Reivin­di­ca a Itur­bi­de co­mo hé­roe me­xi­cano

El es­cri­tor Pe­dro J. Fer­nán­dez opi­na que el per­so­na­je ha si­do bo­rra­do de la his­to­ria y en bus­có que el lec­tor se aden­tra­ra en su vi­da La úl­ti­ma som­bra del im­pe­rio y El otro pa­dre de la In­de­pen­den­cia

Milenio Jalisco - - Ciudad - EFE/Mé­xi­co

El es­cri­tor me­xi­cano Pe­dro J. Fer­nán­dez ase­gu­ra que es mo­men­to de reivin­di­car a “vi­lla­nos” de la his­to­ria de Mé­xi­co co­mo Agus­tín de Itur­bi­de, re­cor­da­do más por su efí­me­ro im­pe­rio que por su pa­pel en la con­su­ma­ción de la In­de­pen­den­cia del país.

Fer­nán­dez, au­tor de Itur­bi­de. El otro pa­dre de la In­de­pen­den­cia afir­ma que en Mé­xi­co se arras­tran “mu­chos mi­tos y mu­chos ren­co­res” con per­so­na­jes de su his­to­ria co­mo An­to­nio Ló­pez de San­ta An­na y Por­fi­rio Díaz, am­bos pre­si­den­tes y pro­ta­go­nis­tas del Mé­xi­co del si­glo XIX.

“Ya es mo­men­to de reivin­di­car las imá­ge­nes que te­ne­mos de es­tos hé­roes; no sa­ta­ni­zar­los, sino en­ten­der­los pues al fi­nal son par­te de lo que so­mos”, sos­tie­ne Fer­nán­dez, un no­ve­lis­ta de 31 años de edad y con es­tu­dios en la Uni­ver­si­dad Iberoamericana.

San­ta An­na fue once ve­ces pre­si­den­te y ba­jo su man­da­to Mé­xi­co per­dió la mi­tad de su te­rri­to­rio an­te Es­ta­dos Uni­dos; la pre­si­den­cia de Díaz (1884-1911) se de­no­mi­na Por­fi­ria­to y dio ori­gen a la Gue­rra de Re­vo­lu­ción de 1910.

Itur­bi­de, lí­der rea­lis­ta, pac­tó con Vi­cen­te Gue­rre­ro, co­man­dan­te in­sur­gen­te, la con­su­ma­ción de la In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co el

27 de sep­tiem­bre de 1821, con la en­tra­da a la Ciu­dad de Mexico del lla­ma­do Ejér­ci­to Tri­ga­ran­te.

La his­to­ria se­ña­la que Itur­bi­de

(1783-1824) de­cla­ró el pri­mer im­pe­rio me­xi­cano co­mo Agus­tín

1 y que tras nue­ve me­ses de man­da­to y mu­chos con­flic­tos, se exi­lió en Ita­lia, pri­me­ro, y lue­go en In­gla­te­rra an­tes de re­gre­sar a su país.

“Te­ne­mos una ver­sión ex­tra­ña de la his­to­ria, con hé­roes y vi­lla­nos, y co­mo los vi­lla­nos tie­nen que ser ma­los en­ton­ces los des­po­ja­mos de to­do lo bueno, de to­do lo res­ca­ta­ble de su bio­gra­fía y los con­ver­ti­mos en fi­gu­ras acar­to­na­das”, se­ña­la Fer­nán­dez.

Con Itur­bi­de, al qui­tar­le to­dos los as­pec­tos de su vi­da, pa­re­ce que­dar so­la­men­te “un vi­llano am­bi­cio­so cuan­do en reali­dad fue el hom­bre que li­be­ró a Mé­xi­co”, re­sal­ta Fer­nán­dez, au­tor de no­ve­las co­mo La úl­ti­ma som­bra del im­pe­rio y Yo, Díaz.

Fer­nán­dez opi­na que Itur­bi­de ha si­do bo­rra­do de la his­to­ria y en la no­ve­la bus­có que el lec­tor se aden­tra­ra en su vi­da an­tes de la gue­rra de In­de­pen­den­cia, en una in­fan­cia tí­pi­ca pa­ra su épo­ca y su tra­yec­to­ria mi­li­tar.

El plan­tea­mien­to de Itur­bi­de al con­su­mar­se la in­de­pen­den­cia del país era que Mé­xi­co se­ría un im­pe­rio por­que le pa­re­cía la for­ma de tran­si­ción más sen- ci­lla de un vi­rrei­na­to, aun­que ya plan­tea­ba en el Plan de las Tres Ga­ran­tías, los po­de­res Le­gis­la­ti­vo y Ju­di­cial, co­men­ta Fer­nán­dez.

A Itur­bi­de se le de­ben los co­lo­res de la ban­de­ra me­xi­ca­na, el ver­de, el blan­co y el ro­jo, que sim­bo­li­za­ban las ga­ran­tías de In­de­pen­den­cia, Re­li­gión y Unión, ex­pli­ca.

El no­ve­lis­ta re­sal­ta que el “bre­ve im­pe­rio” de Itur­bi­de

(19 de ma­yo de 1822 al 19 de mar­zo de 1823) co­men­zó con

47 pe­sos en la te­so­re­ría y una deu­da de 70 mi­llo­nes de pe­sos de en­ton­ces y “no pue­de ha­cer na­da”.

Fer­nán­dez re­la­ta que du­ran­te su in­ves­ti­ga­ción pa­ra la no­ve­la, re­cu­rrió al pro­pio ar­chi­vo de Itur­bi­de, que fue lle­va­do por su es­po­sa a Es­ta­dos Uni­dos, don­de per­ma­ne­ce por la des­aten­ción del Go­bierno de Mé­xi­co que no ha mos­tra­do in­te­rés en re­cu­pe­rar­lo.

Des­pués de su ex­pe­rien­cia con Itur­bi­de, Pe­dro J. Fer­nán­dez pre­pa­ra un li­bro in­fan­til so­bre 50 he­roí­nas que, de al­gu­na for­ma, tam­bién han si­do ol­vi­da­das y una no­ve­la so­bre Emi­li­ano Za­pa­ta, uno de los cau­di­llos de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na de 1910.

El au­tor se­ña­ló que “creo que es im­por­tan­te que los ni­ños y ni­ñas co­noz­can a es­tos per­son- ES­CRI­TOR ajes y vean que la Con­quis­ta, In­de­pen­den­cia, Re­for­ma y Re­vo­lu­ción es­tán lle­nos de mu­je­res que tam­bién apor­ta­ron al país, por­que a ve­ces pa­re­ce que la In­de­pen­den­cia la hi­cie­ron só­lo los hom­bres”.

Los pla­nes con la no­ve­la so­bre Za­pa­ta es que sea pu­bli­ca­da en 2019 cuan­do se cum­pli­rán 100 años de su muer­te y su ob­je­ti­vo es pre­sen­tar al per­so­na­je más allá del hé­roe.

“Es im­por­tan­te hu­ma­ni­zar a los hé­roes; tam­bién a los hé­roes les ha­ce mu­cho da­ño que no po­da­mos ver sus fallas”, con­clu­ye.

Tam­bién es au­tor de

FOTOS: ESPECIAL

El es­cri­tor mues­tra otro la­do de quien tu­vo un “bre­ve im­pe­rio” en Mé­xi­co

Pre­sen­tó su nue­vo li­bro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.