¡GRI­TO JA­LIS­CIEN­SE!

Los ja­lis­cien­ses ce­le­bra­ron la In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co; mu­je­res con rebozo, hom­bres de bi­go­te y som­bre­ro y ni­ños dis­fra­za­dos fes­te­ja­ron en la ca­pi­tal

Milenio Jalisco - - Portada - POR: Víc­tor Hu­go Or­ne­las/Gua­da­la­ja­ra

Es­te 15 de sep­tiem­bre fue de Ja­lis­co. El ta­pa­tío Saúl Ca­ne­lo Ál­va­rez se con­vir­tió en cam­peón del mun­do al ven­cer ano­che a Go­lov­kin; Chi­vas le pe­gó 4-2 de vi­si­tan­te a Mon­te­rrey, mien­tras que en Gua­da­la­ja­ra, el go­ber­na­dor Aris­tó­te­les Sandoval en­ca­be­zó su último Gri­to co­mo eje­cu­ti­vo es­ta­tal an­te una pla­za re­bo­san­te de ta­pa­tíos.

La con­me­mo­ra­ción de la In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co en Ja­lis­co fue la úl­ti­ma que en­ca­be­zó Aris­tó­te­les Sandoval Díaz co­mo go­ber­na­dor de la en­ti­dad. Den­tro de Pa­la­cio de Go­bierno, el lu­jo y los vestidos lar­gos con ce­na a la luz de las ve­las; afue­ra, el gua­te­que a to­do lo que da­ba, mu­je­res con rebozo y hom­bres de bi­go­te y som­bre­ro, ni­ños dis­fra­za­dos de Hi­dal­go, Mo­re­los y Chi­nas Po­bla­nas ha­cien­do es­cán­da­lo a pla­cer con trom­pe­tas y tam­bo­res am­bien­ta­ban el fes­te­jo pa­trio en la Per­la Ta­pa­tía.

De­bi­do a que las obras de la Lí­nea 3 de Tren Li­ge­ro al­re­de­dor de la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na y la Pla­za de Ar­mas no han si­do con­clui­das, es­te es­pa­cio del Cen­tro de la ciu­dad ofre­ció un es­ce­na­rio en el que de pron­to uno po­dría pen­sar que en reali­dad se en­con­tra­ba en 1910 cuan­do el Cu­ra Hi­dal­go con­vo­có a la mul­ti­tud en la Al­hón­di­ga de Gra­na­di­tas.

La ma­jes­tuo­si­dad de la ar­qui­tec­tu­ra de Gua­da­la­ja­ra que des­ta­có ilu­mi­na­da de ver­de, blan­co y ro­jo fue uti­li­za­da co­mo el fon­do ideal pa­ra las sel­fies y el re­tra­to del re­cuer­do de los asis­ten­tes, que se­gu­ra­men­te ya es­ta­rán inun­dan­do las re­des a tra­vés de Twit­ter, Fa­ce­book o Ins­ta­gram.

Co­mo ex­tra­ña co­sa, en la Pla­za Li­be­ra­ción na­die se acor­dó de la es­cul­tu­ra de Mi­guel Hi­dal­go y Cos­ti­lla. La fi­gu­ra del lla­ma­do “Pa­dre de la Patria” lu­ció de­sola­da y ni un adorno le pu­sie­ron, pe­ro en esa mis­ma ex­pla­na­da se po­día apre­ciar al­gu­nos gru­pos de ex­tran­je­ros que en es­ta oca­sión vi­nie­ron co­mo ex­tra­ños ami­gos pa­ra em­pa­par­se de la ce­le­bra­ción más me­xi­ca­na, pa­ra pro­bar los ta­cos, los bu­ñue­los, el al­go­dón de azú­car, los elo­tes, las pa­pas fri­tas y al­fa­jo­res; no fal­ta­ron los “ma­lin­chis­tas” que pre­fi­rie­ron la ham­bur­gue­sa y el hot­dog pa­ra de­gus­tar du­ran­te la ce­le­bra­ción.

Pa­sa­das las 22:00 ho­ras, el man­da­ta­rio ja­lis­cien­se se aso­mó al bal­cón y sa­lu­dó a los cien­tos de per­so­nas que acu­die­ron a ce­le­brar la In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co. Aun­que el au­dio era dé­bil y la voz del go­ber­na­dor ape­nas se apre­cia­ba fue­ra de la Pla­za de Ar­mas, los ja­lis­cien­ses gri­ta­ron ca­da vi­va y se asom­bra­ron con los fue­gos ar­ti­fi­cia­les.

Qui­zá la fiesta patria ya no es co­mo la de ha­ce una dé­ca­da, cuan­do to­das las pla­zas del Cen­tro de la ciu­dad re­bo­sa­ban de gen­te, la can­ti­dad de co­mer­cios tam­bién se re­du­jo de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble, pe­ro el even­to no de­ja de ser la ce­le­bra­ción de to­dos, en la que no im­por­ta si por­tan una pla­ye­ra de las Chi­vas, el Atlas o el odia­do ri­val de la ca­pi­tal, pues to­dos so­mos me­xi­ca­nos y esa es la ra­zón de ser de es­ta no­che tri­co­lor, de es­ta fiesta y de ese ex­tra­ño or­gu­llo que ha­ce la piel en­chi­nar cuan­do re­tum­ba el Vi­va Mé­xi­co en los pul­mo­nes.

Fotos: Imago7, Mexsport y Especial

FOTOGRAFÍA: Fer­nan­do Carranza/Especial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.