CO­MO PAR­TE

Milenio Jalisco - La Aficion Jalisco - - FUTBOL NACIONAL - Redacción/ JUAN CAR­LOS OSO­RIO

En oc­tu­bre de 2017, re­cién ha­bía con­clui­do el He­xa­go­nal de la Conca­caf, cuan­do Juan Car­los Oso­rio men­cio­nó en en­tre­vis­ta con LaA­fi­ción que an­he­la­ba se­guir con el Tri­co­lor des­pués del Mun­dial de Ru­sia 2018. La ra­zón, di­jo en­ton­ces, era con­so­li­dar en se­lec­ción a ele­men­tos co­mo Hir­ving Lo­zano, Jür­gen Damm y Or­be­lín Pi­ne­da.

“Con ese gru­po de 22, 23 y 24 años nos gus­ta­ría se­guir tra­ba­jan­do y que sean la re­no­va­ción de es­ta gran ge­ne­ra­ción”, ha­bía men­cio­na­do.

Sin em­bar­go, to­da vez que la Fe­de­ra­ción Me­xi­ca­na de Fut­bol le pu­so so­bre la me­sa la po­si­bi­li­dad de ex­ten­der su con­tra­to, mis­mo que ter­mi­na des­pués de Ru­sia, el timonel pre­fi­rió es­pe­rar has­ta des­pués de di­cho com­pro­mi­so pa­ra ana­li­zar el te­ma.

“He de­ja­do a un la­do la po­si­bi­li­dad de ex­ten­der mi con­tra­to con la Fe­de­ra­ción Me­xi­ca­na. La ra­zón es que quie­ro ser ho­nes­to con mis je­fes. He si­do con­tac­ta­do por otras fe­de­ra­cio­nes y ten­go sen­ti­mien­tos por otros lu­ga­res”, de­cla­ró el co­lom­biano ha­ce unos días en en­tre­vis­ta con el dia­rio bri­tá­ni­co TheSun.

Lo que in­cli­na­ría la ba­lan­za pa­ra su con­ti­nui­dad se­rían la im­por­tan­cia y se­rie­dad de las ofer­tas que ha re­ci­bi­do a ni­vel clu­bes y se­lec­cio­nes. Hon­du­ras quie­re al timonel, y es bien sa­bi­do que uno de los con­jun­tos que ha se­gui­do sus pa­sos es Es­ta­dos Uni­dos, y al co­lom­biano no le des­agra­da la idea, aun­que en re­pe­ti­das oca­sio­nes ha men­cio­na­do de la gi­ra que rea­li­za por Eu­ro­pa, Oso­rio vi­si­tó a Héc­tor Mo­reno y An­drés Guar­da­do, pre­vio al duelo Betis-Real So­cie­dad. que le tie­ne un gran res­pe­to a la Fe­de­ra­ción Me­xi­ca­na de Fut­bol y por ello pri­me­ro pien­sa en el Tri­co­lor.

“Me re­con­for­ta mu­cho pen­sar que los je­fes nos den ese apo­yo y que crean tan­to en nues­tra ges­tión. Me ilu­sio­na mu­cho más por los ju­ga­do­res jó­ve­nes que he­mos con­so­li­da­do en es­ta se­lec­ción, el ca­so de Hir­ving, el ca­so de Arau­jo, del pro­pio Or­be­lín que lo ve­mos muy cer­ca, de Érick Gu­tié­rrez, que igual lo ve­mos muy cer­ca”, men­cio­nó el timonel en com­ple­men­to a la ilu­sión que le ha­cía con­ti­nuar con su tra­ba­jo en Mé­xi­co.

Aun­que co­mo ex­pli­có el mis­mo es­tra­te­ga, lo pri­mor­dial se­rá ver si el es­fuer­zo de es­tos años rin­de fru­tos en Ru­sia. En en­tre­vis­ta con Fox Sports, men­cio­nó que “si lle­go al cuar­to o quin­to par­ti­do, me gus­ta­ría se­guir con la se­lec­ción me­xi­ca­na. Si no pa­so la pri­me­ra ron­da, no ne­ce­si­tan echar­me, yo me voy”.

RA­ZO­NES PA­RA NO SE­GUIR

Juan Car­los Oso­rio ha de­ja­do cla­ro que de no pa­sar de la fa­se de gru­pos en el Mun­dial de Ru­sia, él mis­mo pon­dría su re­nun­cia so­bre la me­sa, sin la ne­ce­si­dad de que la Fe­de­ra­ción Me­xi­ca­na lo des­pi­da o sen­ci­lla­men­te ya no le re­nue­ve su con­tra­to.

Ese es el as­pec­to me­ra­men­te de­por­ti­vo; in­clu­so, el he­cho de que men­cio­ne que tie­ne ofer­tas de otras se­lec­cio­nes na­cio­na­les, así co­mo de al­gu­nos clu­bes, abren la po­si­bi­li­dad de que pa­se lo que pa­se en la Co­pa del Mun­do, el téc­ni­co co­lom­biano ya es­tá ana­li­zan­do se­ria­men­te su fu­tu­ro le­jos del Tri­co­lor.

Y es que Oso­rio ha afron­ta­do mo­men­tos de mu­cha pre­sión du­ran­te es­te pro­ce­so mun­dia­lis­ta. Si bien lo­gró sol­ven­tar sin so­bre­sal­tos la eli­mi­na­to­ria, fue en los tor­neos de ve­rano don­de ge­ne­ró mu­chas du­das y crí­ti­cas por sus re­sul­ta­dos.

Y aun­que la go­lea­da de 7-0 su­fri­da an­te Chi­le en la Co­pa Amé­ri­ca Cen­te­na­rio de 2016 ya pa­re­ce un re­cuer­do le­jano, lo cier­to es que se ha con­ver­ti­do en la pri­me­ra re­fe­ren­cia pa­ra ata­car la la­bor del en­tre­na­dor cuan­do los re­sul­ta­dos no se dan. Tam­po­co la ac­tua­ción en la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes ayu­dó a mer­mar esa ma­la ima­gen; al con­tra­rio, acre­cen­tó las du­das, so­bre to­do por la vul­ne­ra­bi­li­dad que se mos­tró fren­te a Ale­ma­nia.

En sí, a Oso­rio siem­pre se le ha cri­ti­ca­do por sus mé­to­dos de tra­ba­jo, por sus ro­ta­cio­nes y la ne­ce­dad con al­gu­nos ju­ga­do­res. Bien se po­dría de­cir, que la po­pu­la­ri­dad del en­tre­na­dor del Tri es de las más ba­jas de las úl­ti­mas ges­tio­nes. Es­tar cons­tan­te­men­te en el ojo del hu­ra­cán pue­de pro­vo­car har­taz­go.

Si no pa­so la pri­me­ra ron­da, no ne­ce­si­tan echar­me, yo pon­dría mi re­nun­cia”

En­tre­na­dor de­la­se­lec­ción me­xi­ca­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.