Ur­ge plan maes­tro a La Pri­ma­ve­ra vs ries­go de in­va­sio­nes

El tex­to pre­li­mi­nar del plan de ma­ne­jo des­ta­ca que el ins­tru­men­to es in­su­fi­cien­te de­bi­do a que las gran­des ame­na­zas vie­nen de afue­ra

Milenio Jalisco - - Portada - Agus­tín del Castillo / Gua­da­la­ja­ra

˃ Dis­cu­ten al seno del Or­ga­nis­mo Pú­bli­co Des­cen­tra­li­za­do plan de ma­ne­jo in­su­fi­cien­te ˃ Pro­po­nen que el es­ta­do com­pre pre­dios pa­ra ga­ran­ti­zar su con­ser­va­ción

El te­ma con el área de pro­tec­ción de flo­ra y fau­na La Pri­ma­ve­ra, es que los in­tere­ses que or­bi­tan so­bre él de­ben te­ner cla­ro que su va­lor re­si­de en per­ma­ne­cer co­mo bos­que. La prio­ri­dad es cui­dar su ri­que­za bio­ló­gi­ca, su di­ver­si­dad y los ser­vi­cios am­bien­ta­les que pro­vee. No se tra­ta de un es­pa­cio de desa­rro­llo de pro­yec­tos que pue­dan po­ner en ries­go esa ca­pa­ci­dad de “au­to­rre­gu­la­ción”, sos­tie­ne el diag­nós­ti­co del nue­vo plan de ma­ne­jo que se dis­cu­te al in­te­rior de la jun­ta de go­bierno del or­ga­nis­mo pú­bli­co des­cen­tra­li­za­do.

En la pá­gi­na 62 in­di­ca: “El de­cre­to de crea­ción del área na­tu­ral pro­te­gi­da [ANP] es­tu­vo mo­ti­va­do fun­da­men­tal­men­te por ser un área con ca­rac­te­rís­ti­cas muy sin­gu­la­res, to­da vez que es una se­rra­nía que sur­ge co­mo efec­to de una in­ten­sa ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca, de la que la ac­ti­vi­dad hi­dro­ter­mal es un re­ma­nen­te. Sin em­bar­go, por su ori­gen, la com­po­si­ción geo­ló­gi­ca y el ti­po de sue­los, [es] un eco­sis­te­ma su­ma­men­te frá­gil, no so­la­men­te por su sus­cep­ti­bi­li­dad a la ero­sión, sino tam­bién por su cer­ca­nía a la se­gun­da ciu­dad más im­por­tan­te del país. En aquel en­ton­ces se vio una opor­tu­ni­dad de do­tar de ra­cio­na­li­dad al cre­ci­mien­to de la man­cha ur­ba­na, man­te­nien­do una fuen­te de ser­vi­cios am­bien­ta­les de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra la sa­lud de la ciu­dad. Des­de es­ta pers­pec­ti­va es que de­be com­pren­der­se la im­por­tan­cia de man­te­ner al ANP en su es­ta­do na­tu­ral, lo que no quie­re de­cir es­tá­ti­co de nin­gu­na ma­ne­ra, que por las ca­rac­te­rís­ti­cas men­cio­na­das, so­bre to­do por su fra­gi­li­dad co­mo eco­sis­te­ma y su con­ti­güi­dad a una ex­ten­sa man­cha ur­ba­na que cre­ce des­con­tro­la­da­men­te ejer­cien­do fuer­tes pre­sio­nes des­de su pe­rí­me­tro, re­quie­re, ade­más de es­tán­da­res de ma­ne­jo apli­ca­bles a to­das las ANP, otros que atien­dan con pers­pec­ti­va sis­té­mi­ca la re­la­ción bos­que-ciu­dad, co­mo una de las par­ti­cu­la­ri­da­des es­pe­cí­fi­cas…”.

Es­to “im­pli­ca leer el com­ple­jo te­rri­to­rial del bos­que y su en­torno na­tu­ral y ur­bano co­mo un so­cio­eco­sis­te­ma; de ma­ne­ra que se ana­li­cen los procesos de in­ter­cam­bio que ocu­rren en él ba­jo la pers­pec­ti­va de me­ta­bo­lis­mo so­cial”.

Ba­jo es­ta pre­mi­sa esen­cial, “ac­ti­vi­da­des co­mo cam­bios de uso del sue­lo, cons­truc­ción hor­mi­ga, in­cen­dios fo­res­ta­les, vi­si­ta­ción des­or­de­na­da, ex­trac­ción de ma­te­rial geo­ló­gi­co, el apro­ve­cha­mien­to irra­cio­nal y clan­des­tino de es­pe­cies sil­ves­tres, in­tro­duc­ción de es­pe­cies exó­ti­cas por aban­dono de ani­ma­les do­més­ti­cos y la re­pro­duc­ción a al­tas ta­sas de es­pe­cies fe­ra­les [ani­ma­les do­més­ti­cos asil­ves­tra­dos] y ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas que ex­ce­den la ca­pa­ci­dad de car­ga del sis­te­ma es­tán al­te­ran­do de ma­ne­ra ne­ga­ti­va el há­bi­tat. Ade­más, pro­li­fe­ra el aban­dono de es­com­bro y ba­su­ra, el van­da­lis­mo, la con­ta­mi­na­ción de cuer­pos de agua, y la con­ta­mi­na­ción pai­sa­jís­ti­ca y lu­mí­ni­ca. Son mu­chos los fac­to­res que pro­vo­can es­trés al bos­que y com­pro­me­ten se­ria­men­te su es­ta­do de sa­lud. A to­do ello hay que agre­gar in­ter­ven­cio­nes erró­neas en el área al pre­ten­der for­zar los procesos na­tu­ra­les de su­ce­sión y re­ge­ne­ra­ción del bos­que, co­mo ha si­do el ca­so de re­fo­res­ta­cio­nes mal plan­tea­das y por lo tan­to fa­lli­das o has­ta con­tra­pro­du­cen­tes”.

La Pri­ma­ve­ra, agre­ga, “re­quie­re de un Plan Maes­tro con una pers­pec­ti­va re­gio­nal in­te­gral de lar­go pla­zo que in­clu­ya ac­cio­nes en la zo­na de in­fluen­cia, así co­mo es­tra­te­gias y po­lí­ti­cas más allá del po­lí­gono de­cre­ta­do”.

Es­to, de­bi­do a que un pro­gra­ma o plan de ma­ne­jo “está res­trin­gi­do al in­te­rior del área de­cre­ta­da […] y por la va­lo­ra­ción de la Co­fe­mer [Co­mi­sión Fe­de­ral de Me­jo­ra Re­gu­la­to­ria], en cuan­to al im­pac­to re­gu­la­to­rio, lo que li­mi­ta el ám­bi­to de ac­ción que pue­de pres­cri­bir el plan de ma­ne­jo. Ta­les dis­po­si­cio­nes res­pon­den a una con­cep­ción de pro­gra­mas de ma­ne­jo ya su­pe­ra­das”.

ES­PE­CIAL

La prio­ri­dad es cui­dar la ri­que­za bio­ló­gi­ca de La Pri­ma­ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.