Im­pu­ni­dad en ho­mi­ci­dio do­lo­so en Mé­xi­co

Milenio Jalisco - - México -

La vio­len­cia en Mé­xi­co al­can­zó en 2017 uno de los pun­tos más al­tos en la his­to­ria re­cien­te del país. Aún con di­fe­ren­cias en­tre las ci­fras de ho­mi­ci­dios do­lo­sos re­gis­tra­dos por las ins­tan­cias ofi­cia­les (Ine­gi y el Se­cre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo del Sis­te­ma Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca), la ten­den­cia se con­fir­ma: al 31 de di­ciem­bre de 2017, el Ine­gi re­gis­tró 31 mil 174 víc­ti­mas de ho­mi­ci­dio in­ten­cio­nal du­ran­te el año, mien­tras que el se­cre­ta­ria­do re­por­tó 29 mil 139 víc­ti­mas por di­cho de­li­to.

De he­cho, Mé­xi­co se si­túa en­tre los paí­ses más vio­len­tos del mun­do, ya que de acuer­do con los da­tos re­co­pi­la­dos por la Ofi­ci­na de las Na­cio­nes Uni­das con­tra la Dro­ga y el De­li­to (UNODC) so­bre la in­ci­den­cia de ho­mi­ci­dios in­ten­cio­na­les, la ta­sa de ho­mi­ci­dios del país es­tá so­lo por de­ba­jo de na­cio­nes co­mo El Sal­va­dor, Hon­du­ras, Ve­ne­zue­la, Ja­mai­ca, Su­dá­fri­ca, Bra­sil, Baha­mas, Gua­te­ma­la y Co­lom­bia. En 2016, Mé­xi­co fue el país más vio­len­to de la OCDE.

En es­te mis­mo sen­ti­do, los ho­mi­ci­dios (ca­ta­lo­ga­dos co­mo agre­sio­nes en las cau­sas de mor­ta­li­dad del Ine­gi) re­pre­sen­ta­ron el 3.6 por cien­to del to­tal de muer­tes re­gis­tra­das, la sép­ti­ma cau­sa de muer­te en to­do el país. La si­tua­ción se mues­tra más preo­cu­pan­te al ana­li­zar las cau­sa­les de muer­te por gru­po de edad, ya que los ho­mi­ci­dios in­ten­cio­na­les son la prin­ci­pal cau­sa en per­so­nas de 15 a 39 años.

De acuer­do con los da­tos de víc­ti­mas del se­cre­ta­ria­do, en la ma­yo­ría de las en­ti­da­des del país, con ex­cep­ción de Cam­pe­che, Du­ran­go, Mo­re­los y Yu­ca­tán, hu­bo un au­men­to en la can­ti­dad de víc­ti­mas de ho­mi­ci­dio in­ten­cio­nal en­tre 2016 y

2017. Hu­bo en­ti­da­des don­de el au­men­to fue in­clu­so su­pe­rior al

100 por cien­to, co­mo en Na­ya­rit

(742.9 por cien­to), Ba­ja Ca­li­for­nia Sur (228 por cien­to) y Quin­ta­na Roo (169.9 por cien­to).

An­te es­ta ola de vio­len­cia, re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble con­tar con in­di­ca­do­res acer­ca de có­mo el Es­ta­do afron­ta el pro­ble­ma. La im­pu­ni­dad es, en tér­mi­nos sim­ples, la au­sen­cia de cas­ti­go a los res­pon­sa­bles de co­me­ter un de­li­to, y es uno de los in­di­ca­do­res más con­tun­den­tes pa­ra me­dir la in­efi­ca­cia del dis­cur­so y del sis­te­ma pe­nal. De for­ma par­ti­cu­lar, re­sul­ta im­por­tan­te es­ti­mar la im­pu­ni­dad en ho­mi­ci­dio do­lo­so, ya que es­te de­li­to vio­la el de­re­cho más fun­da­men­tal, el de­re­cho a la vi­da.

