­lo­gía de la UNAM, se­ña­ló que des­de ha­ce dos dé­ca­das una co­rrien­te de cien­tí­fi­cos im­pul­sa “la desex­tin­ción de las es­pe­cies”; al es­ti­lo de Par­que Ju­rá­si­co, por me­dio de un con­jun­to de téc­ni­cas, en­tre ellas la clo­na­ción, pre­ten­den vol­ver a en­gen­drar a un ani­mal de una es­pe­cie ex­tin­ta.

En 2000, tres años des­pués de la ex­tin­ción de la ca­bra mon­tés de los Pi­ri­neos, in­ves­ti­ga­do­res lo­gra­ron clo­nar a la úl­ti­ma hem­bra de la es­pe­cie, pe­ro mu­rió a los po­cos mi­nu­tos de “re­na­cer”.

Ce­ba­llos des­ta­có que tam­bién hay in­ten­tos por re­su­ci­tar a la pa­lo­ma pa­sa­je­ra ex­tin­ta en 1914, sin lo­grar avan­ces exi­to­sos has­ta aho­ra.

Re­cuer­da que la va­qui­ta ma­ri­na aún no es­tá ex­tin­ta y, aun­que su po­bla­ción es re­du­ci­da, es ma­yor la opor­tu­ni­dad de sal­var a la es­pe­cie en vi­da, que re­su­ci­tar­la en un la­bo­ra­to­rio, por lo que con­si­de­ra que aún hay so­lu­cio­nes, co­mo de­cre­tar “un es­ta­do de ex­cep­ción, co­mo ocu­rre en po­zos pe­tro­le­ros en al­ta­mar”.

Por su par­te, Alejandro Olivera, re­pre­sen­tan­te en Mé­xi­co del Cen­tro pa­ra la Di­ver­si­dad Bio­ló­gi­ca, una de los or­ga­ni­za­cio­nes que pro­mo­vie­ron el em­bar­go pes­que­ro de es­pe­cies del Al­to Gol­fo an­te una cor­te es­ta­du­ni­den­se, se­ña­ló que no se de­be apos­tar a la clo­na­ción pa­ra sal­var­la, ya que “no se tie­ne va­ria­bi­li­dad ge­né­ti­ca, por lo que con­ser­var a la va­qui­ta in si­tu es lo me­jor, ade­más de eli­mi­nar sus ame­na­zas”.

En otro in­ten­to de desex­tin­ción, la Fun­da­ción de In­ves­ti­ga­ción Bio­tec­no­ló­gi­ca Sooam de Seúl, jun­to con una uni­ver­si­dad ru­sa, pre­ten­den clo­nar un ma­mut con­ge­la­do de Si­be­ria. Has­ta aho­ra so­lo han con­se­gui­do los res­tos de di­fe­ren­tes te­ji­dos de fó­si­les con­ge­la­dos.

En tan­to, el la­bo­ra­to­rio sud­co­reano ha pro­mo­vi­do su tec­no­lo­gía pa­ra la clo­na­ción co­mer­cial de pe­rros, prin­ci­pal­men­te mas­co­tas, ade­más de ca­nes pa­ra res­ca­te, detección de dro­gas y ex­plo­si­vos.

“El pro­ce­so de clo­na­ción co­mien­za con la ob­ten­ción y el cul­ti­vo de cé­lu­las de un ani­mal. Lue­go se in­ser­tan las cé­lu­las en un óvu­lo que ca­re­ce de ADN. El óvu­lo se fe­cun­da y el em­brión clonado es im­plan­ta­do en una ma­dre sus­ti­tu­ta, que vi­ve un em­ba­ra­zo nor­mal. La des­cen­den­cia re­sul­tan­te es una co­pia ge­né­ti­ca del do­nan­te de la cé­lu­la. El pre­cio de un pe­rro es de 100 mil dó­la­res y vie­ne con una ga­ran­tía”, ex­pli­có Ols­son a MI­LE­NIO vía e-mail.

En­tre los mil pe­rros que ha clonado, Sooam hi­zo cin­co co­pias ge­né­ti­cas de Trakr, un agen­te canino que encontró al úl­ti­mo so­bre­vi­vien­te de los ata­ques del 9/11 en el World Tra­de Cen­ter de Nue­va York en 2001, y que tras in­ha­lar hu­mo, con­tra­jo un tras­torno neu­ro­ló­gi­co de­ge­ne­ra­ti­vo en sus pa­tas tra­se­ras, que pa­de­ció has­ta su muer­te en 2009.

Ols­son no du­da que la clo­na­ción y otras bio­tec­no­lo­gías se pue­den apli­car “pa­ra pre­ser­var, sal­var y res­tau­rar la di­ver­si­dad. Es­to es desafian­te por va­rias ra­zo­nes, pe­ro es fac­ti­ble”.

Des­de oc­tu­bre de 2017 el go­bierno me­xi­cano arran­có un pro­gra­ma de pro­tec­ción del ani­mal “To­do es­tá lis­to pa­ra la clo­na­ción; es­pe­re­mos que no se re­quie­ra”: Ra­fael Pacchiano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.