Lo que nos es­pe­ra

Se es­cu­chan ya vo­ces que re­se­ñan el po­si­ble de­sen­can­to de aque­llos que hu­bie­ren “creí­do” en la mo­de­ra­ción del per­so­na­je; gen­te que pre­fi­rió “en­ga­ñar­se”

Milenio Jalisco - - Al Frente - Re­vuel­tas@mac.com

Ape­sar de los sig­nos anun­cia­do­res, las pro­fe­cías y las con­je­tu­ras de los adi­vi­nos, el in­mi­nen­te rei­na­do de Obra­dor si­gue sien­do un enig­ma: no sa­be­mos si el hom­bre se­rá un con­ci­lia­dor, si se de­ja­rá lle­var por el prag­ma­tis­mo que le pu­dié­ra­mos su­po­ner, si aso­ma­rá el per­so­na­je pen­den­cie­ro que vi­mos en la cam­pa­ña elec­to­ral, si im­ple­men­ta­rá to­das y ca­da una de las pro­pues­tas que ha ve­ni­do anun­cian­do en su lar­ga ca­rre­ra ha­cia la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, si can­ce­la­rá irre­vo­ca­ble­men­te las re­for­mas es­truc­tu­ra­les, si re­pre­sen­ta­rá di­rec­ta­men­te a los sec­to­res más ex­tre­mis­tas de Mo­re­na, si res­tau­ra­rá a la le­tra los an­ti­guos pri­vi­le­gios del sin­di­ca­lis­mo cor­po­ra­ti­vis­ta o si lle­ga­rá a acuer­dos be­ne­fi­cio­sos con in­ver­so­res y em­pre­sa­rios.

Se es­cu­chan ya vo­ces que re­se­ñan el po­si­ble de­sen­can­to de aque­llos que hu­bie­ren “creí­do” en la mo­de­ra­ción del per­so­na­je; gen­te que pre­fi­rió “en­ga­ñar­se” —en esa suer­te de con­for­mis­mo del que no quie­re ver las co­sas de fren­te ni ha­cer ca­so a las ad­ver­ten­cias de su fue­ro in­terno— y que aho­ra se da­ría cuen­ta, de ma­ne­ra ya muy tar­día, de que el pre­si­den­te elec­to si­gue sien­do quien siem­pre hu­bie­re si­do, a sa­ber, un hom­bre in­to­le­ran­te, au­to­ri­ta­rio, to­zu­do y con una vi­sión muy li­mi­ta­da del mun­do con­tem­po­rá­neo.

Al mis­mo tiem­po, mu­chas per­so­nas, sin ser ne­ce­sa­ria­men­te de las que se ilu­sio­nan con una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción ni de las que es­pe­ran el ad­ve­ni­mien­to de un radiante fu­tu­ro, se aco­mo­dan a la pers­pec­ti­va de que “to­do se­gui­rá igual”, de que “na­da va a cam­biar”, for­mu­la­da di­cha con­tin­gen­cia no co­mo una con­de­na sino co­mo una es­pe­cie de con­sue­lo o, in­clu­si­ve, co­mo la es­pe­ra­da con­ti­nua­ción de un re­con­for­tan­te en­torno de es­ta­bi­li­dad. En es­ta vi­sión, no se ha apa­re­ci­do en el ho­ri­zon­te un de­ma­go­go po­pu­lis­ta —ni mu­cho me­nos al­guien que pu­die­re sig­ni­fi­car “un peligro pa­ra Mé­xi­co”— sino un in­di­vi­duo “del sis­te­ma”, al­guien que, des­pués de to­do, co­no­ce el po­der des­de sus en­tra­ñas y que se su­je­ta­rá por sim­ple sa­ga­ci­dad pri­mi­ge­nia a los im­pe­ra­ti­vos de la po­lí­ti­ca real.

