Ju­lio Men­cha­ca. “El ju­do, le­yes y fa­mi­lia son mi dis­ci­pli­na”

Milenio Hidalgo - - Portada - TEODORO SAN­TOS PA­CHU­CA

“Mis hermanos y yo tu­vi­mos una bue­na for­ma­ción, nos en­se­ña­ron la fi­lo­so­fía del es­fuer­zo”

Mu­chos años prac­ti­có ju­do y re­pre­sen­tó al es­ta­do en tor­neos na­cio­na­les y com­pi­tió más de 10 años, lo cual le de­jó la cos­tum­bre de ha­cer de­por­tes con re­gu­la­ri­dad. En ese en­ton­ces no ha­bía apo­yos, él cu­bría sus gas­tos.

Una in­fan­cia y ado­les­cen­cia mar­ca­das por la dis­ci­pli­na vi­vió el aho­ra se­na­dor de Mo­re­na, Ju­lio Men­cha­ca Sa­la­zar, pues ade­más de su pro­fe­sión co­mo abo­ga­do con­tó con un fuer­te apo­yo de las ar­tes mar­cia­les en su for­ma­ción, así co­mo la pre­sen­cia y apo­yo de su fa­mi­lia pa­ra man­te­ner una dis­ci­pli­na y un sen­ti­do de com­pe­ten­cia que lo lle­vó a bus­car ser el me­jor en to­do lo que rea­li­za. ¿Há­ble­nos de su for­ma­ción e in­te­rés de­por­ti­vo, có­mo in­flu­yó en su vi­da? Mi hi­jo ju­gó futbol ame­ri­cano y por eso me gus­ta ver­lo; yo prac­ti­qué du­ran­te mu­chos años ju­do, de ni­ño y de ado­les­cen­te re­pre­sen­té al es­ta­do en tor­neos na­cio­na­les. Te­nía­mos un do­jo con Ju­lio Alfaro y fui­mos a mu­chas com­pe­ten­cias por cer­ca de 10 años, eso me de­jó una prác­ti­ca re­gu­lar del de­por­te. Lle­ga­mos a que­dar­nos con­cen­tra­dos en el Cen­tro De­por­ti­vo Olím­pi­co Me­xi­cano.

Ha­bía com­pe­ti­do­res hi­dal­guen­ses muy bue­nos co­mo los Ol­ve­ra de Acatlán, los Her­ber que son tres hermanos muy bue­nos a quie­nes ha­ce tiem­po no veo; no­so­tros íba­mos des­de las li­gas in­fan­ti­les, ha­bía una cues­tión sim­pá­ti­ca por­que los es­ta­dos de Ve­ra­cruz, Es­ta­do de Mé­xi­co, Nue­vo León, lle­ga­ban con sus uni­for­mes bien ar­ma­dos y an­tes no ha­bía apo­yo pa­ra el de­por­te, por lo que no­so­tros pa­gá­ba­mos nues­tro tras­la­do, ins­crip­ción pa­ra en­tre­nar y via­jar a otra par­te del país; cu­bría­mos los gas­tos e íba­mos a la cen­tral ca­mio­ne­ra y de ahí has­ta don­de nos to­ca­ba lle­gar.

Fue una ex­pe­rien­cia muy for­ma­ti­va, nos for­ma­mos pa­ra ser so­li­da­rios, ser com­par­ti­dos por­que mu­chas ve­ces el “ju­do­gi” (uni­for­me de en­tre­na­mien­to pa­ra el ju­do) era muy ca­ro al­gu­nos y al­gu­nos lo te­nía­mos más ro­to que otros, por ello lo com­par­tía­mos pa­ra no ver­nos tan mal en las com­pe­ten­cias. Las ar­tes mar­cia­les tie­nen una fi­lo­so­fía muy fuer­te, cual­quier ar­te mar­cial te ge­ne­ra un res­pe­to a las per­so­nas y mu­cha dis­ci­pli­na, nos sir­vie­ron bien esos años en el de­por­te pa­ra dis­ci­pli­nar­nos no só­lo en el de­por­te sino en mu­chas co­sas de la vi­da. ¿Có­mo es Ju­lio Men­cha­ca en la vi­da de fa­mi­lia? No­so­tros mis hermanos y yo tu­vi­mos una bue­na for­ma­ción con nues­tros pa­dres, nos hi­cie­ron muy com­pe­ti­ti­vos, nos for­ma­ron en la fi­lo­so­fía del es­fuer­zo; te­nían un ne­go­cio, uno de los más más an­ti­guos de Pa­chu­ca: la tin­to­re­ría; y nos en­se­ña­ron a tra­ba­jar, a guar­dar di­ne­ro, a en­ten­der el va­lor de las co­sas y los dos, pa­dre y ma­dre, nos ge­ne­ra­ron un sen­ti­do de com­pe­ten­cia pa­ra so­bre­sa­lir.

