Y di­je­ron que se­rían di­fe­ren­tes…

Milenio Jalisco - - Ciudad - Mi­guel Zá­ra­te Her­nán­dez mi­guel.za­ra­teh@hot­mail.com Twit­ter: Mi­gue­lZa­ra­te_12

Vea­mos unas bre­ves ci­tas: “A la mi­se­ria se su­ma la fal­ta, en la ma­yor par­te de los cen­tros po­bla­dos del país, de los ser­vi­cios pú­bli­cos más ele­men­ta­les… y se suman, igual­men­te la opre­sión de un ca­ci­quis­mo des­pia­da­do y la an­gus­tia de una cons­tan­te in­cer­ti­dum­bre de la vi­da y del tra­ba­jo”, y en­se­gui­da “com­ba­tir esa mi­se­ria in­di­vi­dual y co­lec­ti­va de­be ser me­ta ini­cial de un pro­gra­ma de go­bierno y de to­da la na­ción… la aten­ción, la ini­cia­ti­va y los re­cur­sos pri­va­dos y pú­bli­cos de­ben ser pri­ma­ria­men­te en­cau­za­dos a es­ta lu­cha con­tra la mi­se­ria, la in­se­gu­ri­dad y el des­am­pa­ro”.

¿Sue­na fa­mi­liar? Pues re­sul­ta que así co­mien­za la pla­ta­for­ma po­lí­ti­ca de un ilus­tre ja­lis­cien­se que bus­có la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca por Ac­ción Na­cio­nal en 1951, Efraín Gon­zá­lez Lu­na, de quien por cier­to se efec­tua­ron en días pa­sa­dos al­gu­nos ac­tos con­me­mo­ra­ti­vos de su fa­lle­ci­mien­to en 1964. Así de sim­ple se ad­vier­te que las in­ten­cio­nes, las sa­nas cla­ro, no han cam­bia­do y que los pro­ble­mas de aquel tiem­po son los mis­mos de aho­ra. En­ton­ces, el dis­cur­so de la cla­se po­lí­ti­ca con­ti­núa den­tro de esos tér­mi­nos, aun­que qui­zá con ma­ti­ces de épo­ca y, la­men­ta­ble­men­te, in­mer­so en esas ac­ti­tu­des po­pu­lis­tas que aho­ra com­par­ten nues­tros más al­tos fun­cio­na­rios fe­de­ra­les y lo­ca­les.

La ver­dad es que los gran­des ideó­lo­gos de la po­lí­ti­ca pa­re­cen ser co­sa del pa­sa­do. Car­los Cas­ti­llo Pe­ra­za ca­ta­lo­ga­do co­mo el último de ellos en el Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal cual se con­me­mo­ra su muer­te igual que Don Efraín en es­te mes, es re­cor­da­do co­mo mu­chos otros y de di­ver­sas co­rrien­tes pre­ci­sa­men­te por su lu­cha so­cial. Aho­ra que se acer­ca el 50 aniver­sa­rio del mo­vi­mien­to del 68 (con la fe­cha cla­ve del 2 de oc­tu­bre, aun­que ini­ció me­ses atrás), per­so­na­li­da­des co­mo Luis Gon­zá­lez de Al­ba, quien ter­mi­nó sui­ci­dán­do­se en Gua­da­la­ja­ra, o el aún po­lí­ti­co en ejer­ci­cio Pablo Gó­mez Ál­va­rez. A ellos po­drían agre­gar­se fi­gu­ras de la iz­quier­da, co­mo He­ber­to Cas­ti­llo o Gil­ber­to Rin­cón Gallardo y has­ta, por qué no, priís­tas co­mo Jesús Re­yes He­ro­les, crea­dor de frases cé­le­bres co­mo aque­lla de que “en el ejer­ci­cio de la po­lí­ti­ca hay que apren­der a la­var­se las ma­nos con agua su­cia” o de que “en po­lí­ti­ca la for­ma es fon­do”.

Pe­ro los bue­nos po­lí­ti­cos cons­ti­tu­yen real­men­te una mi­no­ría. La si­tua­ción de Mo­re­na que lle­vó a An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor al triun­fo o, en el ca­so de Ja­lis­co, Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano que se con­so­li­dó co­mo la fuer­za do­mi­nan­te pe­se al tsu­na­mi mo­re­nis­ta, tie­ne mu­cho en co­mún. Na­cen, cre­cen y tie­nen éxi­to mer­ced a una es­pe­ran­za ciu­da­da­na: que se­rán di­fe­ren­tes.

