AMLO le­van­ta una es­pe­ran­za nun­ca vis­ta

El nue­vo gobierno tie­ne en la gen­te vien­to a su fa­vor, pe­ro la ener­gía social del mo­men­to de­be ser vehícu­lo pa­ra cam­biar; la cues­tión es que la trans­for­ma­ción que más se re­quie­re es la que em­pie­za en los in­di­vi­duos, cuan­do se asu­men co­mo ac­to­res de su pro

Milenio Jalisco - - Portada - Lié­bano Saénz

La lle­ga­da de un nue­vo pre­si­den­te siem­pre ha ge­ne­ra­do ex­pec­ta­ti­vas, unas más al­tas que otras, pe­ro sin lu­gar a du­das, el arri­bo de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor se acom­pa­ña de una es­pe­ran­za, co­mo nun­ca an­tes vis­ta, de que las co­sas me­jo­ren. El sen­ti­mien­to abre­va no so­lo del an­he­lo de una con­tun­den­te ma­yo­ría de me­xi­ca­nos, tam­bién de fi­ja­cio­nes his­tó­ri­cas en la cul­tu­ra po­lí­ti­ca de mu­chos, ha­bi­da cuen­ta que el sen­ti­do de ciu­da­da­nía es un dé­fi­cit de nues­tra de­mo­cra­cia y es­to re­co­rre to­do el te­ji­do social: ri­cos, po­bres; ilus­tra­dos o po­co ins­trui­dos; jó­ve­nes o vie­jos. Bue­na par­te de la so­cie­dad vi­ve un mo­men­to se­me­jan­te al del ini­cio de la pri­me­ra al­ter­nan­cia, cuan­do se pen­sa­ba que por el so­lo he­cho de que per­die­ra el PRI el país iba a ser otro. Hay jú­bi­lo y op­ti­mis­mo aún en me­dio de las di­fi­cul­ta­des que ya se pre­sen­tan, y el Pre­si­den­te tie­ne un há­bil ma­ne­jo de las emociones y de los sím­bo­los pa­ra man­te­ner ese es­ta­do de áni­mo.

El nue­vo gobierno tie­ne en la gen­te vien­to a su fa­vor, pe­ro la ener­gía social del mo­men­to de­be ser vehícu­lo pa­ra cam­biar. La cues­tión es que la trans­for­ma­ción que más se re­quie­re es la que em­pie­za en los in­di­vi­duos; cuan­do és­tos se asu­men co­mo ac­to­res de su pro­pia cir­cuns­tan­cia y des­tino; cuan­do se en­tien­de que, aun­que ha­ya a quien cul­par, na­da se re­suel­ve si uno mis­mo no par­ti­ci­pa en la solución. Pre­ci­sa­men­te por ello el ries­go del asis­ten­cia­lis­mo, una for­ma de con­de­na a per­ma­ne­cer en mi­no­ría de edad. Cier­to es que to­da per­so­na tie­ne de­re­cho a un pi­so bá­si­co de bie­nes­tar y es ese uno de los gran­des desafíos del Es­ta­do, pe­ro las po­lí­ti­cas so­cia­les fo­ca­li­za­das son las que se re­quie­ren. Apo­yar más a quien ne­ce­si­ta más y, so­bre to­do, cul­ti­var el sen­ti­do pro­fun­do de la dig­ni­dad per­so­nal, que es el alien­to a la su­pera­ción a par­tir del pro­pio es­fuer­zo.

El gobierno ha ini­cia­do en con­di­cio­nes sin­gu­la­res. El cam­bio es reali­dad y es pro­fun­do; es­to no quie­re de­cir que sea vir­tuo­so en to­do. De­be preo­cu­par la exi­gen­cia de mu­chos de que el bie­nes­tar se ma­ni­fies­te de ma­ne­ra in­me­dia­ta; tam­bién la im­pa­cien­cia a par­tir del apren­di­za­je pro­pio de to­do gobierno que ini­cia. Por eso, des­de el po­der, de­be en­ten­der­se que la crí­ti­ca con­tri­bu­ye al buen gobierno, más cuan­do es ho­nes­ta, va­lien­te e in­for­ma­da.

