Dra­ma. Se en­te­ra en su cu­rul del ase­si­na­to de su hi­ja Va­le­ria

Iban por otra. Au­to­ri­da­des de Ve­ra­cruz ha­llan muer­to a El Richy, pre­sun­to ase­sino ma­te­rial de Va­le­ria Cruz, quien fue con­fun­di­da con una mu­jer li­ga­da al cri­men

Milenio Hidalgo - - Portada - ISA­BEL ZA­MU­DIO XA­LA­PA Con in­for­ma­ción de: Elia Cas­ti­llo, Fer­nan­do Damián y Fanny Mi­ran­da

Cons­ter­na­ción pro­vo­có ayer en San Lá­za­ro la no­ti­cia del ho­mi­ci­dio, por lo que se sus­pen­dió la se­sión y los dipu­tados ex­pre­sa­ron su so­li­da­ri­dad a Car­men Me­del. El go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz, Mi­guel Án­gel Yu­nes, atri­bu­yó el cri­men a una con­fu­sión.

La vio­len­cia del cri­men to­có por pri­me­ra vez du­ran­te es­te pro­ce­so de tran­si­ción a la cla­se po­lí­ti­ca. Es­te jue­ves fue ase­si­na­da en Ve­ra­cruz la jo­ven Va­le­ria Cruz Me­del, hi­ja de Car­men Me­del Pal­ma, dipu­tada fe­de­ral de Mo­re­na.

De he­cho, la le­gis­la­do­ra fue en­te­ra­da me­dian­te una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca del ho­mi­ci­dio en ple­na se­sión en el Pa­la­cio de San Lá­za­ro, la cual fue sus­pen­di­da.

Se­gún los pri­me­ros re­por­tes, Va­le­ria, de 22 años, se en­con­tra­ba en el gim­na­sio Sport, ubi­ca­do en pleno cen­tro de la al­cal­día de Men­do­za y a una cua­dra del Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal, cuan­do hom­bres ar­ma­dos irrum­pie­ron en el lo­cal y le dis­pa­ra­ron.

Pe­ri­tos con­fir­ma­ron que la víc­ti­ma pre­sen­ta­ba al me­nos ocho ba­la­zos y fa­lle­ció al in­te­rior del gim­na­sio.

Por la no­che, Mi­guel Án­gel Yu­nes, go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz, dio a co­no­cer que dos pre­sun­tos par­ti­ci­pan­tes del cri­men fue­ron de­te­ni­dos, mien­tras que el su­pues­to au­tor ma­te­rial fue ha­lla­do muer­to den­tro del vehícu­lo en el que se tras­la­da­ron al gim­na­sio.

En con­fe­ren­cia de pren­sa, ex­pli­có que to­dos los da­tos y tes­ti­mo­nio sin­di­can que Va­le ria fue con­fun­di­da con una mu­jer vin­cu­la­da aun ca­be­ci­lla de un gru­po cri­mi­nal que ope­ra en la zo­na de Ori­za­ba.

Di­cha mu­jer tie­ne un gran pa­re­ci­do con la jo­ven y sue­le rea­li­zar ejer­ci­cio en el gim­na­sio e in­clu­so se su­po que es­tu­vo en el lu­gar al mo­men­to del cri­men o po­co an­tes, aña­dió.

Va­le­ria es­tu­dia­ba en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na. "Era una jo­ven lim­pia, de­di­ca­da al de­por­te, que fue ar­te­ra y co­bar­de­men­te ase­si­na­da. Ha­go lle­gar nues­tro pé­sa­me a los es­tu­dian­tes de la uni­ver­si­dad y su rec­to­ra", di­jo el go­ber­na­dor.

In­di­có que la PGR ofre­ció su co­la­bo­ra­ción y per­so­nal de la Agen­cia de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal via­jó a Ciu­dad Men­do­za con el fis­cal Jor­ge Winc­kler pa­ra coad­yu­var con las au­to­ri­da­des.

