Ji­me­na Ro­drí­guez

Milenio Jalisco - La Aficion Jalisco - - PORTADA -

l cos­to de los Jue­gos Olím­pi­cos de To­kio si­gue dis­pa­rán­do­se, pe­se a que los or­ga­ni­za­do­res lo­ca­les y el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal in­sis­ten en que han re­du­ci­do los gas­tos.

Un in­for­me re­cien­te­men­te di­fun­di­do por la Con­tro­la­ría del gobierno na­cio­nal arro­jó que Ja­pón aca­ba­ría gas­tán­do­se 25 mil millones de dó­la­res en el mon­ta­je de los Jue­gos, y que la ci­fra fi­nal po­dría ser más al­ta.

Es­to ca­si cua­dri­pli­ca lo que se es­ti­mó en la pro­pues­ta de To­kio pa­ra ob­te­ner la se­de en 2013, cuan­do se pro­yec­tó una in­ver­sión de 829 mil millones de ye­nes, o 7 mil 300 millones de dó­la­res con el ac­tual ti­po de cam­bio.

Lle­var la cuen­ta de los gas­tos en To­kio ca­da vez es más di­fí­cil, a me­di­da que se ace­le­ran las obras, se acer­can las fechas de en­tre­ga y arre­cian las dispu­tas so­bre lo que cons­ti­tu­ye o no un gasto re­la­cio­na­do con los Jue­gos. La en­go­rro­sa con­ta­bi­li­dad com­pli­ca tam­bién la ta­rea de iden­ti­fi­car a los res­pon­sa­bles de un pa­go o a quién sa­ca be­ne­fi­cio.

“Es la co­sa más asom­bro­sa que los Jue­gos Olím­pi­cos son el úni­co me­ga­pro­yec­to que siem­pre se ex­ce­de en su presupuesto”, co­men­tó Bent Flyv­berg, una au­to­ri­dad en te­mas de fi­nan­zas olím­pi­cas, al ex­pli­car­lo en un es­tu­dio pu­bli­ca­do en 2016.

Flyv­berg re­sal­tó que el es­tu­dio no pu­do “iden­ti­fi­car una so­la” edi­ción de los Jue­gos que se ha­ya ajus­ta­do a lo pre­vis­to o que ha­ya cos­ta­do me­nos. To­kio es el ejem­plo.

En di­ciem­bre, el co­mi­té or­ga­ni­za­dor de To­kio in­for­mó que su presupuesto era equi­va­len­te a 12 mil millones de dó­la­res.

Es­to con­sis­tió de con­tri­bu­cio­nes equi­ta­ti­vas de 5 mil 300 millones de dó­la­res del co­mi­té or­ga­ni­za­dor y del gobierno me­tro­po­li­tano de To­kio, con otros 1,300 millones de dó­la­res in­yec­ta­dos por el gobierno na­cio­nal.

Pe­ro un mes des­pués, la go­ber­na­do­ra de To­kio Yu­ri­ko Koi­ke di­jo que la ciu­dad ten­dría que apor­tar 7 mil 200 millones de dó­la­res ex­tra “pa­ra pro­yec­tos di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te re­la­cio­nes con los Jue­gos”. Koi­ke ex­pli­có que los gas­tos co­rres­pon­den a eri­gir ins­ta­la­cio­nes sin ba­rre­ras pa­ra los atletas que com­pe­ti­rán en los Jue­gos Pa­ra­lím­pi­cos, el en­tre­na­mien­to de los vo­lun­ta­rios, la pu­bli­ci­dad y pro­mo­ción tu­rís­ti­ca.

To­do es­to ele­vó el cos­to to­tal a ca­si 19 mil 100 millones de dó­la­res.

Tan­to el COI co­mo los or­ga­ni­za­do­res lo­ca­les di­fi­rie­ron de los des­em­bol­sos olím­pi­cos, al des­cri­bir­les co­mo “cos­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos nor­ma­les” que es­tán “fue­ra del presupuesto glo­bal”. l ar­gen­tino Leo­nar­do Ma­yer y el es­pa­ñol Pa­blo Ca­rre­ño se des­pi­die­ron en la pri­me­ra ron­da de Shang­hái, es­te mar­tes al per­der res­pec­ti­va­men­te con­tra los fran­ce­ses Ri­chard Gas­quet (1-6, 6-2 y 6-1) y Be­noit Pai­re (6-3 y 6-4), mien­tras que No­vak Djo­ko­vic, se­gun­do favorito, su­peró la se­gun­da.