Nues­tra Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca es­ta­ble­ce co­mo ob­je­to del pro­ce­so pe­nal “el es­cla­re­ci­mien­to de los he­chos, pro­te­ger al inocen­te, pro­cu­rar que el cul­pa­ble no que­de im­pu­ne y que los da­ños cau­sa­dos por el de­li­to se re­pa­ren”. La for­ma más co­mún y que fa­ci­li­ta ha­cer un aná­li­sis com­pa­ra­do, es me­dir la im­pu­ni­dad agre­ga­da, es de­cir, di­vi­dien­do el nú­me­ro de ca­sos en los que se es­ta­ble­cie­ron res­pon­sa­bi­li­da­des en­tre el nú­me­ro de ca­sos re­gis­tra­dos. Se tie­nen dos va­ria­bles prin­ci­pa­les, la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta del Es­ta­do y la in­ci­den­cia de­lic­ti­va.

En nues­tro úl­ti­mo es­tu­dio, rea­li­za­do pa­ra Im­pu­ni­dad Ce­ro en di­ciem­bre de 2016, uti­li­za­mos las sen­ten­cias con­de­na­to­rias por el de­li­to de ho­mi­ci­dio do­lo­so pa­ra es­ti­mar la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta del Es­ta­do fren­te a la cri­sis de vio­len­cia. Ca­be re­sal­tar que ca­da vez re­sul­ta más difícil ac­ce­der a in­for­ma­ción sis­te­má­ti­ca, com­ple­ta y su­fi­cien­te­men­te des­agre­ga­da de es­ta y otras va­ria­bles cla­ves del sis­te­ma de jus­ti­cia a tra­vés de los pro­yec­tos es­ta­dís­ti­cos vi­gen­tes del Ine­gi. A par­tir de 2013, he­mos tra­ba­ja­do en la cons­truc­ción de una ba­se de da­tos me­dian­te so­li­ci­tu­des de ac­ce­so a la in­for­ma­ción he­chas a ca­da una de las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas, sien­do que an­te­rior­men­te se po­día co­no­cer a tra­vés de las Es­ta­dís­ti­cas Ju­di­cia­les en Ma­te­ria Pe­nal. Sin em­bar­go, va­rias en­ti­da­des del país re­por­tan que no re­gis­tran la in­for­ma­ción de las sen­ten­cias en es­te ni­vel de des­agre­ga­ción, por lo que no se cuen­ta con in­for­ma­ción pa­ra to­das las en­ti­da­des.

La in­ca­pa­ci­dad de res­pues­ta del Es­ta­do an­te la co­mi­sión de uno de los de­li­tos más gra­ves, co­mo lo es el ho­mi­ci­dio do­lo­so, ha per­ma­ne­ci­do cons­tan­te en los úl­ti­mos 20 años. Es de­cir, a pe­sar del au­men­to en la in­ci­den­cia de­lic­ti­va, la can­ti­dad de in­ves­ti­ga­cio­nes con­clui­das, pro­ce­sos y sen­ten­cias por ho­mi­ci­dio no ha cam­bia­do. En­tre

1997 y 2012, el nú­me­ro má­xi­mo de con­de­nas por ho­mi­ci­dio fue de 4 mil 803, en 2005, mien­tras que el nú­me­ro mí­ni­mo re­gis­tra­do de ho­mi­ci­dios se dio en

2007, cuan­do se ini­cia­ron 10 mil 253 in­ves­ti­ga­cio­nes, y el nú­me­ro má­xi­mo se dio en 2011, cuan­do la in­ci­den­cia fue de 21 mil 736.

A par­tir de 2013 se ob­ser­va una si­tua­ción preo­cu­pan­te al ana­li­zar la ten­den­cia de las con­de­nas y los ho­mi­ci­dios de las en­ti­da­des pa­ra las que se tie­ne in­for­ma­ción com­ple­ta del pe­rio­do: el nú­me­ro de sen­ten­cias con­de­na­to­rias va a la ba­ja, mien­tras que los ho­mi­ci­dios si­guen al al­za, am­plian­do así la bre­cha que re­pre­sen­ta el ni­vel de im­pu­ni­dad.