Sin em­bar­go, en los pro­le­gó­me­nos de la nueva Le­gis­la­tu­ra fe­de­ral, aso­mó la ver­da­de­ra ca­ra que, se­gún es­to, no po­dría dar­se ba­jo un nue­vo ré­gi­men que ase­gu­ró que se­ría di­fe­ren­te. Cin­co dipu­tadas y dipu­tados del Ver­de Eco­lo­gis­ta se con­vier­ten en par­te de la frac­ción de Mo­re­na pa­ra que és­ta al­can­ce la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en el control de la Cá­ma­ra y en la Jun­ta de Coor­di­na­ción Po­lí­ti­ca. To­do a cam­bio de que Ma­nuel Velasco, aho­ra se­na­dor con li­cen­cia y de nue­vo go­ber­na­dor de Chia­pas (que pro­mo­vió en agos­to pa­sa­do cam­bios en la Cons­ti­tu­ción de ese es­ta­do pa­ra lo­grar sus fi­nes), asu­mie­ra de nue­vo co­mo sus­ti­tu­to de sí mis­mo. Y hay que re­cor­dar que el PVEM se so­li­da­ri­zó con la cam­pa­ña de Jo­sé An­to­nio Mea­de y que jus­ti­fi­có el cam­bio (o ven­ta) de sus dipu­tados con al­go tan irreal co­mo ab­sur­do: que así Mo­re­na vo­ta­rá sus ini­cia­ti­vas pa­ra apo­yar a los ni­ños con cán­cer. Así de gro­tes­co se las gas­tan ahí y des­de lue­go que sin más Mo­re­na acep­tó el re­ga­lo de mil amores. Si es­to re­pre­sen­ta el cam­bio an­he­la­do por mu­chos, la frus­tra­ción po­dría lle­gar más pron­to de lo es­pe­ra­do.

Sin em­bar­go, aquí las co­sas no pin­tan de me­jor ma­ne­ra. En la re­cien­te se­ma­na se die­ron los in­for­mes de los al­cal­des me­tro­po­li­ta­nos. Na­da di­fe­ren­tes. Tan­to en Gua­da­la­ja­ra co­mo en Za­po­pan y Tla­que­pa­que, los for­ma­tos se su­je­ta­ron a los mis­mos cli­chés del pa­sa­do. En to­dos los ca­sos las con­cu­rren­cias fue­ron su­je­tas a ri­gu­ro­sa in­vi­ta­ción pa­ra ga­ran­ti­zar, sin du­da, un pú­bli­co ter­so y aplau­di­dor. Por ello Juan En­ri­que Iba­rra, Pablo Le­mus o Ma­ría Ele­na Li­món ni se preo­cu­pa­ron por la gran in­con­for­mi­dad en torno a la se­gu­ri­dad en sus res­pec­ti­vos mu­ni­ci­pios. Si­quie­ra el de Tlajomulco, Al­ber­to Uri­be, re­co­no­ció la enor­me fal­ta de se­gu­ri­dad aun­que no sa­be­mos si fue desai­re o fal­ta de in­vi­ta­ción la au­sen­cia de los eme­cis­tas. Al con­tra­rio, se ol­vi­da­ron de un sen­ti­do si se quie­re dis­cre­to de au­to­crí­ti­ca, se li­mi­ta­ron a ho­me­na­jear a po­li­cías fa­lle­ci­dos re­cien­te­men­te, pe­ro na­da de ad­ver­tir que la in­se­gu­ri­dad es­tá en sus peo­res ni­ve­les de per­cep­ción ciu­da­da­na. Au­gus­to Cha­cón del ob­ser­va­to­rio “Ja­lis­co có­mo Va­mos” lo plan­teó así, aun­que, por otro la­do, tam­bién su es­tu­dio arro­jó que la ma­yor par­te de la po­bla­ción es­tá de acuer­do con las po­lí­ti­cas de las “vo­lan­tas” pa­ra fre­nar el de­li­to. Es gran­de la preo­cu­pa­ción de la gen­te.

En los pró­xi­mos días y se­ma­nas asu­mi­rán los nue­vos ayun­ta­mien­tos que no lo se­rán tan­to pues­to que en Za­po­pan y Tla­que­pa­que ha­brá con­ti­nui­dad y en Gua­da­la­ja­ra tam­bién se­gui­rán es­truc­tu­ras, aun­que con di­fe­ren­te al­cal­de. Y, lue­go, to­ma­rá po­se­sión co­mo go­ber­na­dor En­ri­que Al­fa­ro. Se­ría bueno que al me­nos no ol­vi­den to­do lo que di­je­ron, so­bre to­do que se­rían di­fe­ren­tes. Oja­lá y sea me­jor de lo que he­mos vis­to has­ta aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.