“Que­ría ser ar­qui­tec­to, me sa­le bien di­bu­jar”

Milenio Jalisco - - Portada - TEODORO SAN­TOS

Sus 45 años lo con­vier­ten en el por­te­ro más lon­ge­vo de la Li­ga Mx, aho­ra pro­te­gien­do la me­ta de los Tu­zos de Pa­chu­ca. Des­de su in­fan­cia es­tu­vo in­tere­sa­do y lla­ma­do por el de­por­te y de en­tre las dis­ci­pli­nas que prac­ti­có, el fut­bol siem­pre fue su pa­sión. Sin em­bar­go, no es el úni­co ta­len­to que tie­ne Ós­car Pé­rez Ro­jas (Ciu­dad de Mé­xi­co, 1973), el fa­mo­so Co­ne­jo, pues an­tes de lle­gar al em­pas­ta­do de un es­ta­dio con­tem­pló la idea de ser ar­qui­tec­to. ¿Te equi­vo­cas­te de ca­rre­ra? Pue­do de­cir que no me equi­vo­qué y la ver­dad bus­ca­ría vol­ver a ser ju­ga­dor pro­fe­sio­nal. Es bien di­fí­cil ha­blar del hu­bie­ra, por­que al fi­nal no pa­só; co­mo mi men­te es­ta­ba más pues­ta en el de­por­te... an­tes ha­bla­ba mu­cho de que que­ría ser ar­qui­tec­to, me gus­ta­ba la idea de ser ar­qui­tec­to, me gus­ta mu­cho di­bu­jar, di­bu­jo al­go que veo y creo que me sa­le; ya en la se­cun­da­ria me to­có la ma­te­ria de di­bu­jo téc­ni­co y to­do eso, se­gún yo pen­sa­ba en ello, pe­ro es di­fí­cil, y la ver­dad vol­ve­ría a ser ju­ga­dor pro­fe­sio­nal de fut­bol. ¿Có­mo fue tu ini­cio en el fut­bol?

Des­de siem­pre me gus­ta­ron los de­por­tes, me en­can­ta­ba ju­gar fut­bol, bas­quet­bol, vo­lei­bol, beis­bol, me gus­ta­ba to­do; ya cuan­do em­pe­za­ba a ju­gar más fut­bol, en­tre­na­ba en las tar­des y me iba al bas­quet­bol des­pués; me ilu­sio­na­ban mu­cho los de­por­tes y so­bre­sa­lir, me­jo­rar al­gún as­pec­to y me acuer­do mu­cho del re­sor­te, no me da­ba cuen­ta, pe­ro co­mo ju­ga­ba bas­quet­bol y veía a mis ami­gos que to­ca­ban el ta­ble­ro, el aro y lue­go has­ta se col­ga­ban de él, yo que­ría ha­cer­lo; tra­ta­ba de al­can­zar to­do ese lí­mi­te y ca­da vez más se fue dan­do pau­la­ti­na­men­te, era co­mo un ob­je­ti­vo o me­ta lle­gar a ese ni­vel, y des­pués me de­di­qué más al fut­bol. ¿Cuál fue tu pri­me­ra fi­lial? Mis pri­me­ros años de acer­ca­mien­to al fut­bol fue una es­cue­la fi­lial del Atlan­te, don­de es­tu­ve cer­ca de cua­tro años, pe­ro al fi­nal veía muy le­jano es­tar en pri­me­ra di­vi­sión, por­que era una es­cue­la muy hu­mil­de a un la­do del Ve­ló­dro­mo, con can­chas de tie­rra, no te­nía­mos ba­ños, tam­po­co dón­de asear­nos, ha­bía mu­chas ca­ren­cias. Al fi­nal ahí vie­ne la ayu­da y el tra­ba­jo en equi­po, por­que to­dos nos ayu­da­mos y tra­ta­mos de cui­dar las co­sas, jun­ta­mos pa­ra com­prar­nos los uni­for­mes, ca­da día de la se­ma­na nos tur­ná­ba­mos pa­ra lle­var agua pa­ra to­mar y em­pie­za ahí el jue­go de con­jun­to.

