Con­fu­sio­nes con­cep­tua­les

El pro­ble­ma es­tá en Ló­pez Obra­dor, no tie­ne cla­ri­dad con­cep­tual y con­se­cuen­te­men­te es re­cu­rren­te el error de ata­car los pro­ble­mas por sus efec­tos, no por sus cau­sas

Milenio Jalisco - - Al Frente - FE­DE­RI­CO BE­RRUE­TO fbe­rrue­top@gmail.com Twit­ter: @be­rrue­to

Con el aval de una só­li­da ma­yo­ría elec­to­ral, po­lí­ti­ca y le­gis­la­ti­va, Ló­pez Obra­dor ha em­pren­di­do la mar­cha ha­cia la cuar­ta trans­for­ma­ción. Su pre­ten­sión es ma­yor a la de ha­ber ga­na­do la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca des­de Ma­cus­pa­na, Ta­bas­co. Pa­ra él y pa­ra mu­chos de sus se­gui­do­res es un em­pe­ño, ade­más de le­gí­ti­mo, plau­si­ble. La du­da es­tá en los me­dios, los ins­tru­men­tos y la cir­cuns­tan­cia, no en la convicción del lí­der y el en­tu­sias­mo de su círcu­lo cer­cano.

El pro­ble­ma es­tá en Ló­pez Obra­dor, no tie­ne cla­ri­dad con­cep­tual y con­se­cuen­te­men­te es re­cu­rren­te el error de ata­car los pro­ble­mas por sus efec­tos, no por sus cau­sas. Si la prio­ri­dad es un país más jus­to, la so­lu­ción no es­tá re­par­tien­do di­ne­ro pú­bli­co; ha­bría que tras­la­dar el in­gre­so de los más ri­cos ha­cia los más po­bres, co­mo lo ha­ce to­da po­lí­ti­ca pú­bli­ca por la equidad. Re­par­tir a los po­bres el di­ne­ro pú­bli­co lle­va­rá al de­te­rio­ro del apa­ra­to gu­ber­na­men­tal y, de pa­so, afec­ta­rá la ca­pa­ci­dad del Es­ta­do pa­ra res­pon­der a otras ta­reas fun­da­men­ta­les co­mo pro­veer sa­lud, edu­ca­ción y se­gu­ri­dad, ade­más de in­ver­sión pa­ra el de­sa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ra.

La me­jor fórmula pa­ra mi­ti­gar la de­sigual­dad es el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Pa­ra ello se ne­ce­si­tan in­ver­sión pú­bli­ca y pri­va­da sig­ni­fi­ca­ti­vas. El país no so­lo de­be cre­cer de ma­ne­ra con­sis­ten­te a ta­sas ma­yo­res a 4 por cien­to anual, tam­bién de­be ha­cer­lo con ma­yor equi­li­brio so­cial y re­gio­nal pa­ra así lo­grar una me­jor dis­tri­bu­ción de la ren­ta na­cio­nal. Así, por ejem­plo, pa­ra que pue­dan cre­cer Chia­pas y Oa­xa­ca se re­quie­ren in­fra­es­truc­tu­ra, edu­ca­ción y sa­lud. Es una ta­rea po­si­ble, pe­ro de­man­da tiem­po, dis­ci­pli­na y jus­to lo que no hay: cla­ri­dad es­tra­té­gi­ca. El plan de re­fo­res­ta­ción o el tren ma­ya son ini­cia­ti­vas par­cia­les y se­cun­da­rias pa­ra lo­grar un au­tén­ti­co de­sa­rro­llo so­cial, me­nos con una edu­ca­ción pú­bli­ca pé­si­ma y con un apa­ra­to edu­ca­ti­vo rehén del ac­ti­vis­mo so­cial.

Otro ejem­plo que alu­de a la con­fu­sión con­cep­tual de Ló­pez Obra­dor se re­fie­re a la re­la­ción en­tre hu­mil­dad con ho­nes­ti­dad. Cier­to es que una per­so­na que no es ho­nes­ta di­fí­cil­men­te se­rá hu­mil­de, pe­ro es­to no ha­ce la po­bre­za vir­tud ni la ri­que­za pe­ca­do. Obli­gar a los al­tos ser­vi­do­res pú­bli­cos al vo­to de po­bre­za más se co­rres­pon­de a un sen­ti­mien­to de re­van­cha so­cial, que al pro­pó­si­to de dar efi­ca­cia al go­bierno.