Pai­re, 62 mun­dial, se mos­tró muy se­gu­ro an­te Ca­rre­ño, 24 de la ATP, al que ya ba­tió re­cien­te­men­te en las se­mi­fi­na­les de la Co­pa Da­vis. Aho­ra ju­ga­rá en se­gun­da ron­da con la jo­ven sen­sa­ción aus­tra­lia­na Alex De Mi­naur, de 19 años y 33 mun­dial, se­mi­fi­na­lis­ta en Shenz­hen a fi­na­les de sep­tiem­bre.

Gas­quet tu­vo más di­fi­cul­ta­des pa­ra ven­cer a Ma­yer, pa­gan­do un arran­que desa­cer­ta­do que le cos­tó el pri­mer set. Aho­ra ju­ga­rá con­tra otro ar­gen­tino, un pe­so pe­sa­do, Juan Mar­tín Del Po­tro, cuar­to de la ATP.

Tam­po­co su­peró el de­but el es­pa­ñol Al­bert Ra­mos, que ca­yó an­te el ka­za­jo Mik­hail Ku­kush­kin por 6-4 y 6-2.

En el pri­mer par­ti­do de la se­gun­da ron­da, Djo­ko­vic se im­pu­so al fran­cés Je­remy Chardy por 6-3 y 7-5, en 83 mi­nu­tos.

El nú­me­ro tres mun­dial dio de es­ta for­ma el pri­mer pa­so pa­ra re­con­quis­tar el nú­me­ro1, en ma­nos de Ra­fael Na­dal, baja en la gi­ra asiá­ti­ca por un pro­ble­ma en una ro­di­lla.

Chardy, 41 de la ATP, no tu­vo op­cio­nes y a Djo­ko­vic le bas­tó un break pa­ra con­quis­tar la pri­me­ra man­ga y otro pa­ra lle­var­se la se­gun­da.

Aho­ra el ser­bio ju­ga­rá con el ven­ce­dor del due­lo en­tre el ita­liano Mar­co Ce­chin­na­to y el sur­co­reano Hyeon Chung.

