Cien años del MRG

Milenio Jalisco - - M2 -

El pri­mer cen­te­na­rio de la aper­tu­ra del que ori­gi­nal­men­te se lla­mó Mu­seo de Be­llas Ar­tes, Et­no­lo­gía e Ins­truc­ción Ar­tís­ti­ca de Ja­lis­co, en 1923 sim­ple­men­te Mu­seo de Gua­da­la­ja­ra y des­de 1976 y has­ta la fe­cha Mu­seo Re­gio­nal de Gua­da­la­ja­ra (MRG), que se es­tá cum­plien­do es­te 10 de no­viem­bre del 2018, nos obli­ga a una re­fle­xión en torno al pro­ce­so que des­de dis­tin­tas trin­che­ras hi­zo po­si­ble tres co­sas. Pri­me­ro, que en me­dio del caos de la bar­ba­rie de la gue­rra, un ta­pa­tío em­pe­ño­so, con sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca y gus­to por las an­ti­güe­da­des, Juan (Ix­ca) Fa­rías y Álvarez del Cas­ti­llo (1873-1948), tes­ti­go que fue de la to­ma de Gua­da­la­ja­ra por par­te de las tro­pas ca­pi­ta­nea­das por Álvaro Obre­gón, el 8 de julio de 1914, y que usa­ron de cuartel los tem­plos de la ciu­dad, el acer­vo ar­tís­ti­co e his­tó­ri­co con­te­ni­do en ellos no fue­ra des­trui­do, sino re­qui­sa­do y pues­to en un lu­gar se­gu­ro.

Se­gun­do, que un edi­fi­cio mo­nu­men­tal y an­ti­guo, cons­trui­do en­tre 1748 y 1753 pa­ra ser­vi­cio del Se­mi­na­rio Con­ci­liar de Gua­da­la­ja­ra y con­ver­ti­do en 1868 en Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca y en Li­ceo del Es­ta­do, se sal­va­ra de ser de­mo­li­do, co­mo hu­bie­ra pa­sa­do si cae en ma­nos de quie­nes ya ma­qui­na­ban tal co­sa, pa­ra con­ver­tir­se en al­ber­gue de co­lec­cio­nes que Ix­ca, apo­ya­do por su co­te­rrá­neo, el pin­tor Jorge En­ci­so, a la sa­zón Ins­pec­tor Ge­ne­ral de mo­nu­men­tos ar­tís­ti­cos, tras­la­da­ra de la ciu­dad de Mé­xi­co un cen­te­nar de pin­tu­ras de los me­jo­res pin­ce­les no­vohis­pa­nos de los si­glos XVII y XVIII, pa­ra en­ri­que­cer el lo­te ya reuni­do en los tér­mi­nos an­tes di­chos. Ter­ce­ro, que al ca­lor de es­tos su­ce­sos y del be­ne­plá­ci­to del Go­ber­na­dor Mi­li­tar de Ja­lis­co, Ma­nuel M. Dié­guez, cle­ró­fo­bo ra­di­cal en ese mo­men­to pe­ro en sus mo­ce­da­des él mis­mo es­tu­dian­te egre­sa­do del Se­mi­na­rio Con­ci­liar ta­pa­tío, acep­ta­ra la pro­pues­ta de Ix­ca pa­ra con­ver­tir el edi­fi­cio en lo que aho­ra es: un li­bro abier­to en tres gran­des sec­cio­nes: los cien años lar­gos en los que se usó co­mo plan­tel le­ví­ti­co, los ca­si cin­cuen­ta que sir­vió co­mo es­cue­la lai­ca de edu­ca­ción me­dia y me­dia su­pe­rior y el si­glo que es­tá cum­plien­do es­te día.

José Gua­da­lu­pe Zuno, cuan­do su yerno Luis Eche­ve­rría Álvarez era Pre­si­den­te de Mé­xi­co, en­tre­gó el Mu­seo y sus co­lec­cio­nes al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria, que des­de 1976 lo atien­de, cus­to­dia y ad­mi­nis­tra ya ba­jo su nom­bre ac­tual. De en­ton­ces a la fe­cha mu­chos lan­ces han so­bre­ve­ni­do pe­ro uno, el más re­cien­te, es el que de­be­mos re­sal­tar en es­ta efe­mé­ri­de: la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de vol­ver a ar­ti­cu­lar ese acer­vo con el pue­blo, su des­ti­na­ta­rio por ex­ce­len­cia y con el con­tex­to so­cial que lo pro­du­jo: el de la ca­pi­tal de la Nue­va Ga­li­cia en el si­glo de las Lu­ces.

Esa ta­rea es­tá aho­ra en las ma­nos no só­lo de los res­pon­sa­bles in­me­dia­tos del re­cin­to, de su acer­vo y cui­da­do, la di­rec­ti­va y el per­so­nal, sino de to­dos lo que gra­dual­men­te y des­de di­ver­sas trin­che­ras se sien­tan de­fen­so­res y cus­to­dios na­tos de un pa­tri­mo­nio iden­ti­ta­rio co­mún.

La ne­ce­si­dad de vol­ver a ar­ti­cu­lar ese acer­vo con el pue­blo y con el con­tex­to que lo pro­du­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.