Ter­mi­nó la ma­ra­vi­llo­sa crea­ti­vi­dad de Nai­paul

De ori­gen in­dio, ob­tu­vo el No­bel en 2001; “se sien­te có­mo­do so­la­men­te en su in­te­rior”, se­ña­ló la Aca­de­mia cuan­do le en­tre­gó el re­co­no­ci­mien­to

Milenio Hidalgo - - Cultura - (1961) pu­so a Tri­ni­dad y To­ba­go en el pa­no­ra­ma li­te­ra­rio mun­dial.

EA­gen­cias/Lon­dres l es­cri­tor bri­tá­ni­co V. S. Nai­paul, ga­na­dor en 2001 del Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra y con­si­de­ra­do uno de los más im­por­tan­tes li­te­ra­tos en len­gua in­gle­sa, mu­rió a los 85 años, in­for­mó ayer la agen­cia PA ba­sa­da en un co­mu­ni­ca­do de la fa­mi­lia del no­ve­lis­ta.

Su mu­jer, Lady Nai­paul, con­fir­mó que el au­tor fa­lle­ció en paz en su ca­sa de Lon­dres. “Era un gi­gan­te en to­do lo que lo­gró y mu­rió ro­dea­do de aque­llos que lo ama­ron, tras ha­ber te­ni­do una vi­da lle­na de crea­ti­vi­dad y es­fuer­zos maravillosos”, se­ña­ló en un co­mu­ni­ca­do.

Vi­diad­har Su­raj­pra­sad Nai­paul na­ció en Cha­gua­nas, una re­gión al sur de Puer­to Es­pa­ña, ca­pi­tal de Tri­ni­dad y To­ba­go, en 1932, hi­jo de un in­mi­gran­te in­dio que con­si­guió pa­sar de la po­bre­za a cier­ta pros­pe­ri­dad me­dian­te el ejer­ci­cio del pe­rio­dis­mo. A los 18 años el jo­ven par­tió ha­cia Reino Uni­do, en don­de, tras ob­te­ner una be­ca del go­bierno, in­gre­só en la Uni­ver­si­dad de Ox­ford en 1950 pa­ra es­tu­diar li­te­ra­tu­ra in­gle­sa.

Ini­ció su ca­rre­ra li­te­ra­ria en 1961, y des­de en­ton­ces es­cri­bió una trein­te­na de li­bros, en­tre los que des­co­lla Una ca­sa pa­ra Mr. Bis­was (1961), la no­ve­la que le lan­zó a la fa­ma y con la que pu­so a Tri­ni­dad y To­ba­go en el pa­no­ra­ma li­te­ra­rio mun­dial. En es­ta obra Nai­paul abor­dó la ar­dua ta­rea de los mi­gran­tes in­dios en el Ca­ri­be pa­ra in­te­grar­se en la so­cie­dad y con­ser­var sus raí­ces al mis­mo tiem­po.

A V. S. Nai­paul siem­pre le pa­re­ció una iro­nía de la his­to­ria que en una is­la que Co­lón cla­si­fi­có erró­nea­men­te co­mo In­dias Oc­ci­den­ta­les aca­ba­sen vi­vien­do ha­bi­tan­tes de In­dia des­de el si­glo XIX, co­mo tra­ba­ja­do­res con­tra­ta­dos por los bri­tá­ni­cos.

Pa­só mu­cho tiem­po via­jan­do y se con­vir­tió en sím­bo­lo del des­arrai­go mo­derno. La ex­pe­rien­cia de per­te­ne­cer a di­ver­sas cul­tu­ras y no sen­tir­se en ca­sa en nin­gún lu­gar mar­có al es­cri­tor. Tam­bién por ello mu­chas de sus obras es­tu­dian los trau­mas de los cam­bios pos­co­lo­nia­les.

En 1971 fue uno de los pri­me­ros ga­lar­do­na­dos con el Boo­ker Pri­ze, el prin­ci­pal pre­mio li­te­ra­rio de Reino Uni­do, por En un Es­ta­do li­bre. Ca­si dos dé­ca­das des­pués, en 1990, Nai­paul fue nom­bra­do ca­ba­lle­ro por la rei­na Isa­bel II de In­gla­te­rra en 1990. Vi­do, co­mo le lla­ma­ba su fa­mi­lia, fue des­de en­ton­ces sir Vi­dia. En­tre los cre­yen­tes. Un via­je por el is­lam (1981) se mos­tró crí­ti­co con es­ta re­li­gión, mien­tras que la no­ve­la Un re­co­do en el río (1978) des­cri­be el caos y la ti­ra­nía en los re­cién in­de­pen­di­za­dos países afri­ca­nos.

Nai­paul se des­ta­có por un len­gua­je cla­ro, sin ador­nos, así co­mo por su ca­pa­ci­dad de in­ves­ti­ga­ción y de ob­ser­va­ción al de­ta­lle. Sus crí­ti­cos lo con­si­de­ra­ron arro­gan­te y brus­co, y cues­tio­na­ron que vie­ra el mun­do des­de una pers­pec­ti­va co­lo­nia­lis­ta.

Siem­pre se ex­pre­só con fran­que­za y sin ro­deos, y lle­gó a com­pa­rar al ex pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Tony Blair con un pi­ra­ta al fren­te de una re­vo­lu­ción so­cia­lis­ta.

En sus obras más re­cien­tes, co­mo Me­dia vi­da (2001) y Se­mi­llas má­gi­cas (2004), abor­dó cues­tio­nes co­mo la iden­ti­dad y el des­arrai­go. Su úl­ti­mo tra­ba­jo fue La más­ca­ra de Áfri­ca (2010) y des­de en­ton­ces guar­dó si­len­cio. Se­gún su se­gun­da es­po­sa, no de­jó de es­cri­bir. M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.