La In­de­pen­den­cia en Gua­da­la­ja­ra

Milenio Jalisco - - Al Frente - LAURA IBA­RRA

El ac­to que mar­có el ini­cio de la vi­da in­de­pen­dien­te de Mé­xi­co fue la en­tra­da triun­fal de Agus­tín de Itur­bi­de al fren­te del Ejér­ci­to Tri­ga­ran­te, el 27 de sep­tiem­bre de 1821. El 15 de sep­tiem­bre, es de­cir, el ini­cio de la gue­rra de in­de­pen­den­cia fue una fe­cha que se em­pe­zó a ce­le­brar con se­re­na­ta, ban­das de música y fue­gos ar­ti­fi­cia­les (sin ho­ra­rio re­gla­men­ta­do, por su­pues­to), a par­tir de la dé­ca­da de 1840.

La mar­cha triun­fal de Itur­bi­de pa­só a la his­to­ria, en­tre otras co­sas, por la co­no­ci­da anéc­do­ta que re­fie­re que el Je­fe del ejér­ci­to le or­de­nó a la tro­pa des­viar­se de la ru­ta tra­za­da, por la ca­lle de Ta­cu­ba­ya, pa­ra di­ri­gir­se a la de San Fran­cis­co, pues cer­ca de La Pro­fe­sa vi­vía la fa­mo­sa Güe­ra Ro­drí­guez, con quien el pe­li­rro­jo y pa­ti­llu­do mi­li­tar te­nía un ro­man­ce.

Se di­ce que el enamorado Co­man­dan­te en Je­fe, al pa­sar por el bal­cón de la dis­tin­gui­da da­ma, des­pren­dió una plu­ma de su som­bre­ro tri­co­lor y se la en­vió con un asis­ten­te a Do­ña Ma­ría Ig­na­cia Ro­drí­guez, que se en­con­tra­ba to­da emo­cio­na­da en el bal­cón.

Lo que ocu­rrió ese día en la ca­pi­tal de la Nueva Ga­li­cia lo re­se­ñó La Ga­ce­ta de Gua­da­la­ja­ra: “Las ca­lles se po­bla­ron de to­da cla­se de gen­te sin em­bar­go de lo tem­pes­tuo­so del tiem­po. Por to­das par­tes se oían vi­vas y acla­ma­cio­nes, fue­gos ar­ti­fi­cia­les y música que dis­cu­rrie­ron por las ca­lles du­ran­te to­da la no­che”.

Los gru­pos más prós­pe­ros de la ciu­dad pa­tro­ci­na­ron un buen nú­me­ro de fes­ti­vi­da­des, aun­que buen par­te de la po­bla­ción más hu­mil­de no aca­ba de en­ten­der el sen­ti­do del acon­te­ci­mien­to. En­tre otros even­tos, so­bre­sa­len al­gu­nos ser­mo­nes pro­nun­cia­dos en dis­tin­tas fes­ti­vi­da­des re­li­gio­sas. En uno de ellos, en la Ca­te­dral de Gua­da­la­ja­ra, el fraile To­más Blas­co y Na­va­rro con vehe­men­cia afir­mó que “es Itur­bi­de el hé­roe ver­da­de­ro de la re­li­gión, y que na­die per­mi­te du­dar que ha si­do ele­gi­do por el pa­dre de las mi­se­ri­cor­dias, pa­ra li­ber­tar­nos co­mo Moi­sés a su pue­blo, de la ti­ra­nía de nues­tros enemi­gos”.

En Gua­da­la­ja­ra, Itur­bi­de ha­bía con­si­guió im­por­tan­tes apo­yos pa­ra el mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta. Al­go que con fre­cuen­cia se ol­vi­da es que Itur­bi­de es­cri­bía in­nu­me­ra­bles car­tas, co­mo mé­to­do pa­ra con­ven­cer a cau­di­llos re­gio­na­les o miem­bros del Ejér­ci­to pa­ra ad­he­rir­se a su cau­sa. En ellas se pre­sen­ta­ba co­mo fiel de­fen­sor de la re­li­gión, pe­ro tam­bién mos­tra­ba su va­lor y de­ter­mi­na­ción en al­can­zar el ob­je­ti­vo que se ha­bía pro­pues­to.