Es­toy or­gu­llo­so de mi fa­mi­lia, to­dos mis hermanos son pro­fe­sio­nis­tas des­ta­ca­dos, re­co­no­ci­dos en sus ám­bi­tos y pro­fe­sio­nes. Nos he­mos es­for­za­do por ha­cer lo me­jor, co­mo mu­chos sin te­ner con­si­de­ra­cio­nes en ca­sa, mis pa­dres fue­ron es­tric­tos y se les agra­de­ce mu­cho, eso nos ha per­mi­ti­do te­ner una su­pera­ción me­jor en la vi­da. ¿Có­mo ha si­do su for­ma­ción per­so­nal has­ta es­te pun­to de su vi­da? Soy una per­so­na co­mo cual­quier otra, con la in­ten­ción de dis­fru­tar la vi­da, mi fa­mi­lia y ami­gos. An­tes de te­ner es­te en­car­go en el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca, asis­tía a va­rios gru­pos y nos reunía­mos en dis­tin­tos días de la se­ma­na pa­ra co­mer, ju­gar car­tas, en­tre otras ac­ti­vi­da­des. Hay un gru­po muy an­ti­guo en Pa­chu­ca que se lla­ma Los Go­rrio­nes, al que per­te­nez­co des­de ha­ce mu­chos años, nos reunía­mos los pri­me­ros mar­tes de ca­da mes, la for­ma­ron un gru­po de pa­chu­que­ños ha­ce mu­chos años y es una reunión don­de se dis­fru­ta más de la amis­tad más que de cues­tio­nes po­lí­ti­cas o de ne­go­cios, ha­ce­mos un ho­me­na­je a la amis­tad. . ¿Qué ha­ce en sus mo­men­tos de des­can­so? Me gus­ta ha­cer de­por­te en la ma­ña­na, co­mer bien y hay que cui­dar mu­cho el pe­so y por eso hay que ha­cer de­por­te pa­ra com­pen­sar por una cues­tión de prác­ti­ca de to­da la vi­da, ter­mi­nan­do la jor­na­da me gus­ta leer en la no­che es un buen mé­to­do pa­ra in­du­cir el sue­ño, es­toy con­ven­ci­do de que la vi­da es cor­ta y te­ne­mos mu­chas co­sas pa­ra dis­fru­tar.

Me en­can­tan la pe­lí­cu­las me­xi­ca­nas, me gus­ta ver­las con mi es­po­sa por­que des­de ha­ce tiem­po mis hi­jos es­tu­dian fue­ra de Pa­chu­ca por sus ca­rre­ras, mi es­po­sa y yo dis­fru­ta­mos ver la te­le­vi­sión; no sa­li­mos mu­cho al ci­ne por­que a ve­ces no hay tiem­po, pe­ro dis­fru­to es­tar en ca­sa con una pi­ja­ma y des­can­sar des­pués de un día de tra­ba­jo, así co­mo las reunio­nes fa­mi­lia­res ca­da quince días pa­ra ju­gar car­tas y com­par­tir el pan y la sal.

Co­mo abo­ga­do, el se­na­dor po­see es­cul­tu­ras de búhos, que re­pre­sen­tan la fi­gu­ra del in­te­lec­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.