Co­mo Mé­xi­co no hay dos

Milenio Jalisco - - Ciudad - Jai­me Ma­rín

Ah, la va­ni­dad. Esa va­ni­dad mal en­ten­di­da, la que sin ele­men­tos ra­cio­na­les avi­va nues­tras pa­sio­nes, par­ti­cu­lar­men­te du­ran­te sep­tiem­bre, de­no­mi­na­do por quién sa­be quién “mes de la patria. És­te, a di­fe­ren­cia de los otros once del año, nues­tro lá­ba­ro pa­trio on­dea en to­dos los rin­co­nes del te­rri­to­rio na­cio­nal. Des­de aque­llos años de mi le­ja­na in­fan­cia he es­cu­cha­do la fra­se:

Con ello asu­mi­mos equi­vo­ca­da­men­te que so­mos

La ver­dad es que esa fra­se bien pue­de apli­car­se a cual­quie­ra otro país: Y así su­ce­si­va­men­te, por­que ca­da país tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias que de­no­tan su iden­ti­dad. no hay dos paí­ses igua­les en el mun­do. En la idio­sin­cra­sia na­cio­nal el pa­trio­tis­mo es­tá mal en­ten­di­do, nues­tra ig­no­ran­cia su­pi­na nos im­pi­de re­co­no­cer ca­rac­te­rís­ti­cas po­si­ti­vas de otros paí­ses. So­mos ul­tra­na­cio­na­lis­tas. Su­po­ne­mos que ese es el ca­mino pa­ra ser mejores me­xi­ca­nos, me­xi­ca­nos re­cal­ci­tran­tes. Nos fal­ta ca­pa­ci­dad pa­ra iden­ti­fi­car nues­tras fallas, nues­tras li­mi­ta­cio­nes, nues­tras fla­que­zas nues­tra ba­jí­si­ma cul­tu­ra co­mu­ni­ta­ria…

Te­ne­mos un enor­me dé­fi­cit en cuan­to a cul­tu­ra co­mu­ni­ta­ria. És­ta de­bie­ra ser nues­tra guía de com­por­ta­mien­to ur­bano. Co­ti­dia­na­men­te so­mos tes­ti­gos o nos lle­ga in­for­ma­ción de si­tua­cio­nes que nos ha­cen ver mal co­mo país; no por­que to­dos los me­xi­ca­nos ac­tue­mos in­de­bi­da­men­te, pe­ro por unos cuantos pa­ga­mos to­dos. Hay ca­sos en los que “pai­sa­nos nues­tros”, han pro­ta­go­ni­za­do bo­chor­no­sos ac­tos en di­fe­ren­tes even­tos mun­dia­les que han pues­to a Mé­xi­co en ver­güen­za. No se ol­vi­da aquel so­na­do es­cán­da­lo de un ca­ver­ní­co­la me­xi­cano, quien en 1998, du­ran­te el mun­dial de Fran­cia, sin el me­nor re­ca­to ori­nó y apa­gó la lla­ma per­pe­tua en el Ar­co del Triun­fo de Pa­rís.

Más re­cien­te­men­te, en el mun­dial de Ru­sia, unos me­xi­ca­nos hi­cie­ron ga­la de su ba­jí­si­ma con­cien­cia cí­vi­ca, que­ma­ron la ban­de­ra ale­ma­na pa­ra “fes­te­jar” que “nues­tra se­lec­ción na­cio­nal” le ga­nó a la se­lec­ción de aquel país. Se­rá que ¿co­mo Mé­xi­co no hay dos?

Co­lo­fón

Los me­xi­ca­nos, to­dos, te­ne­mos un com­pro­mi­so con nues­tro país. De­be­mos su­pe­rar­nos pa­ra po­si­cio­nar­lo en el lu­gar que le co­rres­pon­de en el mun­do. He­re­de­mos a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes una na­ción li­bre de, vio­len­cia e in­se­gu­ri­dad, so­lo así se jus­ti­fi­ca­rá con ver­da­de­ro or­gu­llo de cas­ta la pre­ten­cio­sa fra­se…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.