Pac­to de ca­ba­lle­ros”

Re­cor­dó que él fue víc­ti­ma de ese acuer­do no es­cri­to en­tre clu­bes me­xi­ca­nos, por exi­gir un pa­go al Pue­bla

Milenio Jalisco - - La Afición -

Aun­que es una prác­ti­ca, ca­si una ley no es­cri­ta, ca­si un ta­bú que ha exis­ti­do des­de ha­ce mu­chos años en el fut­bol me­xi­cano, el pac­to de ca­ba­lle­ros vuel­ve a to­mar fuer­za, lue­go la in­ves­ti­ga­ción de la Co­mi­sión Fe­de­ral de Com­pe­ten­cia Eco­nó­mi­ca (Co­fe­ce) por prác­ti­cas mo­no­pó­li­cas ab­so­lu­tas en la trans­fe­ren­cia de ju­ga­do­res; así es co­mo hoy sa­len va­rias his­to­rias al­re­de­dor de ello, un pun­to de in­fle­xión en que po­co a po­co más per­so­na­jes se ani­man a ex­po­ner.

Uno­dee­sos­per­so­na­jes,po­lé­mi­coy­fron­tal,esTo­má­sBoy,quie­nen su eta­pa con el club Pue­bla (lle­gó en 2002) no lo­gró con­se­guir bue­nos re­sul­ta­dos y le die­ron las gra­cias en la Jor­na­da 10.

Ya que To­más no qui­so fir­mar la car­ta de fi­ni­qui­to que le pro­pu­sie­ron en la Co­mi­sión de Con­tro­ver­sias de la FMF, que en reali­dad no con­te­nía nin­gún pa­go, so­lo la fi­na­li­za­ción de su re­la­ción la­bo­ral con LaF­ran­ja,por­lo­que­fue­con­ge­la­do va­rio­sa­ños,sin­po­si­bi­li­dad­de­re­to­mar su ca­rre­ra de en­tre­na­dor an­te el bloqueo que se ex­ten­dió al res­to de­los­clu­bes;en­su­ca­so,Boy­se­ña­la alaad­mi­nis­tra­ción­deAl­ber­to­de­la To­rre, ex pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Me­xi­ca­na de Fut­bol.

“Me sen­tí ve­ta­do y gra­cias a ese ve­to, que se le pue­de lla­mar pac­to de ca­ba­lle­ros, no me con­tra­ta­ron; el he­cho de no arre­glar­me con el Pue­bla hi­zo que pa­ra­ra ca­si seis años, sin tra­ba­jar. A mí me des­pi­die­ron en la Jor­na­da 10 y a la ho­ra de en­ta­blar las plá­ti­cas pa­ra los pa­gos fi­na­les, no se me pa­gó ni un cen­ta­vo, ni la pre­tem­po­ra­da, ni el cam­peo­na­to, na­da; no hu­bo un fi­ni­qui­to. Yo no lo iba a fir­mar has­ta que me pa­ga­ran”.

Ex­plí­ca­nos, ¿qué pa­só?

Ena­que­len­ton­ces,en­com­pli­ci­dad con la FMF, que en ese en­ton­ces pre­si­díaAl­ber­to­de­laTo­rre,fui­víc­ti­ma de ese pro­ce­so, no se me pa­go y no me da­ban tra­ba­jo. Fui una víc­ti­ma, pe­ro hay otros a los que les ha con­ve­ni­do, to­do de­pen­de si te atie­nes a ese ti­po de re­gla­men­to no es­cri­to, en el que tienes que ser par­te de es­ta fa­mi­lia sin re­pe­lar.

El es ile­gal

Ha exis­ti­do mu­chos años y es una for­ma en la que los equi­pos se han po­di­do man­te­ner jun­tos so­bre la mis­ma idea de lo que tie­ne que ser una com­pe­ti­ción que pri­va en Mé­xi­co; es­to ha si­do in­jus­to pa­ra mu­chosy­jus­to­pa­ra­otros,to­do­de­pen­de de có­mo se le vea..

¿Ha cam­bia­do en es­tos años el ma­ne­jo de los fut­bo­lis­tas?

Es al­go no es­cri­to y es una for­ma en la que los di­rec­ti­vos y las per­so­nas en­car­ga­das de los equi­pos han de­fen­di­do su pos­tu­ra. Les gus­ta­ba la for­ma de tra­ba­jar de an­te­rio­res je­fes, don­de ha­bía un sen­ti­mien­to de po­se­sión de las fa­mo­sas car­tas, que aho­ra han si­do su­pli­das por las cláu­su­las de res­ci­sión, es lo que ha cam­bia­doen­las­re­gla­men­ta­cio­nes.

¿La Aso­cia­ción de Fut­bo­lis­tas Me­xi­ca­nos po­drá ter­mi­nar con es­ta prác­ti­ca?

Es­ta aso­cia­ción pa­re­ce más se­ria, en­fo­ca­da­yu­ni­da;han­he­cho­me­jo­res ne­go­cia­cio­nes. Es­pe­ro que sea en be­ne­fi­cio de am­bas par­tes.

To­más Boy di­ri­gien­do un par­ti­do de la Li­ga Mx.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.