Al igual que los me­ses pre­vios a la to­ma de po­se­sión, en el arran­que de la ad­mi­nis­tra­ción de to­do ha ha­bi­do. Los afi­nes vuel­ven acier­tos to­do, in­clu­so los erro­res, y pa­ra los opo­si­to­res to­do es­tá mal. No se pue­de tran­si­tar ven­tu­ro­sa­men­te al fu­tu­ro en el des­en­cuen­tro de unos y otros. Se de­be en­ten­der que la con­tien­da ya ter­mi­nó, so­bre to­do en quie­nes han ga­na­do el po­der y aho­ra tie­nen la ta­rea de go­ber­nar pa­ra el bien ge­ne­ral.

Los cam­bios que se pre­ten­den re­quie­ren de mé­to­do y tiem­po. Aun­que la de­ter­mi­na­ción del lí­der es un fac­tor im­por­tan­te, el vo­lun­ta­ris­mo no es efi­caz pa­ra ha­cer reali­dad los pro­pó­si­tos y las me­tas. Es cier­to que la co­rrup­ción es uno de los ma­les más se­rios del país, pe­ro aba­tir­la re­quie­re de ins­ti­tu­cio­nes, re­glas, pro­ce­di­mien­tos y to­do aque­llo que pa­re­ce a ra­tos fas­ti­diar a quie­nes aho­ra go­bier­nan. Hay que en­ten­der los in­cen­ti­vos que sub­ya­cen en el fe­nó­meno pa­ra ac­tuar so­bre sus cau­sas. Una pré­di­ca mo­ral es vá­li­da, pe­ro en la reali­dad ac­tual re­sul­ta in­su­fi­cien­te. No hay que idea­li­zar a la con­di­ción hu­ma­na, me­jor par­tir de sus de­bi­li­da­des y ac­tuar pa­ra que lo po­si­ti­vo pre­va­lez­ca so­bre lo ne­ga­ti­vo.

Lo que más preo­cu­pa en es­tos pri­me­ros días de gobierno ha si­do la eco­no­mía. Las de­ci­sio­nes y los men­sa­jes han mi­na­do la con­fian­za de los in­ver­sio­nis­tas de por sí afec­ta­da por la can­ce­la­ción de la obra del ae­ro­puer­to de Tex­co­co. Tam­bién exis­ten du­das so­bre el fi­nan­cia­mien­to de los com­pro­mi­sos sus­cri­tos el 1 de sep­tiem­bre, así co­mo el efec­to que pu­die­ran te­ner cier­tas de­ci­sio­nes co­mo es la pro­pues­ta de un ré­gi­men eco­nó­mi­co y fis­cal es­pe­cial pa­ra la zo­na fron­te­ri­za del nor­te del país.

Es desea­ble que las pro­pues­tas, una vez co­no­ci­das y pro­ce­sa­das ten­gan las vir­tu­des que se asu­men jus­to pa­ra aten­der el sen­ti­mien­to de es­pe­ran­za que pre­va­le­ce en am­plí­si­mos sec­to­res, so­bre to­do en aque­llos a los cua­les los te­mas eco­nó­mi­cos no le re­pre­sen­tan ma­yor co­sa y se­gui­rán exi­gien­do re­sul­ta­dos in­de­pen­dien­te­men­te de esos fac­to­res, que ven de su­yo dis­tan­tes a su reali­dad.

La con­fian­za es un in­tan­gi­ble de la ma­yor im­por­tan­cia. El país ha pa­ga­do muy ca­ro el des­dén de los go­bier­nos a ese ac­ti­vo. Es­to es im­pres­cin­di­ble has­ta pa­ra lo­grar el mo­des­to 2 por cien­to de cre­ci­mien­to de los úl­ti­mos años. El pro­nós­ti­co pa­ra 2019 no es muy ha­la­güe­ño, al me­nos res­pec­to al ob­je­ti­vo de al­can­zar 4 por cien­to de cre­ci­mien­to ofre­ci­do por el gobierno de la cuar­ta trans­for­ma­ción.

Cier­to es que aba­tir la im­pu­ni­dad y la co­rrup­ción son un ele­men­to que mu­cho con­tri­bu­ye a la pro­mo­ción de la in­ver­sión pri­va­da, pe­ro tam­bién se re­quie­re de cer­te­za de de­re­chos y la con­vic­ción inequí­vo­ca de que las au­to­ri­da­des en­tien­den las re­glas del jue­go de la eco­no­mía.

Des­de el po­der de­be en­ten­der­se que la crí­ti­ca con­tri­bu­ye al buen gobierno, más cuan­do es ho­nes­ta

JA­VIER RÍOS

Mu­chos vi­ven un mo­men­to co­mo en la pri­me­ra al­ter­nan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.