“Des­de siem­pre me gus­ta­ron los de­por­tes, el bas­quet­bol, vo­lei­bol, beis­bol, me gus­ta­ba to­do...”

“Mis pri­me­ros años es­tu­ve en una fi­lial del Atlan­te, pe­ro veía muy le­ja­na la pri­me­ra di­vi­sión”

¿Ya pen­sa­bas en ser ju­ga­dor pro­fe­sio­nal?

Ahí no pen­sa­ba en ser ju­ga­dor, yo ju­ga­ba por­que me gus­ta­ba, me apa­sio­na­ba, que­ría dar lo me­jor de mí en la can­cha; sin em­bar­go, el ci­clo den­tro de es­ta es­cue­la fi­na­li­zó y tu­ve que bus­car có­mo se­guir dis­fru­tan­do de mi de­por­te fa­vo­ri­to. Me­di­je:“Va­mo­sa­pro­bar­suer­teen otros equi­pos”. Fui a Ne­ca­xa, éra­mos mu­chos y nos fue­ron en­fren­tan­do unos con otros vien­do quién po­día­que­dar­se,nos­dan­las­gra­cias el pri­mer día y me fui. Des­pués un en­tre­na­dor,que­fue­ju­ga­do­re­nTo­lu­ca, el pro­fe­sor Ló­pez Patlán, nos dio la opor­tu­ni­dad de pro­bar­nos en la re­ser­va de los Dia­blos Ro­jos cuan­do es­ta­ba de en­tre­na­dor en el pri­mer equi­po Raúl Cár­de­nas. Nos di­je­ron que si se­guía con Cár­de­nas íba­mos a que­dar en la ins­ti­tu­ción, pe­ro al fi­nal lo ce­san y ya no se pu­do. ¿Có­mo lle­gas­te a Cruz Azul? Nos dan la opor­tu­ni­dad de pro­bar­nos, em­pie­zan la prue­bas, éra­mos seis per­so­nas, a mis com­pa­ñe­ros les em­pie­zan a dar las gra­cias y yo soy el úni­co que que­dó ahí; me pi­den mis pa­pe­les y to­dos los re­qui­si­tos, yo fe­liz, y cuan­do lle­go veo que es a la re­ser­va pro­fe­sio­nal, la an­te­sa­la del pri­mer equi­po. Ahí cre­ce mi ilu­sión, em­pe­cé a pen­sar que sí po­día ser ju­ga­dor pro­fe­sio­nal y se­guí con la mis­ma de­di­ca­ción tra­tan­do de so­bre­sa­lir en to­dos los tra­ba­jos. Al fi­nal se me va abrien­do el ca­mino pa­ra de­bu­tar, a los cua­tro me­ses sal­té a la ban­ca por com­pa­ñe­ros le­sio­na­dos, en un año me pa­san al pri­mer equi­po y en 1993 me to­ca de­bu­tar con cir­cuns­tan­cias del vi­da o el des­tino. Siem­pre me ma­ne­jo así: si es­tá en tu des­tino te va a to­car, y si no, pues no. El por­te­ro era Ro­bert Dan­te Si­bol­di, pe­ro es­ta­ba en Uru­guay y tar­da­ba seis fe­chas en lle­gar; des­pués Al­ber­to Gua­da­rra­ma, que iba a ini­ciar, jue­ga y se las­ti­ma, y es don­de me to­ca en­trar en un par­ti­do con­tra el Atlas, de ahí des­pués ju­gué seis par­ti­dos, re­gre­sé a la ban­ca, pe­ro al fi­nal to­do es no ba­jar los bra­zos, siem­pre bus­car esa me­jo­ría, en cual­quier co­sa, en cual­quier de­ta­lle, y eso te va ayu­dan­do a su­bir de ni­vel y lo­grar lo que pre­ten­des.

ES­PE­CIAL

Con 45 años es el ar­que­ro más lon­ge­vo de la Li­ga Mx.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.