Es ver­dad que la di­ná­mi­ca del fut­bol me­xi­cano, con el én­fa­sis pues­to en la Li­ga Mx, es si­mi­lar al fa­mo­so jue­go Ser­pien­tes­yEs­ca­le­ras: brus­cos as­cen­sos, sú­bi­tos des­cen­sos, ines­pe­ra­dos vuel­cos de la for­tu­na. Di­go es­to por­que aho­ra que ob­ser­vo a los tres equi­pos que pre­si­den la ta­bla pien­so de in­me­dia­to en la tra­yec­to­ria pa­sa­da de sus di­rec­to­res téc­ni­cos. Mi­guel He­rre­ra, con ex­pe­rien­cia vas­tí­si­ma co­mo en­tre­na­dor, ya pro­bó las mie­les del cam­peo­na­to de li­ga. Lo mis­mo ocu­rrió a Pe­dro Cai­xin­ha, cu­yo sor­pren­den­te Cruz Azul no pier­de pi­sa­da. Cai­xin­ha, co­mo sa­be­mos, fue cam­peón de la Li­ga Mx, de la Co­pa y, des­pués, Cam­peón de Cam­peo­nes con el San­tos La­gu­na. En aque­lla inolvidable fi­nal de la Li­ga Mx Cai­xin­ha sa­cri­fi­có en el jue­go de vuel­ta al hé­roe del pri­mer La his­to­ria, no es nin­gún se­cre­to, co­men­zó con Ba­be Ruth. En 1919 de­bi­do a pro­ble­mas fi­nan­cie­ros, Harry Fra­zee, due­ño de los Me­dias Ro­jas de Bos­ton, ven­dió a la le­yen­da a los Yan­kees de Nue­va York por 125 mil dó­la­res. La he­ri­da mar­có a la ins­ti­tu­ción por 86 años ba­jo la llamada “Mal­di­ción del Bam­bino”, has­ta que en 2004 le di­je­ron adiós a es­te eterno ca­pí­tu­lo, sa­lu­da­ron al Clá­si­co de Oto­ño de la ma­ne­ra más épi­ca po­si­ble y con­quis­ta­ron su pri­me­ra Se­rie Mun­dial des­de 1918. La reali­dad, es que es el clá­si­co más gran­de en la his­to­ria del beis­bol. Re­pa­se­mos cier­tos mo­men­tos que han si­do in­gre­dien­te in­dis­cu­ti­ble pa­ra alimentar es­ta ri­va­li­dad: La pe­lea en el Jue­go 3 de la Se­rie de Cam­peo­na­to en 2003; la even­tual vic­to­ria de los Yan­kees en ese tí­tu­lo de la Li­ga Ame­ri­ca­na; un año des­pués, la dispu­ta por Alex Ro­drí­guez que tras me­ses de acer­ca­mien­tos con Bos­ton ter­mi­nó mar­chán­do­se al acé­rri­mo ri­val pa­ra con­ver­tir­se en le­yen­da; la pe­lea de Va­ri­tek con­tra A-Rod en 2004 y por su­pues­to, al fi­na­li­zar di­cha cam­pa­ña el epi­so­dio más épi­co de to­dos, la re­mon­ta­da de los Me­dias Ro­jas tras em­pe­zar con un 0-3 en con­tra en la Se­rie de Cam­peo­na­to, in­clui­do el ro­bo de la se­gun­da ba­se de Da­ve Ro­berts y los jon­ro­nes que hi­cie­ron de Da­vid Or­tiz una le­yen­da. A es­to hay que agre­gar lo que su­ce­dió el lu­nes en el Jue­go 3 de la Se­rie Di­vi­sio­nal, por­que ese 16-1 en el Yan­kee Sta­dium no se ol­vi­da­rá por ge­ne­ra­cio­nes. La hu­mi­lla­ción so­lo se pue­de en­ten­der en su má­xi­mo es­plen­dor en una ri­va­li­dad que ha si­do llamada la más im­por­tan­te en el mun­do del de­por­te. La peor de­rro­ta en 396 jue­gos de postem­po­ra­da y a ma­nos de tu gran ri­val tie­ne otra tras­cen­den­cia. En más de 100 tem­po­ra­das de en­fren­ta­mien­tos, es­te mo­men­to en pla­yoffs te­nía que lle­gar. Si bien no fue la peor de­rro­ta de Nue­va York en es­ta ins­tan­cia, pues és­ta fue en 2004 an­te Cle­ve­land por 22-0, el do­lor es ma­yor. No so­lo por­que su ciu­dad ri­val des­de an­tes de la Re­vo­lu­ción Ame­ri­ca­na, Bos­ton, era y es favorito pa­ra co­ro­nar­se en la Se­rie Mun­dial tras el ré­cord de 108 vic­to­rias, sino por­que pa­ra ha­cer el due­lo más me­mo­ra­ble, Brock Holt ba­teó el pri­mer “ci­clo” en postem­po­ra­da al co­nec­tar sen­ci­llo, do­ble, tri­ple y cua­dran­gu­lar. Lo bueno es que es­to nun­ca se va a aca­bar. par­ti­do ( Chu­le­ti­ta Oroz­co) y me­tió de ma­ne­ra ines­pe­ra­da a Ser­gio Ce­ba­llos. San­tos per­dió en Que­ré­ta­ro, pe­ro se co­ro­nó gra­cias a la ac­tua­ción en su pa­tio.

El ter­cer di­rec­tor téc­ni­co que plan­ta ca­ra en la tria­da que go­bier­na la cús­pi­de es na­die me­nos que Sal­va­dor Re­yes Jr. Sí, sí, sí: el mis­mo que des­cen­dió con el Que­ré­ta­ro jus­to en la mis­ma tem­po­ra­da en la que el San­tos se ju­ga­ba la per­ma­nen­cia en el pri­mer cir­cui­to. En su mo­men­to elo­gié la la­bor de Pe­dro Cai­xin­ha al fren­te del San­tos La­gu­na. En su mo­men­to, asi­mis­mo, ha­blé de las vir­tu­des de Ro­bert Dan­te Si­bol­di co­mo ti­mo­nel de los de La Co­mar­ca. Aho­ra to­ca en jus­ti­cia pon­de­rar el mé­ri­to de Sal­va­dor Re­yes Jr. ¿Es la tem­po­ra­da de Cha­va Re­yes co­mo di­rec­tor téc­ni­co? Oja­lá que sí.

FO­TO: AFP

FO­TO: AP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.