INDUSTRIAOAUTOMOTRIZ Su­san­ne Klat­ten, la ale­ma­na que odia apa­re­cer en pú­bli­co

La dis­cre­ta mi­llo­na­ria de­di­có su vi­da a pre­pa­rar­se pa­ra el mo­men­to de he­re­dar las ac­cio­nes de BMW y Al­ta­na

Milenio Jalisco - - Negocios en Domingo - Car­los Paz/Mé­xi­co Do­min­go 16 de sep­tiem­bre de 2018 25

Ame­dia­dos del Si­glo XVI, el es­cri­tor in­glés sir Fran­cis Ba­con de­cía: “La dis­cre­ción es una vir­tud sin la cual de­jan las otras de ser­lo”. Fra­se que es el man­tra de Su­san­ne Klat­ten, quien ade­más de te­ner 19.2 por cien­to de la au­to­mo­triz BMW, se ca­rac­te­ri­za por su ab­so­lu­ta dis­cre­ción, da­do que no apa­re­ce en fies­tas, no tie­ne gus­tos ni pasatiempos ex­tra­va­gan­tes y no se vis­te con vestidos lu­jo­sos. So­lo jue­ga golf y es­quía.

De acuer­do con la re­vis­ta For­bes, Klat­ten es la mu­jer más ri­ca de Ale­ma­nia y la ter­ce­ra del mun­do, se es­ti­ma que su for­tu­na as­cien­de a al­re­de­dor de 25 mil mi­llo­nes de dó­la­res. A ni­vel ge­ne­ral, ocu­pa el pues­to nú­me­ro 32 en­tre las per­so­nas más acau­da­la­das del mun­do.

Arran­que

Klat­ten na­ció el 28 de abril de 1962 en Bad Hom­burg, Ale­ma­nia. Ella, jun­to a su her­mano Ste­fan Quandt, fue la he­re­de­ra de las ac­cio­nes de su pa­dre, Her­bert Quandt, del gi­gan­te au­to­mo­triz ale­mán BMW, así co­mo del 50.1 por cien­to de los ac­ti­vos del fa­bri­can­te de pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos y quí­mi­cos Al­ta­na.

Pe­se a te­ner una for­tu­na ase­gu­ra­da, Sus­sa­ne de­di­có su vi­da a pre­pa­rar­se pa­ra el mo­men­to: es­tu­dió una li­cen­cia­tu­ra en fi­nan­zas em­pre­sa­ria­les, des­pués tra­ba­jó pa­ra la agen­cia de pu­bli­ci­dad Young and Ru­bi­cam, en Fráncfort. Pos­te­rior­men­te reali­zó un cur­so de Mar­ke­ting y Ges­tión en la Uni­ver­si­dad de Buc­king­ham y una maes­tría en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas.

Tras es­to, ga­nó ex­pe­rien­cia en Lon­dres tra­ba­jan­do en Dresd­ner Bank, así co­mo en la con­sul­to­ra McKin­sey y en el Ban­co Reus­chel and Co. Tra­ba­jar co­mo una per­so­na nor­mal no fue sen­ci­llo, ya que al­gu­nas ve­ces usó el nom­bre de Su­san­ne Kant con tal de pa­sar des­aper­ci­bi­da. To­da su ex­pe­rien­cia hi­zo que no so­lo ad­mi­nis­tra­rá su he­ren­cia, sino que se con­vir­tie­ra en una ex­ce­len­te em­pre­sa­ria e in­ver­sio­nis­ta, cua­li­da­des que la co­lo­ca­ron co­mo la mu­jer de ne­go­cios más ri­ca y exi­to­sa de Ale­ma­nia, al gra­do de com­prar por com­ple­to Al­ta­na —de la que ob­tie­ne más de 2.5 mil mi­llo­nes de dó­la­res en ven­tas anua­les—, así co­mo te­ner par­ti­ci­pa­cio­nes en la fir­ma de ener­gía eó­li­ca Nor­dex AG, en la em­pre­sa de adi­ti­vos pa­ra sue­los Geohu­mus y en el pro­duc­tor de car­bono y gra­fi­to SGL Group.

Gran par­te del per­fil ba­jo de Sus­sa­ne se de­be a su fa­mi­lia, ya que ade­más de ser mul­ti­mi­llo­na­rios, el ras­go que me­jor los ha de­fi­ni­do du­ran­te dé­ca­das es la dis­cre­ción.

“Vi­vi­mos con to­tal nor­ma­li­dad, co­mo mu­chas otras fa­mi­lias”, de­cía su ma­dre, Johan­na Quandt en el do­cu­men­tal El si­len­cio de los Quandt. Klat­ten ha si­do in­clui­da por For­bes en la lis­ta de “Los mul­ti­mi­llo­na­rios de los que us­ted nun­ca ha oí­do ha­blar”. Evita a to­da cos­ta la pu­bli­ci­dad y las apa­ri­cio­nes pú­bli­cas. Po­co se sa­be so­bre su vi­da pri­va­da y la de los tres hi­jos que tu­vo con Jan Klat­ten, su aho­ra ex ma­ri­do, con quien es­tu­vo ca­sa­da 28 años y del cual se di­vor­ció es­te año.

Pe­se al her­me­tis­mo de su vi­da per­so­nal, la mi­llo­na­ria fue ex­pues­ta a los re­flec­to­res en 2007, cuan­do se dio a co­no­cer que te­nía un aman­te, y que ade­más in­ten­tó chan­ta­jear­la. Helg Sgar­bi, un es­ta­fa­dor sui­zo, in­ten­tó ex­tor­sio­nar­la con 50 mi­llo­nes de eu­ros a cam­bio de no di­vul­gar vi­deos de sus en­cuen­tros ín­ti­mos; sin em­bar­go, Klat­ten tu­vo el va­lor de de­nun­ciar­lo. En enero de 2009 Sgar­bi fue de­te­ni­do y con­de­na­do a seis años de cár­cel. Su cóm­pli­ce, el pro­pie­ta­rio del ho­tel ita­liano Er­nano Ba­rret­ta, que su­pues­ta­men­te fil­mó con cá­ma­ras ocul­tas, tam­bién fue arres­ta­do y con­de­na­do a sie­te años de pri­sión.

Pe­se al es­cán­da­lo, con­ti­núa sien­do una exi­to­sa em­pre­sa­ria que mul­ti­pli­ca ca­da vez más su ri­que­za, ade­más de apo­yar nu­me­ro­sos pro­yec­tos benéficos.m

M A UR IC IO LE DE SM A

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.