In­de­pen­den­cia

Milenio Jalisco - - Ciudad -

Hoy, aniver­sa­rio 208 del ini­cio de la ges­ta por la in­de­pen­den­cia na­cio­nal, los me­xi­ca­nos te­ne­mos el desafío de com­pren­der có­mo se pue­de ser in­de­pen­dien­tes en un mun­do “glo­ba­li­za­do”, el cual re­cla­ma re­la­cio­nes de to­da ín­do­le en­tre las na­cio­nes y exi­ge de­ci­sio­nes con­jun­tas que im­pli­can re­du­cir pos­tu­ras na­cio­na­lis­tas y asu­mir pos­tu­ras in­ter­na­cio­na­lis­tas.

En los úl­ti­mos me­ses el go­bierno me­xi­cano, a tra­vés de sus re­pre­sen­tan­tes, ha es­ta­do en ne­go­cia­ción pa­ra acor­dar nue­vas re­glas pa­ra el co­mer­cio en­tre nues­tro país, Ca­na­dá y los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca. Es­tos he­chos, ob­ser­va­dos des­de una pla­ta­for­ma le­ja­na, se ven con una con­tra­dic­ción cen­tral: ne­go­cia­mos nor­mas pa­ra acor­dar “li­bre co­mer­cio” ¿Có­mo se en­tien­de? ¿Es li­bre o es con ba­se a nor­mas? ¿So­mos in­de­pen­dien­tes, es de­cir, nos bas­ta­mos por no­so­tros so­los o ne­ce­si­ta­mos de los otros a tal gra­do que acep­ta­mos nos exi­jan nor­mas pa­ra ha­cer co­mer­cio co­mún? Bueno, di­rá el de­fen­sor del tra­ta­do nor­ma­ti­vo, es ne­ce­sa­rio un acuer­do tri­la­te­ral en­tre las na­cio­nes pa­ra be­ne­fi­ciar a la na­ción; exis­ten pro­duc­tos na­cio­na­les que se ven­den me­jor en otros paí­ses, es de­cir, lo que pro­du­ci­mos con­vie­ne ven­der­lo allá, “ga­na­mos más.”

Di­fí­cil com­pren­der pa­ra un in­de­pen­den­tis­ta eso de “pro­du­cir aquí pa­ra ven­der allá”. ¿Por qué no pro­du­ci­mos lo que aquí ne­ce­si­ta­mos? Po­dría­mos com­prar­lo, sin fi­jar­nos en “ga­nar más” sino en pro­du­cir sa­tis­fac­to­res pa­ra los me­xi­ca­nos. ¡Ah! di­rá el glo­ba­li­fí­li­co, se tra­ta de te­ner un Mé­xi­co “abier­to al mun­do”, ca­paz de apro­ve­char­se de lo que otros paí­ses pro­du­cen; así, con “co­mer­cio li­bre” nos los ven­de­rán y los me­xi­ca­nos ten­drán una ma­yor ofer­ta pa­ra sa­tis­fa­cer “nues­tra” de­man­da na­cio­nal.

Acep­te­mos sin con­ce­der la im­por­tan­cia de ha­cer del mun­do un gran cen­tro comercial don­de to­dos los paí­ses po­nen sus pro­duc­tos y los in­tere­sa­dos com­pran lo que desean. Un co­mer­cio nor­ma­do por acuer­dos in­de­pen­dien­tes de las le­yes na­cio­na­les. Por tan­to, sur­ge una cues­tión vi­tal: ¿Cual­quier me­xi­cano pro­duc­tor de lo que sea, pue­de te­ner su es­pa­cio en ese gran cen­tro de “li­bre co­mer­cio”? Si es “li­bre co­mer­cio” cual­quier na­cio­nal po­dría es­tar ahí. ¡Oh! Qué pe­na. No. Só­lo aque­llos cu­yo pro­duc­to sea ex­plí­ci­ta­men­te que­ri­do por los otros paí­ses.

Así es. Co­mer­cio nor­ma­do y só­lo pa­ra unos cuán­tos. ¿Dón­de quedo lo “li­bre e in­de­pen­dien­te”? A 208 años, ¿se­rá ne­ce­sa­rio otro “gri­to” de in­de­pen­den­cia?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.