El 13 de ju­nio en Gua­da­la­ja­ra, la di­vi­sión de Pe­dro Ce­les­tino Ne­gre­te se pro­cla­mó a fa­vor de la In­de­pen­den­cia al igual que el co­ro­nel Jo­sé An­to­nio An­dra­de. El in­ten­den­te Jo­sé la Cruz se rehu­só a apo­yar a Itur­bi­de, de mo­do que los mi­li­ta­res apro­ve­cha­ron una de sus cor­tas sa­li­das pa­ra pro­cla­mar la In­de­pen­den­cia el 13 de ju­nio en la vi­lla de San Pe­dro Tla­que­pa­que.

Ima­gino a Pe­dro Ce­les­tino Ne­gre­te tras­la­dán­do­se de Tla­que­pa­que al fren­te de las tro­pas que lo ha­bían pro­cla­ma­do su je­fe. Se­gu­ra­men­te su via­je fue mu­cho más agra­da­ble del que aho­ra re­co­rren los au­to­mo­vi­lis­tas por Ave­ni­da Re­vo­lu­ción. Aquí lo re­ci­bió una co­mi­sión especial del Ayun­ta­mien­to y de la Dipu­tación Pro­vin­cial. Mien­tras tan­to Jo­sé de la Cruz sa­lió a Du­ran­go a en­fren­tar a los in­de­pen­den­tis­tas, pe­ro fi­nal­men­te ca­pi­tu­ló el 31 de agos­to de 1821.

Aho­ra que se dis­cu­te si los res­tos del obis­po de Gua­da­la­ja­ra Juan Cruz Ruiz de Ca­ba­ñas de­ben ser tras­la­da­dos a la Ro­ton­da de los Ja­lis­cien­ses Ilus­tres hay que re­cor­dar, que, co­mo ca­si to­da la po­bla­ción en Nueva Es­pa­ña, su po­si­ción tu­vo un mo­men­to de in­fle­xión de­ci­si­vo, pues pa­só de la con­de­na al mo­vi­mien­to de Hi­dal­go al apo­yo abier­to al Plan de Igua­la. Du­ran­te años, ata­có con fuer­za a los in­sur­gen­tes. Pe­ro aho­ra, has­ta los mis­mos his­to­ria­do­res reconocen que el mo­vi­mien­to de Hi­dal­go ejer­ció una vio­len­cia inau­di­ta. En su es­tan­cia en Gua­da­la­ja­ra, que du­ró dos me­ses, acu­chi­lló a cen­te­na­res de ci­vi­les es­pa­ño­les. Mu­chos de sus cuer­pos fue­ron ti­ra­dos en la barranca.

An­te el ho­rror de las fuer­zas in­sur­gen­tes, hay que en­ten­der la po­si­ción de Ca­ba­ñas.

An­te el ho­rror de las fuer­zas in­sur­gen­tes, hay que en­ten­der la po­si­ción de Ca­ba­ñas. (Ade­más, si to­do mun­do tie­ne su mo­men­to de con­ver­sión de Sau­lo a Pau­lo. ¿Por qué el ge­ne­ro­so obis­po no ha­bría de te­ner­lo?

En 1821 apo­yó eco­nó­mi­ca­men­te la cam­pa­ña de Agus­tín de Itur­bi­de con 25 mil pe­sos. Itur­bi­de se con­si­de­ra­ba que era un “afec­tí­si­mo y agra­de­ci­do ami­go” del obis­po. Tiem­po des­pués lo in­vi­ta­ría a ce­ñir­le la co­ro­na im­pe­rial me­xi­ca­na, en vir­tud de que el ar­zo­bis­po de Mé­xi­co se ha­bía re­ti­ra­do.

MI­LE­NIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.