Ace­cho de la de­lin­cuen­cia

La dipu­tada fe­de­ral Car­men Me­del, ma­dre de la jo­ven es­tu­dian­te de Me­di­ci­na ase­si­na­da, fue víc­ti­ma de se­cues­tro el 31 de mar­zo de 2016.

En ese en­ton­ces, en Mi­na­titlán y al­gu­nos mu­ni­ci­pios del sur de Ve­ra­cruz al me­nos 15 tra­ba­ja­do­res del sec­tor sa­lud fue­ron pla­gia­dos y, en al­gu­nos ca­sos, ase­si­na­dos por in­te­gran­tes de una ban­da que el 13 de abril de ese año fue de­te­ni­da.

Tan­to la aho­ra dipu­tada co­mo una doc­to­ra de nom­bre Mar­ce­la Esparza Fi­gue­roa fue­ron pla­gia­das el mis­mo día y lue­go li­be­ra­das. No se su­po si fa­mi­lia­res de la hoy le­gis­la­do­ra pa­ga­ron res­ca­te; los de la doc­to­ra, sí.

Esos se­cues­tros oca­sio­na­ron pa­ros de la­bo­res en hos­pi­ta­les y mar­chas mul­ti­tu­di­na­rias en va­rios mu­ni­ci­pios de la zo­na sur de Ve­ra­cruz.

En ple­na se­sión en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, Me­del Pal­ma re­ci­bió una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca en la que le in­for­ma­ron del de­ce­so de su hi­ja lo que le oca­sio­nó una fuer­te im­pre­sión, por lo que re­qui­rió aten­ción mé­di­ca. El pre­si­den­te en fun­cio­nes de la Me­sa Di­rec­ti­va, el pa­nis­ta Mar­co An­to­nio Ada­me, de­cla­ró un re­ce­so.

La le­gis­la­do­ra fue au­xi­lia­da por sus com­pa­ñe­ras de ban­ca­da, quie­nes la sos­tu­vie­ron de pie mien­tras ella, sin des­pe­gar el te­lé­fono, con­ti­nua­ba con la lla­ma­da. En­tre so­llo­zos gri­tó: “¡No, no, no, mi hi­ja no, mal­di­to Yu­nes!”.

Tras ser aten­di­da por ele­men­tos de Pro­tec­ción Ci­vil, Me­del fue sa­ca­da del pleno en si­lla de rue­das, y el dipu­tado pre­si­den­te, Por­fi­rio Mu­ñoz Le­do, reanu­dó la se­sión por es­ca­sos mi­nu­tos pa­ra emi­tir un pro­nun­cia­mien­to y dar por con­clui­da la asam­blea.

Reac­cio­nes

En Twit­ter, el pre­si­den­te elec­to An­drés-Ma­nuel Ló­pe­zO­bra­dor ma­ni­fes­tó sus con­do­len­cias ala dipu­tada ,“a quien en­vío una bra­zo, al igual que al res­to de su fa­mi­lia”.

Ofre­ció que “ha­re­mos to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra fre­nar la vio­len­cia que pro­vo­ca su­fri­mien­to a mu­chos me­xi­ca­nos”.

La Jun­ta de Coor­di­na­ción Po­lí­ti­ca de la Cá­ma­ra de Dipu­tados y las ocho frac­cio­nes que con­for­man el ór­gano le­gis­la­ti­vo ex­ter­na­ron su “so­li­da­ri­dad y acom­pa­ña­mien­to” a la dipu­tada.

La Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos pi­dió a las au­to­ri­da­des dar pro­tec­ción a la le­gis­la­do­ra y a sus fa­mi­lia­res.

AN­DRÉS LO­BA­TO

Com­pa­ñe­ras de Va­le­ria en la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na pren­die­ron ve­la­do­ras en ho­nor a la víc­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.