Pa­ra 2017, se ob­tu­vo in­for­ma­ción so­bre con­de­nas por ho­mi­ci­dio in­ten­cio­nal pa­ra 24 de las 32 en­ti­da­des del país, te­nien­do así que la im­pu­ni­dad pro­me­dio en­tre es­tas en­ti­da­des fue de 87.5 por cien­to. En la ver­sión an­te­rior de nues­tro es­tu­dio, pu­bli­ca­do a fi­na­les de 2016, se se­ña­la­ba que la im­pu­ni­dad pa­ra el ho­mi­ci­dio in­ten­cio­nal en Mé­xi­co era de 78.6 por cien­to. So­lo en cin­co es­ta­dos del país se ini­cia una in­ves­ti­ga­ción de ho­mi­ci­dio do­lo­so por ca­da víc­ti­ma; en las de­más, el nú­me­ro de in­ves­ti­ga­cio­nes ini­cia­das es me­nor al nú­me­ro de víc­ti­mas. La im­pu­ni­dad que aquí se pre­sen­ta se cal­cu­ló me­dian­te la re­la­ción en­tre con­de­nas por ho­mi­ci­dio do­lo­so e in­ci­den­cia de­lic­ti­va.

Las en­ti­da­des que se si­túan co­mo las más im­pu­nes del país son Oa­xa­ca (99.4 por cien­to), Mo­re­los (99.3 por cien­to), se­gui­das de Guerrero (98 por cien­to), Chia­pas (96.8 por cien­to) y Ba­ja Ca­li­for­nia Sur (95.9 por cien­to). En el otro ex­tre­mo se ubi­can Yu­ca­tán (con -4.3 por cien­to), Du­ran­go (52.4 por cien­to), Hi­dal­go (52.6 por cien­to), Ciu­dad de Mé­xi­co (65.8 por cien­to) y Nue­vo León (74.8 por cien­to).

Los paí­ses con me­nor im­pu­ni­dad en ho­mi­ci­dio in­ten­cio­nal pre­sen­tan ta­sas me­no­res a 25 por cien­to, por lo que re­sul­ta evi­den­te que el re­to de Mé­xi­co es enor­me. So­lo Yu­ca­tán pre­sen­tó ci­fras ne­ga­ti­vas (lo que se ex­pli­ca por la re­so­lu­ción de ca­sos de años an­te­rio­res), co­mo se han da­do en Ita­lia o Ja­pón. El res­to de las en­ti­da­des pre­sen­tan ci­fras alar­man­tes de im­pu­ni­dad, al­gu­nas con ni­ve­les su­pe­rio­res a las ta­sas ob­ser­va­das en Hon­du­ras y Gua­te­ma­la (90.8 por cien­to y 95.5 por cien­to, res­pec­ti­va­men­te).

Los ha­llaz­gos de es­ta in­ves­ti­ga­ción de­jan en ma­ni­fies­to el fra­ca­so de las es­tra­te­gias pa­ra con­te­ner la vio­len­cia, así co­mo la gran in­ca­pa­ci­dad del sis­te­ma pa­ra es­cla­re­cer los ho­mi­ci­dios, cap­tu­rar y pro­ce­sar a los pro­ba­bles res­pon­sa­bles. Se de­be de tra­ba­jar a la par en ac­cio­nes que con­ten­gan y re­duz­can la vio­len­cia que afec­ta a la gran ma­yo­ría de las en­ti­da­des del país, y se de­be me­jo­rar ur­gen­te­men­te la ca­pa­ci­dad de in­ves­ti­ga­ción y di­sua­sión pe­nal del Es­ta­do.

Se de­be tra­ba­jar en ac­cio­nes que fre­nen la vio­len­cia y me­jo­rar ur­gen­te­men­te la di­sua­sión pe­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.