Qué nos ofre­cen la 4T y la re­fun­da­ción

Milenio Jalisco - - Portada - Au­gus­to Cha­cón

Con quién te que­das, con me­lón o con san­día? A la ví­bo­ra, ví­bo­ra de la mar, de la mar, por aquí pue­den pa­sar, los de ade­lan­te co­rren mu­cho y los de atrás se que­da­rán… tras, tras, tras. La hi­le­ra ser­pen­tean­te de in­fan­tes go­zo­sos pa­sa­ba ba­jo el ar­co que for­ma­ban las dos úni­cas op­cio­nes; no sol­tar al de ade­lan­te y no ser el del fi­nal y lue­go, ele­gir pa­ra for­mar los ban­dos, me­lón y san­día, só­lo uno ga­na­ba. Só­lo unos po­cos ga­nan en ese mis­mo jue­go, pe­ro en la ver­sión pa­ra adul­tos (aun­que qui­zá sea mu­cho pre­su­mir) en la que no se eli­ge, te eli­gen, se­gún opi­nes, se­gún la reali­dad a la que es­tés pren­di­do, se­gún al­guien más de­ci­da de­bes de­ci­dir. En el punto en el que es­ta­mos, has­ta don­de nos es da­do ver a las fac­cio­nes ac­tuar, hay ma­los co­no­ci­dos, o al me­nos unos que sos­pe­cha­mos son ma­los (pri­ma la pre­sun­ción de inocen­cia), bue­nos por co­no­cer y la ma­sa on­du­lan­te for­za­da a pa­sar ba­jo el ar­co que los pri­me­ros y los se­gun­dos, con las ma­nos en­tre­la­za­das, cons­tru­yen: cam­pa­ni­ta de oro, dé­ja­me pa­sar, con to­dos mis hi­jos me­nos el de atrás, tras, tras, tras; se­rá me­lón, se­rá san­día. El triun­fa­dor de la lu­cha pue­ril era el par­ti­do, me­lón o san­día, que se man­te­nía en pie, lue­go de que unos ti­ra­ban de la cuer­da ha­cia un la­do y los otros en sen­ti­do con­tra­rio; es igual en la ba­ta­lla ma­du­ra, só­lo que la cuer­da me­ta­fó­ri­ca de la que ti­ran es el país, con to­do y su gen­te.

En 1975 se fil­mó la pe­lí­cu­la Las fuer­zas vi­vas, de Luis Al­co­ri­za, con guión de él mis­mo a par­tir de una na­rra­ción que creó jun­to a Juan de la Ca­ba­da. Ob­tu­vo va­rios pre­mios. El asun­to se desa­rro­lla en el ám­bi­to de la Re­vo­lu­ción me­xi­ca­na vi­vi­da en un pue­blo que con­tie­ne la ver­sión lo­cal de las ban­de­rías en­fren­ta­das en el magno su­ce­so his­tó­ri­co na­cio­nal. El ac­tor Héc­tor Or­te­ga per­so­ni­fi­ca al maes­tro, quien, por su­pues­to, es fa­vo­ra­ble al le­van­ta­mien­to y tra­ta de con­ven­cer al sar­gen­to, in­ter­pre­ta­do por Jo­sé Chá­vez Tro­we, de pa­sar­se a las fi­las de quie­nes quie­ren cam­biar el es­ta­do de co­sas; el diá­lo­go es es­tu­pen­do, es atem­po­ral, se gri­tan de un la­do a otro de la ca­lle, el sar­gen­to y su pi­que­te es­tán pa­ra­pe­ta­dos en una ca­sa, ¿la cár­cel?, apun­tan con sus ar­mas al maes­tro, y a sus acom­pa­ñan­tes, quien les di­ce: “No pue­den opo­ner­se a la re­vo­lu­ción, us­te­des tam­bién son pue­blo”, a lo que el mi­li­tar res­pon­de, ca­si pa­ra sí mis­mo pe­ro lo es­cu­chan los otros tres sol­da­dos: “Ah, pos eso sí, pue­blo sí se­mos”; uno de ellos re- vi­ra: “pe­ro an­te to­do, se­mos mi­li­ta­res”, a lo que otro re­po­ne: “a fuer­za, nos aga­rra­ron a güe­vo, quez­que de le­va”; ya en­ca­rre­ra­dos, el sar­gen­to re­cuer­da: “pa­ra que lue­go el co­ro­nel (Chu­cho Sa­li­nas) se ra­je co­mo vie­ja y nos aban­do­ne de al ti­ro.” El he­rre­ro (David Rei­no­so), es­tá jun­to al pro­fe­sor, ur­ge a los que per­ci­be du­do­sos, hay un res­qui­cio en la leal­tad del ofi­cial: “qué pa­só, sar­gen­to, qué pa­só”; el alu­di­do reac­cio­na: “¿qué nos ofre­ce la re­vo­lu­ción?” Es el mo­men­to cum­bre del edu­ca­dor: “ga­ran­tías, li­ber­tad, justicia”. “Pón­ga­me­la en cen­ta­vos, mais­tro”. Se ha­ce un si­len­cio, co­mo si el ilus­tra­do men­tor se hu­bie­ra que­da­do sin ar­gu­men­tos; el he­rre­ro sal­va la si­tua­ción: “les re­co­no­ce­mos la pa­ga que les de­ben”; ca­si de in­me­dia­to, el sar­gen­to ne­go­cia: “pe­se­ta se­ma­na más a ca­da uno y nos pa­sa­mos con as­te­des”. “Jue­ga -con­tes­ta el he­rre­ro- abran pa­ra que re­ci­ban el abra­zo del pue­blo.” Así ha­cen. Pe­ro no ter­mi­na ahí la pe­lí­cu­la, tam­po­co la Re­vo­lu­ción. Qué nos ofre­cen la cuar­ta trans­for­ma­ción y la re­fun­da­ción, me­lón o san­día; pón­ga­me­la en cen­ta­vos. Fe­de­ra­lis­mo o cen­tra­lis­mo; pón­ga­me­la en el fin de la vio­len­cia, de la po­bre­za. Pue­blo sí so­mos y no se­ría ra­ro, otra vez, que los de atrás se que­da­ran por vo­lun­tad de los que co­rren mu­cho, de los que mar­can el lin­de en­tre me­lón y san­día, en­tre cen­tra­les y fe­de­ra­les que cí­cli­ca­men­te se ra­jan de al ti­ro y se in­ter­cam­bian: las san­días se ha­cen me­lo­nes y vi­ce­ver­sa; pa­ra ellos, y ellas, es no­más co­sa de re­co­men­zar el jue­go, al per­gár­se­les la ga­na, mien­tras el pue­blo, a la vuel­ta y vuel­ta… pón­ga­me­la a la ví­bo­ra de la mar.

Qué nos ofre­cen la cuar­ta trans­for­ma­ción y la re­fun­da­ción, me­lón o san­día

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.