Hay co­rrec­cio­nes que de­ben ha­cer­se. El in­cre­men­to de los in­gre­sos petroleros en el go­bierno de Fox se fue al gas­to co­rrien­te y a re­mu­ne­ra­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias. En al­gu­nos ca­sos ofen­si­va­men­te des­pro­por­cio­na­das. De­be ha­ber re­me­dio y tam­bién dis­mi­nu­ción del ta­ma­ño del ser­vi­cio pú­bli­co.

La mi­sión y vi­sión de Ló­pez Obra­dor so­bre el mo­men­to que vi­ve, le ha­ce sen­tir que pa­ra cual­quie­ra es un pri­vi­le­gio par­ti­ci­par de tal cruzada y por lo mis­mo lla­ma al sa­cri­fi­cio. Es una pos­tu­ra pro­pia de la re­li­gión, no de la ad­mi­nis­tra­ción. La reali­dad, más tem­prano que tar­de se im­po­ne y es de es­pe­rar­se, la­men­ta­ble­men­te, que el pro­yec­to sea sa­bo­tea­do des­de adentro. La mís­ti­ca ayu­da pa­ra ga­nar el po­der, pe­ro no pa­ra la bue­na ges­tión del go­bierno. La si­mu­la­ción es lo que vie­ne.

La co­rrup­ción no es te­ma de cul­tu­ra ni de con­di­ción hu­ma­na. Es un asun­to de im­pu­ni­dad: al­tos be­ne­fi­cios y ba­jo ries­go. Se de­ben re­ver­tir los in­cen­ti­vos per­ver­sos que lle­van a la ve­na­li­dad y pa­ra ello es fun­da­men­tal la par­ti­ci­pa­ción so­cial, la transparencia, la de­nun­cia, la san­ción, la sim­pli­fi­ca­ción de pro­ce­sos y el es­ta­do de de­re­cho. Aba­tir la co­rrup­ción y me­jo­rar la ca­li­dad de go­bierno po­co tie­nen que ver con dis­mi­nuir las re­mu­ne­ra­cio­nes for­ma­les de ser­vi­do­res pú­bli­cos. La ri­que­za de al­gu­nos de ellos no pro­vie­ne de los sa­la­rios, sino de los di­ne­ros por de­ba­jo de la me­sa y de la co­rrup­ción.

Lo mis­mo vale pa­ra la vio­len­cia y la in­se­gu­ri­dad. La de­lin­cuen­cia pro­li­fe­ra no por la po­bre­za o la de­sigual­dad, sino por­que ser de­lin­cuen­te no en­tra­ña ma­yo­res ries­gos y sí la ex­pec­ta­ti­va de gran­des be­ne­fi­cios. Es fá­cil ser de­lin­cuen­te, con la ven­ta­ja adi­cio­nal de los be­ne­fi­cios re­sul­ta­do de la ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va. Per­do­nar al cri­mi­nal, idea de la cam­pa­ña, abo­na a la im­pu­ni­dad. Lo que se re­quie­re es jus­ti­cia, que el Es­ta­do cum­pla con su res­pon­sa­bi­li­dad bá­si­ca de pro­te­ger a la po­bla­ción del cri­mi­nal, san­cio­nar a quien afec­ta los de­re­chos fun­da­men­ta­les de las per­so­nas. Hay nar­co­trá­fi­co, hua­chi­col, ex­tor­sión o se­cues­tro por­que hay au­sen­cia de jus­ti­cia, por­que me­nos de 5 por cien­to de los de­li­tos lle­va al res­pon­sa­ble a la san­ción cor­po­ral.

La adua­na obli­ga­da de la cuar­ta trans­for­ma­ción se lla­ma aba­tir la im­pu­ni­dad. Si se lle­ga a es­to, mu­cho ha­brá de al­can­zar­se, aun­que so­lo sea pun­to de par­ti­da. Pa­ra ello se re­quie­re cla­ri­dad con­cep­tual y así di­fe­ren­ciar cau­sas de efec­tos y, por lo mis­mo, ha­cer va­ler lo que no exis­te en el có­di­go del cam­bio al que se con­vo­ca: es­ta­do de de­re­cho.

La adua­na obli­ga­da de la cuar­ta trans­for­ma­ción es aba­tir la im­pu­ni­dad; si se lle­ga a es­to, mu­cho ha­brá de al­can­zar­se

JESÚS QUINTANAR

Par­te del au­men­to de in­gre­sos petroleros con Fox fue pa­ra re­mu­ne­ra­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.