Y, des­de lue­go, ahí es­tán igual­men­te quie­nes es­pe­ran ar­dien­te­men­te el acae­ci­mien­to de un au­tén­ti­co cam­bio li­de­ra­do por un hom­bre jus­ti­cie­ro —y real­men­te bien in­ten­cio­na­do, ade­más— que ha­brá de re­sar­cir vie­jos agra­vios y re­dis­tri­buir ge­ne­ro­sa­men­te las ri­que­zas de una patria que su­po­nen fun­da­men­tal­men­te fe­cun­da pe­ro que ha si­do sa­quea­da de ma­ne­ra in­mi­se­ri­cor­de por esos “ri­cos y po­de­ro­sos” de siem­pre. Re­co­bran, es­tos es­pe­ran­za­dos se­gui­do­res, el con­cep­to de la “ma­fia en el po­der” aun­que no lo ha­ya­mos es­cu­cha­do ya en la­bios del fu­tu­ro pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. De nue­vo, sue­nan las ad­ver­ten­cias de quie­nes pre­fi­gu­ran un com­pro­mi­so irre­nun­cia­ble de Obra­dor con es­te “sec­tor du­ro” y la con­si­guien­te im­ple­men­ta­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra dar res­pues­ta a sus de­man­das.

Es­ta­rían, fi­nal­men­te, los opo­si­to­res pu­ros y du­ros, esos me­xi­ca­nos que eli­gie­ron al can­di­da­to del PRI el pa­sa­do 1º de ju­lio —unos sie­te mi­llo­nes de vo­tan­tes— y los otros, los que pre­fi­rie­ron al PAN (po­co más de 10 mi­llo­nes), pa­ra los cua­les el triun­fo del can­di­da­to pre­si­den­cial de Mo­re­na no es una bue­na no­ti­cia ni re­pre­sen­ta tam­po­co la pers­pec­ti­va de un fu­tu­ro me­jor. Y hay, de la mis­ma ma­ne­ra, mi­llo­nes de ciu­da­da­nos que no sa­lie­ron a vo­tar en las pa­sa­das elec­cio­nes ge­ne­ra­les y cu­yas es­pe­ran­zas no gi­ran de ma­ne­ra obli­ga­da en torno al ac­tual pre­si­den­te elec­to.

Las ex­pec­ta­ti­vas de unos —por ejem­plo, la po­si­bi­li­dad de que se can­ce­le la cons­truc­ción del nue­vo ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co, la su­pre­sión del sis­te­ma de eva­lua­ción de maes­tros es­ta­ble­ci­do ac­tual­men­te en la re­for­ma edu­ca­ti­va o la de­vo­lu­ción a la CNTE del control de los re­cur­sos pú­bli­cos des­ti­na­dos a la edu­ca­ción en Oa­xa­ca— vie­nen sien­do las pers­pec­ti­vas te­mi­das por lo otros. Sin em­bar­go, no po­de­mos to­da­vía de ha­blar de he­chos con­su­ma­dos.

En es­tos mo­men­tos, so­me­ti­dos to­dos los me­xi­ca­nos a la cir­cuns­tan­cia de una tran­si­ción in­ter­mi­na­ble y lle­va­dos, por lo tan­to, a un ejer­ci­cio ca­si inevi­ta­ble de es­pe­cu­la­cio­nes so­bre cuá­les pu­die­ren ser las ac­tua­cio­nes con­cre­tas del fu­tu­ro pre­si­den­te de Mé­xi­co cuan­do ocu­pe ya el car­go te­nien­do en sus ma­nos un po­der po­lí­ti­co prác­ti­ca­men­te ili­mi­ta­do —he­cho iné­di­to des­de que tu­vo lu­gar la al­ter­nan­cia de­mo­crá­ti­ca en es­te país—, las fan­ta­sías an­ti­ci­pa­to­rias de ca­da quien re­sul­tan de su muy par­ti­cu­lar per­te­nen­cia a una co­rrien­te o de sus pre­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas, más allá de las sim­pa­tías per­so­na­les o de los re­ce­los, pe­ro no sa­be­mos, lo re­pi­to, cuá­les van a ser real­men­te los ejes rec­to­res de la nueva Ad­mi­nis­tra­ción.

Pa­ra al­gu­nos de no­so­tros, el fin último de to­das las co­sas es, eso sí, el res­pe­to irres­tric­to a los pos­tu­la­dos de la de­mo­cra­cia li­be­ral. Pe­ro, no an­ti­ci­pe­mos to­da­vía na­da. Al tiem­po…

Las ex­pec­ta­ti­vas de unos vie­nen sien­do las pers­pec­ti­vas te­mi­das por lo otros; sin em­bar­go, no po­de­mos to­da­vía de ha­blar de he­chos con­su­ma­dos

EFRÉN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.