Au­gus­to Cha­cón

Milenio Jalisco - - Portada - AU­GUS­TO CHA­CÓN agus­tino20@gmail.com

Sa­ber ele­gir la lu­cha

Por es­tas fe­chas las elec­cio­nes se re­suel­ven a fa­vor de hom­bres y mu­je­res con fa­ma; se­gún dos con­no­ta­cio­nes del vo­ca­blo, una la po­de­mos en­tre­sa­car de un li­bro de Julio Cor­tá­zar, His­to­rias de Cro­no­pios y de Fa­mas: “Los fa­mas son ca­pa­ces de ges­tos de una gran ge­ne­ro­si­dad, co­mo por ejem­plo cuan­do es­te fa­ma en­cuen­tra a una po­bre es­pe­ran­za caí­da al pie de un co­co­te­ro, y al­zán­do­la en su au­to­mó­vil la lle­va a su ca­sa y se ocu­pa de nu­trir­la y ofre­cer­le es­par­ci­mien­to has­ta que la es­pe­ran­za tie­ne fuer­za y se atre­ve a su­bir otra vez al co­co­te­ro. El fa­ma se sien­te muy bueno des­pués de es­te ges­to, y en reali­dad es muy bueno, so­la­men­te que no se le ocu­rre pen­sar que den­tro de po­cos días la es­pe­ran­za va a caer­se otra vez del co­co­te­ro. En­ton­ces mien­tras la es­pe­ran­za es­tá de nue­vo caí­da al pie del co­co­te­ro, es­te fa­ma en su club se sien­te muy bueno y pien­sa en la for­ma en que ayu­dó a la po­bre es­pe­ran­za cuan­do la en­con­tró caí­da.” La otra con­no­ta­ción se re­fie­re a quie­nes dis­fru­tan de la fa­ma, o qui­zá de­ba­mos de­cir: la de­ten­tan, los que son re­co­no­ci­dos só­lo por­que son ellos, a des­pe­cho de lo que ha­gan o di­gan. De es­tos fa­mas es­tán re­lle­nas las ur­nas, y lue­go los go­bier­nos.

Al res­pec­to se nos ocu­rre re­fle­xio­nar (oja­lá que el ver­bo no re­sul­te ex­ce­si­vo) por­que ca­si sin dar­nos cuen­ta, la crí­ti­ca so­bre el tra­ba­jo de los go­ber­nan­tes, de los po­lí­ti­cos, se des­vió: de eva­luar lo que rea­li­zan en ca­li­dad de, por ejem­plo, pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y a lo que es­tá obli­ga­do, an­te­po­ne­mos las con­si­de­ra­cio­nes que so­bre él te­ne­mos en tan­to per­so­na, lo que in­clu­ye usar co­mo cri­te­rio lo sim­pá­ti­co, o no, que nos re­sul­te, así la crí­ti­ca pier­de sen­ti­do y efi­ca­cia, aun­que ga­ne en ad­je­ti­vos, por­que los fa­mas tie­nen lea­les dis­pues­tos a abri­gar­los sin que les im­por­te si en la fun­ción pú­bli­ca su pa­la­dín in­cu­rre en ton­te­rías y has­ta en ile­ga­li­da­des, co­mo si la fa­ma tam­bién aca­rrea­ra in­fa­li­bi­li­dad. Los fa­mo­sos y quie­nes los so­por­tan di­sec­cio­nan a la so­cie­dad de ma­ne­ra sim­ple: si el cau­di­llo es per­fec­to, quie­nes se­ña­lan sus ye­rros son fal­sa­rios, y más, son el enemi­go, y más aún: su­po­nen que sin esos enemi­gos en el pai­sa­je to­do que­da­ría ins­tan­tá­nea­men­te re­suel­to. Es­to abre pa­so al ras­go que más for­ta­le­ce al go­ber­nan­te y al po­lí­ti­co afa­ma­do: el de víc­ti­ma; quie­nes des­creen del fa­mo­so son los per­ver­sos, el ci­clo se cie­rra y re­co­mien­za: ca­da pa­la­bra de los crí­ti­cos con­fir­ma la con­di­ción de víc­ti­ma inocen­te del ido­la­tra­do y así, su in­fa­li­bi­li­dad.

Por lo tan­to, si se tra­ta de al­zar­se con un po­der du­ra­de­ro, a prue­ba de los ye­rros que se co­me­tan y de la ig­no­ran­cia que se pon­ga en prác­ti­ca, el meo­llo es­tá en lle­gar a la po­si­ción de fa­mo­so; y quien pre­ten­da afa­mar­se de­be creer ín­ti­ma­men­te la es­pe­cie de que ja­más fa­lla, adop­tar la ac­ti­tud de que es­tá dis­pues­to a lo que sea, a-lo-que-sea, pa­ra de­fen­der sus pos­tu­ras, asi­mis­mo es­tá obli­ga­do a na­rrar sus an­dan­zas en el tono de quien anun­cia lo nun­ca he­cho, lo nun­ca di­cho o vis­to, y en­tre lí­neas tie­ne que ser en­fá­ti­co: quien no vea las co­sas co­mo él, odia el pro­gre­so, la ver­dad y odia a quie­nes lo res­pal­dan.

Pa­re­ce ca­ri­ca­tu­ra, qui­zá es des­crip­ción rea­lis­ta de lo que su­ce­de en no pocas na­cio­nes: la en­tro­ni­za­ción de go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos cu­yo prin­ci­pal fin con­sis­te en sos­te­ner con te­na­ci­dad su ai­re de in­fa­li­bi­li­dad, re­ves­ti­do de vic­ti­mis­mo, en so­cie­da­des que fa­vo­re­cen los guio­nes po­lí­ti­cos que se cons­tri­ñen al con­flic­to per­so­nal y des­es­ti­man la re­so­lu­ción dia­lo­ga­da e in­clu­yen­te de los pro­ble­mas co­mu­nes. Te­ne­mos de mues­tra la re­cien­te elec­ción en Es­ta­dos Uni­dos: el fa­ma por an­to­no­ma­sia y su clien­te­la se en­fren­ta­ron a los ma­lig­nos otros, y vi­ce­ver­sa; aho­ra los se­gun­dos, que al­go con­si­guie­ron en la Cá­ma­ra Ba­ja, en­fren­tan un di­le­ma: lan­zar­se con­tra el fa­ma por­que es él, o sea, con­tra ca­si na­da, o ar­mar des­de el le­gis­la­ti­vo una tra­ma que se ha­ga car­go de los in­gen­tes pro­ble­mas que ase­dian a su país. Pe­ro, y es­to nos ata­ñe: ¿có­mo iden­ti­fi­car cuan­do la lu­cha con­tra el fa­ma es en ver­dad la cau­sa fun­da­men­tal?

La crí­ti­ca so­bre el tra­ba­jo de los go­ber­nan­tes, de los po­lí­ti­cos, se des­vió

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.