Al­gu­nos di­cen que es­toy lo­co … pe­ro es ne­ce­sa­rio

Milenio Jalisco - - Cultura - An­ne­ma­rie Meier an­ne­ma­rie­meier@hot­mail.com

La de­ci­sión de ex­hi­bir la más re­cien­te pe­lí­cu­la de Terry Gi­lliam The Man who ki­lled Don Qui­xo­te co­mo fil­me de clausura del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Can­nes 2018 des­per­tó en la pren­sa to­do ti­po de no­ti­cias y co­men­ta­rios. Des­de no­tas acer­ca del pro­yec­to cu­ya rea­li­za­ción tar­dó ca­si tres dé­ca­das, un po­si­ble de­rra­me ce­re­bral que im­pe­di­ría la pre­sen­cia del di­rec­tor y la ne­ga­ción de los de­re­chos de ex­hi­bi­ción por par­te de un se­gu­ro, pa­re­cían en­tor­pe­cer su estreno. Fi­nal­men­te el pú­bli­co de Can­nes pu­do ver la pe­lí­cu­la “mal­di­ta” que ha­bía des­per­ta­do tan­ta ex­pec­ta­ti­va. La crí­ti­ca la re­ci­bió con re­ser­vas y fue ex­tra­ño leer un buen nú­me­ro de tex­tos que la re­cha­za­ron por se­xis­ta y ra­cis­ta. No hay du­da, vi­vi­mos tiem­pos de pu­ri­ta­nis­mo, es­cán­da­los y no­ti­cias chis­mo­sas. Me sor­pren­dió que un di­rec­tor co­mo Terry Gi­lliam que brin­có de in­te­gran­te del gru­po Monty Pyt­hon a di­rec­tor de ci­ne, lle­ga­ra a ser cri­ti­ca­do por sus per­so­na­jes y con­ven­cio­nes de comedia en un fil­me que de­cons­tru­ye la no­ve­la de Cer­van­tes pa­ra tras­la­dar sus ele­men­tos en una na­rra­ción y re­fle­xión si­tua­da en la ac­tua­li­dad.

The Man Who Ki­lled Don Qui­xo­te na­rra las his­to­ria de Toby (Adam Dri­ver), un arro­gan­te di­rec­tor de spots pu­bli­ci­ta­rios, que se re­en­cuen­tra con el za­pa­te­ro Ja­vier (Jo­nat­han Pry­ce) quien ha­bía in­ter­pre­ta­do el pa­pel de Don Qui­jo­te en un cor­to­me­tra­je que el di­rec­tor ha­bía ro­da­do en el pue­blo es­pa­ñol. Toby, el pu­bli­cis­ta que so­lía so­ñar con el ci­ne, y Ja­vier, quien no só­lo re­pre­sen­tó sino se con­vir­tió en Don Qui­jo­te, em­pren­den un via­je y aven­tu­ra de­li­ran­te que se desa­rro­lla en­tre el pre­sen­te y el pa­sa­do, la reali­dad y la fan­ta­sía.

El fil­me me re­cuer­da mis cla­ses de li­te­ra­tu­ra en las que el maes­tro en­ri­que­cía la lec­tu­ra de la no­ve­la de Cer­van­tes con el se­gui­mien­to de los via­jes del Qui­jo­te en un ma­pa de Es­pa­ña y el aná­li­sis de La vi­da de Don Qui­jo­te y San­cho de Mi­guel de Una­muno. Una­muno nos pre­sen­ta a un Qui­jo­te que sal­tó de la fic­ción li­te­ra­ria a la reali­dad de Es­pa­ña a prin­ci­pios del si­glo vein­te. Gi­lliam lo tras­la­da a la ac­tua­li­dad no só­lo co­mo fi­gu­ra li­te­ra­ria sino fic­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca que mues­tra el po­der de iden­ti­fi­ca­ción del ac­tor/lec­tor/es­pec­ta­dor con per­so­na­jes li­te­ra­rios y ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. Pa­ra Gi­lliam, a quien co­no­ce­mos co­mo vir­tuo­so de la ima­gi­na­ción en fil­mes co­mo Bra­zil, Ti­me Ban­dits, Las aven­tu­ras del Ba­rón de Münch­hau­sen, Los her­ma­nos Grimm, Twel­ve Mon­keys y El ima­gi­na­rio del Doc­tor Par­nas­sus, el ex­ce­so de ima­gi­na­ción tie­ne vir­tu­des y pe­li­gros. “Pen­sa­mos en la ima­gi­na­ción co­mo al­go ma­ra­vi­llo­so, pe­ro no, es tra­ba­jo du­ro y no siem­pre ter­mi­na bien. La ima­gi­na­ción tie­ne un pre­cio, el ries­go de fra­ca­sar”, co­men­ta el di­rec­tor en una en­tre­vis­ta.

Gi­lliam reali­zó El hom­bre que ma­tó a Don Qui­xo­te co­mo co­pro­duc­ción en­tre Es­pa­ña, Bél­gi­ca, Por­tu­gal, Fran­cia y Gran Bre­ta­ña. Fue, se­gún el di­rec­tor, “el pro­yec­to de su vi­da”, un pro­yec­to de su­frió cam­bios y ac­tua­li­za­cio­nes a lo lar­go de los años en los que tar­dó en rea­li­zar­se. El re­sul­ta­do es un fil­me que obli­ga al es­pec­ta­dor a re­co­no­cer una gran can­ti­dad de ci­tas y re­fe­ren­cias, al mis­mo tiem­po que lo atra­pa a tra­vés de un jue­go en­tre tiem­pos, reali­dad y fan­ta­sía. (Me veo for­za­da a es­cri­bir “reali­dad”, aun­que es una lo­cu­ra re­fe­rir­se al ho­ri­zon­te die­gé­ti­co de una fic­ción co­mo “real”). El fil­me se nu­tre de los pai­sa­jes de Es­pa­ña, las imá­ge­nes que nos su­gi­rió la lec­tu­ra de El Qui­jo­te co­mo los mo­li­nos de vien­to cu­yas as­pas le­van­tan al ai­re la frá­gil fi­gu­ra de Don Qui­jo­te. Los cons­tan­tes due­los que li­bran los pro­ta­go­nis­tas re­cuer­dan el ci­ne de aven­tu­ras y es­pa­da­chi­nes ( ¿Los due­lis­tas de Rid­ley Scott, cu­yos pro­ta­go­nis­tas han ol­vi­da­do por­qué se si­guen odian­do y ba­tien­do?) En una es­pe­cie de tea­tro del ab­sur­do, el fil­me po­ne a in­ter­ac­tuar a per­so­na­jes que se fu­ga­ron de la li­te­ra­tu­ra y el ci­ne de an­ta­ño a los tiem­pos ac­tua­les. Ese jue­go de­li­ran­te in­vo­lu­cra al es­pec­ta­dor que se de­ja con­ta­giar y com­par­te con Terry Gi­lliam las ga­nas de dis­fru­tar de los dis­cur­sos y ficciones re­fle­xi­vos. “Al­gu­nos di­cen que es­toy lo­co y que só­lo me ha­bi­tan ilu­sio­nes”, co­men­ta Don Qui­jo­te. “Pe­ro la ima­gi­na­ción es ne­ce­sa­ria”.

Los in­tér­pre­tes son Do­lo­res Mo­reno, Ka­ri­na Ca­rri­llo y Jo­sé An­to­nio Fraus­to

ESPECIAL

La cin­ta fue re­ci­bi­da con re­ser­vas en Can­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.